Lo que se esconde detrás de la ‘pataleta’ chavista por reunión Santos-Capriles

Junio 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Xavier Coscojuela | Especial para El País, Caracas
Lo que se esconde detrás de la ‘pataleta’ chavista por reunión Santos-Capriles

Venezuela vive en constante tensión, hecho que se ha incrementado desde el fallecimiento del presidente Hugo Chávez. Ahora, incluso los seguidores de la revolución padecen por el desabastecimiento que enfrenta el sector comercial, la violencia en las ciudades y la división que genera la política.

Una política interna revuelta, altas tasas de homicidios y un 20 % de escasez de productos de la canasta familiar serían el origen de la crisis.

La reacción del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ante el encuentro entre el mandatario colombiano Juan Manuel Santos y el opositor del chavismo Henrique Capriles fue calificada en el vecino país como una muestra de inmadurez y un intento para distraer a la población.Es que la crisis en la República Bolivariana se ahondó desde que los apretados resultados electorales dieron como ganador al ‘hijo’ del fallecido presidente Hugo Chávez y no fueron reconocidos por la oposición.A ello se suman las divisiones internas del chavismo puestas en evidencia por el audio revelado el pasado lunes 20 de mayo, así como algunas columnas de prensa que cuestionan la alianza con el Partido Comunista Chino y el viraje hacia la socialdemocracia.Todos esos factores hacen que la estabilidad del gobierno de Nicolás Maduro sea muy precaria para una administración que apenas inicia y que tiene que enfrentar serios problemas, en particular el de la inseguridad personal, primer punto en la lista de preocupaciones de los venezolanos según todos los sondeos de opinión.El frente económico está agitado. La inflación durante los primeros cuatro meses de 2013 es de 12,5 %, siendo en el renglón los alimentos de 16,2 %, a lo que se une un índice de desabastecimiento que el Banco Central de Venezuela ubicó en abril en 21,3 % el más alto de la historia.La situación ha hecho que los venezolanos tengan que recorrer varios establecimientos comerciales y hacer largas y tediosas colas para poder surtirse de bienes tan elementales como la harina de maíz, el pollo, los quesos, el café, el azúcar o el papel higiénico.Política revueltaEl lunes 20 de mayo el diputado opositor Ismael García hizo público un audio donde Mario Silva, moderador del espacio televisivo La Hojilla, le presentaba un informe a un supuesto agente del servicio secreto cubano. Silva no es un simple trabajador del canal oficial Venezolana de Televisión. Fue candidato del PSUV (partido oficialista) a la gobernación de Carabobo en 2008, es miembro de la dirección nacional de ese partido y ha fue considerado, por Hugo Chávez y Nicolás Maduro, como hombre de absoluta confianza.En el referido audio, Silva acusa a Cabello de ansias de poder y dinero y de adelantar acciones para sabotear al Presidente. Señala que el diputado alienta conspiraciones desde las Fuerzas Armadas y que tiene el control de policías y algunos altos miembros del Ejército.Sobre la grabación, Nicmer Evans, politólogo afecto al chavismo, se mostró partidario de que se adelantara una investigación parlamentaria “para superar las dudas” de la militancia, que está “perturbada” no solo por la muerte de Chávez sino por decisiones tomadas en la “conducción del proceso revolucionario”.En cuanto al impasse con Colombia, Evans señaló que “lo importante no es que Santos se reunió con Capriles, sino que recibió a alguien que no reconoce a Nicolás Maduro como presidente”.A su juicio, el presidente colombiano nunca ha jugado claro con Venezuela y solo recompuso las relaciones por el interés comercial para su país. “Santos es menos ‘trucutru’ que Uribe, pero es harina del mismo costal”, asegura.Miguel Manrique, exdirector de la Escuela de Estudios Políticos de la Universidad Central de Venezuela, considera que la reacción del gobierno por la visita de Capriles a Santos es una muestra de inmadurez. Le parece una respuesta desproporcionada, pues “hay muchas cosas en juego”.Considera que lo ocurrido favorece a la oposición de cara a la comunidad internacional, espacio donde cree que el respaldo hacia el gobierno de Venezuela ya no es tan sólido como en el pasado.Auge delictivoLa administración de Nicolás Maduro puso la inseguridad en el eje central de su acción política haciendo diferencia sustancial con su antecesor, quien pocas veces se refirió al tema. Cifras oficiales sobre la inseguridad explican esta decisión: En el 2012 el Ministerio de Interior y Justicia informó de 16.092 homicidios, 1980 más que en 2011. La tasa delictiva indicó que en 2010 se cometieron 499 asesinatos por cada 100.000 habitantes y en 2011 el indicador bajó a 441, pero en 2012 repuntó a los 524 delitos.El ministro de Defensa, general Miguel Rodríguez, señaló que el Plan Patria Segura está dando resultados positivos y resaltó que el viernes 24 de mayo no hubo ningún homicidio en Caracas, donde es normal que 40 personas mueran de forma violenta un fin de semana.Luis Izquiel, experto en seguridad ciudadana y miembro de la MUD, duda de los informes del Ministro y recordó que a la morgue de Bello Monte, la principal de Caracas, ingresaron 430 cuerpos en mayo. Para el opositor, la razón principal del auge delictivo es la impunidad: La Fiscalía reconoce que 92 % de los delitos no son castigados.Pelea con la MUDVarios frentes debe atender el presidente Maduro desde el punto de vista político. Por un lado, está la oposición agrupada en la Mesa de Unidad Democrática, MUD, y encabezada por Henrique Capriles, quien no reconoce los resultados electorales del 14 de abril y los impugnó ante el Tribunal Supremo de Justicia. El también Gobernador de Miranda no ha dejado de recorrer el país denunciando lo que considera un “robo” y calificando al gobierno de Maduro como ilegítimo.En la Asamblea Nacional las aguas parecen haber recuperado su cauce tras la golpiza que se produjo en su seno, cuando diputados opositores reclamaban su derecho a intervenir sin tener que responder la pregunta que les hacía el presidente del ente, Diosdado Cabello, sobre si reconocían a Maduro o no. Las sesiones se reanudaron y los opositores hablan sin atender las pretensiones de Cabello, lo que algunos interpretan como una derrota al número dos del chavismo.Escasez crónicaEl índice de abastecimiento que mide el Banco Central de Venezuela, BCV, se ubicaba para septiembre de 2012 (mes previo a las elecciones presidenciales donde fue reelegido Hugo Chávez) en 13,6 %. En abril de este año el indicador marcó 21,3 %, el pico más alto de todo el año. En enero de 2013 la ausencia de productos fue de 20,4 % y en marzo del 20 %.Las cuentas de José Guerra, economista y exdirector de investigaciones del BCV, dicen que el lío actual es que no hay dólares para importar, ya que en el 2012 se produjo un boom de las importaciones que alcanzó los 59.339 millones de dólares, un incremento de 27 % respecto al año anterior.El año pasado, explicó, hubo “un verdadero festival de gasto con motivo de las elecciones del 7 de octubre, que había que ganarlas a cualquier precio”.Jesús Farías, diputado del PSUV e integrante de la Comisión de Finanzas del Parlamento, señaló que el Gobierno adoptó una serie de medidas en materia económica con el fin de aumentar la producción de alimentos y los bienes de consumo básico. “No hay desabastecimiento sino especulación”, aseguró.Lo que dicen los consumidoresPara Alejandro Pico, el desabastecimiento le afecta en el “bolsillo” y en su horario de trabajo, ya que debe ir “de sitio en sitio para tratar de conseguir los productos de primera necesidad”. Indica que en su última visita al supermercado no consiguió papel higiénico, servilletas y algunos embutidos. A la hora de completar el menú, Pico dice que ha tratado de sustituir alimentos “con sus equivalentes, pero resulta que ahora tampoco se consiguen”.Ana María Vihañe cuenta que hacer mercado resulta un problema y que se comunica constantemente con familiares y amigos para “avisar” en cuáles mercados están los productos y se van ayudando entre todos para obtener lo básico.Luis Mijares indica que la escasez lo perjudica en gran medida, pues no consigue los alimentos que necesitan para su negocio de comida. “Vine a buscar aceite, harina, pollo y no hay nada de eso”, dice que la única forma es pagar sobrecostos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad