"Lo más revolucionario que pueden hacer las guerrillas es firmar la paz": Angelino Garzón

Junio 29, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Argemiro Piñeros y Lorena Beltrán | Colprensa

El vicepresidente de la República, Angelino Garzón.

El Vicepresidente saliente cree que el presidente Santos se equivocaría si elimina la Vicepresidencia. Dice que Santos está obligado a firmar la paz este año.

Del ‘matrimonio político’ que hace cuatro años contrajeron Juan Manuel Santos y Angelino Garzón, y que les llevó a la Presidencia y la Vicepresidencia de la República, sólo quedan unos días. Y no es porque el 7 de agosto llegará un nuevo Vicepresidente, sino porque esa relación cada día es más distante. Garzón, hizo el balance anticipado de su paso por la Vicepresidencia y sostiene que cumplió con la tarea que le encomendó Santos: trabajar por los derechos humanos. Advierte que será un error si en el nuevo Gobierno su predecesor, Germán Vargas Lleras, no se ocupa de los temas de derechos humanos y también sostiene que se equivocará el presidente Santos si apoya la eliminación de esta institución. Garzón habla de lo que le faltó al Gobierno en materia social y de equidad, incluso de la discriminación de la que, según él, fue víctima al momento de afrontar una de sus enfermedades. Sostiene que su propósito será salir a hablar del voto obligatorio, reforma que está siendo promovida por el Centro Democrático del expresidente Álvaro Uribe Vélez. En diálogo con Colprensa, Garzón dijo que tan solo en mayo del 2015 definirá si es candidato a la Alcaldía de Cali o Bogotá, es claro que en ese anuncio no pesará recomendación de ningún dirigente, incluido Uribe, y que será solo de él y su familia Su principal tarea fue el tema de los derechos humanos, ¿cuál es su balance? Cumplimos la tarea, logramos promover una política integral de derechos humanos, logramos que Colombia fuera mucho más respetado y tenido en cuenta por la comunidad internacional como un país que, a pesar de su violencia interna, es promotor y defensor de los derechos humanos, que somos un país que desarrolló una política de diálogo social y entendimiento con la comunidad internacional para definir una política de derechos humanos. ¿Esa labor se debe continuar en los próximos cuatro años? El gran desafío que tiene el nuevo gobierno del presidente Juan Manuel Santos es darle continuidad a la política de derechos humanos, sería un grave error para Colombia si esta política no tiene continuidad.¿Por qué la advertencia, cree que el vicepresidente Germán Vargas Lleras no lo hará? No, este es un tema que he hablado con el presidente Santos y, obviamente, mi tarea fundamental como una colaboración al nuevo Gobierno es reiterarle que Colombia debe mantener y darle continuidad a la política del respeto integral de los DD. HH. ¿Lo advierte más en el escenario de la firma de la paz con la guerrilla? Mucho más, ahora el gran trabajo de la sociedad civil y de la comunidad internacional tiene que ser exigirles a las guerrillas colombianas de las Farc y el ELN que firmen el acuerdo final de paz en 2014. La paz la necesitamos porque contribuye a crear un mejor ambiente para una política de promoción de los derechos humanos. En la paz es más fácil respetar los derechos humanos que en la guerra. ¿Por qué será que en la mesa de La Habana la guerrilla no ha querido cumplir con ese respeto de los derechos humanos o, como se dice, humanizar más la guerra? Porque todavía hay desconfianza en la guerrilla de las Farc, que a veces es entendible por la intolerencia que históricamente ha habido en Colombia. Lo más revolucionario que pueden hacer las guerrillas es tomar la decisión de firmar un acuerdo de paz en 2014. Ya el presidente Santos se comprometió a firmarlo este año, ahora necesitamos presionar a las guerrillas a que tomen esa decisión. ¿Pero no será que se demora un poco la firma de la paz debido a que apenas inició el proceso con el ELN? Ese es el compromiso que hizo el presidente Juan Manuel Santos el pasado 15 de junio y los compromisos son para cumplirlos. Ahora necesitamos que ese compromiso lo asuman las Farc y el ELN. ¿Además de las guerrillas, el Gobierno Nacional con quién más debe reconciliarse? El proceso de paz y reconciliación también conlleva a que el Gobierno Nacional procure un entendimiento con las diversas fuerzas y sectores políticos y sociales del país. En un camino de paz es muy importante el diálogo entre el presidente Juan Manuel Santos y el expresidente Álvaro Uribe. El país necesita enviar mensajes de unidad en la diferencia y buscar la unidad en los diferentes propósitos del presente y del futuro. ¿Podrá ser usted mediador entre ellos dos? No me han invitado a ser mediador. Lo que digo es que para Colombia es importante que haya un camino de diálogo entre los dos. Pero mi madre, que era una vendedora de la plaza de mercado, siempre me dijo: ‘Vea Angelino, no se vaya a meter de sapo en donde no lo han llamado’. ¿Después de las leyes de la paz, cuáles deben ir por delante en el nuevo Congreso? Además de la paz en Colombia se necesita urgentemente que entremos por el camino de la equidad social, el camino de redistribuir la riqueza, hay mucha pobreza y miseria. Me parece muy negativo que el Congreso de la República hubiera negado devolver las horas extras a los trabajadores. Ahora necesitamos que el Gobierno Nacional y los empresarios se reivindiquen con los trabajadores. ¿Entonces se hizo poco en el tema de equidad en estos cuatro años? Ha habido un esfuerzo importante del presidente Santos por avanzar en los caminos de disminución de la pobreza y la miseria. Ahora lo importante es seguir avanzando por ese camino, pero en Colombia necesitamos más equidad social, la única manera es redistribuyendo la riqueza. ¿Es necesaria la reforma pensional? Lo más importante es que los mayores de 65 años en Colombia sientan que el Estado les garantiza el derecho a la pensión, creo que más que regalos o dádivas a la población se necesita son derechos a la población. Si les garantizamos una pensión, por ejemplo, equivalente a un salario mínimo acompañada del servicio de salud, estamos reinvindicando la dignidad de los seres humanos. ¿Entonces cree que durante este Gobierno se dieron muchas dádivas a los pobres y pocas soluciones? Lo más importante es que hay una voluntad política del Presidente de seguir por ese camino. Obviamente, si hay más diálogo social entre el Gobierno y las organizaciones sociales podemos encontrar salidas más productivas para la equidad social. ¿En los cuatro años de Vicepresidente lo más difícil fueron sus momentos críticos de salud? Esos fueron momentos muy difíciles, cuando me hicieron la operación de corazón abierto, cuando tuve el accidente cerebrovascular, pero lo más doloroso fue ver que yo no me había muerto y ya había gente pidiendo acabar la Vicepresidencia. Es decir, en Colombia así hayamos avanzado en la lucha contra la discriminación, la seguimos practicando. ¿Y lo discriminaron desde el mismo Gobierno en ese momento crítico? En Colombia debemos hacer una gran reflexión desde el Gobierno y desde la sociedad por la discriminación. ¿Considera que usted fue la voz crítica de esta Administración? Lo que pasa es que yo tenía un mandato, promover y trabajar por los derechos humanos y cuando uno trabaja en esos temas puede expresar opiniones que a algunas personas no les gustan porque los derechos humanos son finalmente el derecho a que la gente viva mejor. ¿En qué lo vamos a ver cuando termine su labor de vicepresidente? Desde el 8 de agosto me van a ver como Angelino Garzón promoviendo entre la ciudadanía un gran movimiento por el voto obligatorio y por el acuerdo final de paz este mismo año. El 14 de mayo de 2015 si Dios y el Milagroso de Buga me dan salud, diré públicamente si soy candidato a la Alcaldía de Cali, o a la de Bogotá o candidato a nada. ¿Su decisión de volver a la política será libre o dependerá del apoyo de algún partido?Para tomarla no le consultaré a ningún partido político, ni a ningún dirigente político en particular, será decisión personal y familiar.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad