Llegaron a ser catalogados como duendes infernales

Llegaron a ser catalogados como duendes infernales

Agosto 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Pelaez
Llegaron a ser catalogados como duendes infernales

Pitufo cocinero.

A mediados de los años 80 los pitufos fueron considerados como demonios disfrazados de juguetes infantiles para incitar al pecado.

No siempre Los Pitufos, esos seres de pupilas dilatadas y sonrisa fácil, enfundados en blanco, fueron ‘pitufiamados’. A mediados de los años 80 corrió el rumor de que los duendecillos eran entes infernales, demonios disfrazados de juguetes infantiles para incitar al pecado. Algunos análisis semióticos señalaron que Los Pitufos tenían reminicencias de los sermones medievales, según los cuales las almas de los bebés fallecidos sin recibir el bautismo quedaban flotando en el limbo sin poder ir al cielo, pues portaban el pecado original heredado de Adán y Eva. También dijeron que los Pitufos eran azules porque esa era la tonalidad de la piel de los niños hallados muertos en sus cunas.Incluso vieron en los nombres y oficios de Los Pitufos la representación de los pecados capítales: en Pitufo Goloso, la avaricia; en Pitufo Cocinero, la gula; en Pitufo Gruñón, la ira; en Pitufo Vanidoso, la vanidad; en Pitufo Dormilón, la pereza, y en Pitufo Filósofo, la envidia, pues ansiaba el puesto y el poder de Papá Pitufo. En Pitufina recaía la lujuria. Y Papá Pitufo, que practicaba la hechicería y vestía ropa roja, fue identificado como Satanás.Y hay más. La danza de Los Pitufos fue motivo de persignadas. Los Pitufos suelen tomarse de las manos mientras cantan y bailan en la oscuridad, alrededor de una hoguera, lo cual fue relacionado con los ritos paganos. Se dijo que el bosque simbolizaba el lado oscuro y salvaje de la naturaleza, en el que habitaban demonios y animales fantásticos, y también representaba la lujuria.Los dogmáticos no le perdonaron a la historia que a los bebés Pitufos los trajera la cigüeña en cada Luna Azul, una o dos veces al año. Vieron en ello una coincidencia con las fiestas de la Noche de Gualpurguis (30 de abril) y la Noche de Todos los Santos (30 de octubre), en que los paganos y las brujas se reunían para hacer las fiestas del ‘Sabbat’ o invocación al Astaroth, demonio en forma de macho.Pero si los empiyamados azules tuvieron raras interpretaciones, qué decir de Gárgamel, el hechicero de calvicie avanzada que vivía en una torre y vestía una oscura túnica raída. Lo relacionaron con un monje dominico: Santo Domingo de Guzmán. Y hasta justificaron el odio que sentía por Los Pitufos, al ser infractores de la Ley de Dios. Ni el gato de Gárgamel se salvó. Azrael tiene el nombre del ángel de la venganza y de la muerte, cuya misión es recolectar las almas de los bebés muertos antes de ser bautizados.Gárgamel desea atrapar a los Pitufos porque de ellos podía obtener oro si los hervía vivos, un método de atrición utilizado por los inquisidores. Una referencia al ritual de los alquimistas de la transmutación del plomo en oro, que se dice es una alegoría del proceso de convertir los pecados en virtudes.En ‘El pequeño libro azul: análisis crítico y político de la sociedad de Los Pitufos’, el francés Antoine Bueno asegura que Los Pitufos reproducen estereotipos racistas, totalitarios y antisemitas. Que Gárgamel es una caricatura antisemita y la Pitufina, única mujer del poblado e idealizada por su belleza, coincide con el perfil ario en el color de sus ojos y de su cabello. Los Pitufos también fueron señalados de comunistas, al punto de compararse a Papá Pitufo con Karl Marx y con Lenin.Ni la Unicef tuvo piedad con ellos y bombardeó su aldea. En el video de una campaña que se lanzó en 2005, en Bélgica, sobre el drama de los ex niños soldados de África, las bombas acaban con los cantarinos Pitufos, incluida Pitufina, y dejan huérfano y lloroso a Bebé Pitufo, mientras se escucha el mensaje: “No dejes que la guerra destruya el mundo de los niños”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad