¿Llegó la hora de que Germán Vargas Lleras salga del Gobierno?

Octubre 30, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Después de las críticas del Vicepresidente a la reforma tributaria, muchos creen que sus horas en la Casa de Nariño estarían contadas.

[[nid:538000;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/05/podera6mayo22-16n1photo01.jpg;full;{El vicepresidente Germán Vargas Lleras deberá renunciar un año antes de las presidenciales, a comienzos del 2017, si va a aspirar al primer cargo del país. Elpaís.com.co | Colprensa Archivo}]]

Seis años después de que Juan Manuel Santos llegara a la Presidencia de la República con un Plan de Desarrollo basado en ‘las cinco locomotoras’, las que mejor marchan son las de Vivienda e Infraestructura, ambas con el  vicepresidente Germán Vargas Lleras como maquinista. Lea también: Vargas Lleras aceptó 'el jalón de orejas' del presidente Santos

Al mando de esas locomotoras subió hasta lo más alto de las encuestas de opinión y favorabilidad en los últimos dos años, incluso con una imagen superior a la del Mandatario. Pero la reforma tributaria tal como está planteada, dicen los expertos, es un palo en la rueda de ese tranvía de la  Vivienda que debería llevar al ‘súper ministro’ a la  Casa de Nariño en el  2018.

Por eso la  reacción airada del pasado jueves, durante una entrega de viviendas gratis en el sur de Bogotá, cuando se fue lanza en ristre contra una de las propuestas de  la reforma tributaria que elimina las exenciones para los constructores de vivienda de interés social. Vargas no dudó en  llamar a los colombianos a rebelarse contra la iniciativa e, incluso,  invitó a la gente a manifestarse contra la reforma.

“Todos los colombianos que se han beneficiado de este programa (Viviendas Gratis) salgan a decirle al Congreso de la República que le ponga atención a los normas que van acabar con la Política de Vivienda en Colombia”, indicó el vicepresidente Vargas Lleras.

Agregó luego que hace parte de la Administración del Estado, “pero a mí personalmente nadie me consultó al interior del Gobierno lo que estaban pensando en materia de Vivienda de Interés Social” y aseguró que la iniciativa simplemente acaba con este tipo de vivienda en el país.

Quienes disienten del Vicepresidente consideran que lo que busca es sacar el mayor provecho posible de su estancia en el Gobierno de cara a su candidatura por la Presidencia de la República, marcar distancia con aquellos temas que puedan afectar su imagen y aspiración y que lo más sano para el país es que dé un paso al costado.

Sin embargo, sectores afines a Vargas Lleras señalan que no todo se puede ligar a una campaña que aún no empieza y que lo que ha hecho el Vicepresidente es plantear sus reparos frente a un tema coyuntural como es la reforma tributaria y sus efectos sobre los planes de vivienda de las personas de bajos ingresos en Colombia.

El exfiscal general Alfonso Valdivieso considera que las declaraciones de Vargas Lleras no dan para pensar que debería renunciar a la Vicepresidencia porque sencillamente ha expresado su sentir frente a un tema absolutamente coyuntural como es la discusión de la reforma tributaria.

“A mí no me gustó la forma en que el Vicepresidente dijo lo que dijo sobre el tema de la reforma tributaria, pero desde luego que creo que sí es muy importante que se atienda ese reclamo y que se tengan en cuenta sus argumentos para  evitar que se llegue a paralizar la construcción de vivienda de interés social en el país”, agregó.

Una opinión contraria a la de la exministra de Defensa Marta Lucía Ramírez, quien asegura que “hace rato estamos viendo a un Vicepresidente que está calculando permanentemente, qué tanto le conviene estar dentro del Gobierno apoyando todas las acciones o, por el contrario, mostrando distancia frente a esas decisiones que pueden afectarlo”.

“Mantuvo silencio en todo el proceso de negociación con las Farc y ya al final, cuando sintió que seguramente ganaría el Sí, salió a decir  que lo apoyaba, pero que tenía algunos reparos y que él después arreglaría eso, a sabiendas de que nada se podía  arreglar una vez hubiera ganado el Sí. Y ahora vuelve y se pronuncia con ocasión de la reforma tributaria y creo que esto sí deja mucho que desear”, aseguró la exministra conservadora. 

Y aunque muchos han asegurado que no es coherente que Vargas Lleras siga como Vicepresidente en un Gobierno con el que tiene discrepancias en muchos temas, el funcionario aclaró a través de redes sociales que su posición no es contra el presidente Juan Manuel Santos sino contra el Ministro de Hacienda.

Un enfrentamiento que tampoco es nuevo y que le agrega el inevitable tinte político a una situación que ha generado distanciamientos en el interior de la Unidad Nacional y la reacción del presidente Santos, quien llamó la atención a Vargas Lleras para que las discusiones se den en las cumbres de ministros y no en los medios.

A mediados del año pasado ya  el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y el vicepresidente habían chocado porque el primero no había destinado aún los recursos para el desarrollo de obras importantes y vías de cuarta generación en Colombia.

Según algunos analistas, el problema es que la aspiración de Germán Vargas Lleras a la Presidencia está estrechamente ligada a la inauguración de sus obras, el corte de cintas y la entrega de viviendas, y para todo eso se necesitan recursos que dependen de la firma del Ministro de Hacienda.

Incluso, los más suspicaces ven a Mauricio Cárdenas en el abanico de precandidatos presidenciales y creen que tras las medidas que afectarían la inversión social está el interés político de evitar que Vargas siga ganando  terreno de cara a la contienda del 2018.

Difícilmente alguna reacción desde el Gobierno o los partidos políticos en una época preelectoral como la que inició tras el plebiscito  va a estar desligada  de la puja por la Presidencia.

Para el politólogo Ancízar Marroquín, estos roces se harán más comunes porque las cosas no salieron con el plebiscito y aunque liberales y la U presionaron para que Vargas anunciara su respaldo a los acuerdos, al final fueron ellos los que no cumplieron.

“Vargas salió airoso porque no solo apoyó los acuerdos dejando en claro los reparos que tenía, sino que los derrotados fueron sus rivales liberales  porque la casa Gaviria, que es la que manda en el partido con el respaldo de Horacio Serpa,  perdió en los fortines rojos  y no tienen resultados qué mostrar”, indicó.

Así las cosas, a las locomotoras que jalonan la campaña de Vargas se suma el revés de liberales y la U en el plebiscito y eso para los especialistas le sigue otorgando ventaja al Vicepresidente. Por eso sorprende que Serpa se sumara a sus críticas a la reforma tributaria. “La gente se extraña de que esté de acuerdo con el dr.  Vargas, pero él tiene  la razón”, escribió.

José Gregorio Hernández, expresidente de la Corte Constitucional, dijo que la Constitución no le prohíbe al Vicepresidente tener posiciones distintas a las del Gobierno, pero que desde el punto de vista político sí es importante la unidad de criterio.

“Yo me identifico con las posiciones del  doctor Vargas Lleras frente a la administración de la justicia especial de paz y la reforma tributaria, pero desde el punto de vista político uno no o puede  pertenecer a un gobierno con el que no está de acuerdo”, dijo.

Pero este no será el primero ni el último agarrón en la Unidad Nacional, dicen los expertos, porque cada partido saldrá en adelante a defender sus intereses y a marcar diferencia con cada aspirante que asome del oficialismo.

Vargas Lleras fue elegido, al igual que el Presidente, por voto popular para un periodo de cuatro años y solo él decide el momento en que quiera dejar el cargo.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad