Llegada del Partido Verde a la Unidad Nacional genera división

Julio 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País, Bogotá
Llegada del Partido Verde a la Unidad Nacional genera división

El anuncio hecho por el presidente de la República, Juan Manuel Santos acerca del ingreso del partido Verde a la Mesa de Unidad Nacional acentuó la división que se ha venido presentando al interior de éste.

El candidato a la gobernación de Antioquia, Sergio Fajardo, expresó su malestar por dicha determinación, ya que el ingreso del partido Verde a la Mesa de Unidad Nacional, además de que no fue consultada al interior de la colectividad, contradice sus posiciones.

Toda suerte de cábalas y no pocas suspicacias comenzó a generar ayer el anuncio y consolidación del acuerdo entre el Gobierno y el Partido Verde, para el ingreso del último a la Unidad Nacional.Si bien el presidente Juan Manuel Santos se sentó a manteles con la Dirección y la bancada del Partido, hay sectores que piensan que este paso, además del elemento electoral, es el camino para que los verdes terminen en las toldas del liberalismo.La ex secretaria de Gobierno de Bogotá y fiel seguidora de Antanas Mockus, Alicia Eugenia Silva, calificó esta decisión como “muy interesante”, en un tono evidentemente irónico y aseguró que “es un esfuerzo para asegurar la Alcaldía de Bogotá para Enrique Peñalosa y para que Lucho Garzón quede más protegido por los procesos que, parece, tiene en la Fiscalía por corrupción”.Silva recordó que “el verde se quedó sin clorofila cuando se retiró Antanas, son unas hojas rojas” y anotó que la esencia de esta colectividad tiene sus raíces en el liberalismo. “Realmente lo que pasa es que hay unos viejos verdes que vienen de Verde Opción Centro, cuya cabeza visible es Jorge Londoño y la invisible es Carlos Ramón González”, dijo y explicó: “La cabeza visible viene del Partido Liberal y Carlos Ramón viene del M-19”.Continuó: “Gilma Jiménez también viene del Partido Liberal, fue secretaria de Julio César Sánchez y hay unos verdes más cercanos a la U que quieren que los identifiquen más con el santismo que con el uribismo”.Al enfatizar que el tema es más electoral, Silva argumentó que “en términos políticos me parece inteligente, porque ven que la Alcaldía se les está embolatando con el ascenso de Gustavo Petro, entonces dicen: ‘Volvámonos más santistas, peguémonos a la altísima popularidad del Presidente, protejámonos’. Entonces hay más liberales que otra cosa y que sienten que con la unidad van a fortalecer una alianza y su camino al liberalismo”.No muy lejano a este pensamiento se encuentra el candidato a la Alcaldía de Bogotá, Gustavo Petro, quien consideró que “de alguna manera el apoyo de Uribe a Peñalosa no resultó tan positivo como lo habían pensado”.Por lo anterior, piensa que esta situación “decidieron dulcificarla con la figura de Santos y la única manera que tenían era integrando el bloque de Gobierno, una estrategia trazada para sacar votos en Bogotá, sin ninguna contemplación nacional”.División internaPero las críticas a la decisión no fueron solamente desde la tribuna. El candidato a la Gobernación de Antioquia de los verdes, Sergio Fajardo, a través de Twitter dejó ver que no estaba de acuerdo con la decisión.Fajardo ratificó que no tenía “ni idea” de que ese acercamiento se estuviera fraguando, por lo que dijo que “en el Partido no se discutió el tema en la Dirección Nacional, tampoco con las direcciones regionales, mucho menos con personas del Partido” y lanzó preguntas. “¿A qué ‘entramos’ a la Unidad Nacional? ¿Qué diferencia hay entre estar afuera o adentro? ¿Es ahora Santos nuestro líder?”.Fajardo subrayó: “Siguen vigentes las razones para mi retiro de la Dirección. Considero una salida en falso la decisión”.Por su parte, la representante a la Cámara, Ángela Robledo, dijo a medios que la decisión de los verdes lo único que genera es que se pierda la “independencia” que se tenía y también acusó que fue una determinación inconsulta.Ante esas voces de insatisfacción, Luis Eduardo Garzón aseguró que es una decisión única de la Dirección Nacional.Frente a la intención de ser o no ministro de Trabajo, aseguró que “no me suena ningún ministerio, porque estamos acá para ayudar a consolidar una agenda”.Garzón dijo que “aquí vine porque quise y no me pagaron”.Por su parte, la senadora Gilma Jiménez dijo que la decisión se tomó luego de varias deliberaciones y recalcó que “el acuerdo con la U en Bogotá no tiene que ver con la Unidad Nacional”.Mientras tanto, el presidente Santos defendió el acuerdo al insistir en que se hizo “a cambio de nada. Ellos no están pidiendo absolutamente nada. No me han pedido ninguna cuota burocrática. Lo único que quieren es participar en las discusiones y enriquecer el análisis, y eso lo que hace es fortalecer el proceso y fortalecer la democracia”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad