Llamado del presidente Santos agudiza polémica en torno a Angelino Garzón

Septiembre 19, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa
Llamado del presidente Santos agudiza polémica en torno a Angelino Garzón

Vicepresidente de la República, Angelino Garzón.

Analistas creen que al Mandatario de los colombianos se le acaba la paciencia. Dicen que el ‘Vice’ está tras candidatura.

Tras el llamado de atención que el presidente de la República, Juan Manuel Santos, les hizo a los funcionarios para que no discrepen en público los asuntos del Gobierno, distintos sectores políticos aseguran que esa actitud del Mandatario revela que la situación se ha vuelto “insostenible” debido a las controversias que ha desatado el vicepresidente Angelino Garzón. Analistas coinciden en que las últimas actuaciones de Garzón han terminado por “exasperar al Presidente y desbordar su paciencia”, a tal punto de incitar una petición pública como la que hizo el fin de semana, que lo llevó a decir que “el funcionario que quiera discrepar, lo puede hacer al interior del Gobierno. Si lo quiere hacer en público pues no puede ser parte del Gobierno, tendría que retirarse y hacer su reclamo por fuera”. El pronunciamiento de Santos, aunque no menciona directamente a Garzón, deja entrever un malestar que viene de tiempo atrás ya que esas discusiones, según el Mandatario, confunde a la gente.Angelino le lanzó críticas, el pasado lunes (cuando Santos estaba en Japón), a Planeación Nacional, por la metodología adoptada para medir la pobreza del país, la cual calificó como un “irrespeto” con los colombianos, por considerar pobre sólo a quien recibe $190.000 mensuales.Muchos se preguntan si es labor o no del Vicepresidente entrometerse en temas que no hacen parte de su despacho. Lo que sí es cierto es que Garzón, desde el inicio del Gobierno ha estado participando activamente en temas de Derechos Humanos, una tarea encomendada especialmente por el presidente Santos.Para el analista Alfredo Rangel, “difícilmente el presidente Santos tiene mecanismos efectivos para impedir ese tipo de comportamientos por parte del Vicepresidente, por haber sido por elección popular y no ser un cargo de libre nombramiento y remoción”.Para el ex ministro y también analista Camilo González Posso, al ser el Vicepresidente elegido por voto popular, “no hay ninguna facultad al Presidente que le permita callar al Vicepresidente”, y recalcó “que no ha habido ninguna ruptura importante y lo que está absorbiendo el Presidente son las presiones desde algunos partidos de la coalición, particularmente de la U”.Por su parte, el presidente del Partido de la U, Juan Lozano, expresó pleno respaldo a lo dicho por Santos “para que la voz del Gobierno frente a los asuntos públicos sea una sola, de manera que se asegure que las discrepancias se tramiten internamente en las instancias propias del Gobierno y no se salga al público a discutir las decisiones del presidente”.Lozano rechazó “cualquier propósito que pueda estarse tejiendo de conformar un nuevo grupo político alrededor del Vicepresidente” y dijo que eso sería “delicado habida consideración de la proximidad de las elecciones regionales”. ¿Tras un proyecto político?Las posiciones están divididas. Para los expertos, la actitud que ha asumido el Vicepresidente de la República de disentir públicamente temas del Gobierno se estaría convirtiendo en el camino para allanar su propio proyecto político. Según Rangel, no hay duda en que Garzón estaría haciendo de “manera abierta” una campaña electoral, en ejercicio de sus funciones.“Es claro para todo el mundo que el Vicepresidente tiene aspiraciones políticas que son absolutamente legítimas, pero lo que es discutible es su decisión de hacer campaña electoral estando en el cargo”, señaló.De otro lado, el ex ministro Posso, consideró que no hay suficientes elementos para decir que detrás de estas controversias Garzón esté buscando algún interés político.“Pueden haber aspiraciones políticas, pero me parece que la lectura de que es parte de una campaña, es más bien una tradición en Colombia, de la clase política de que hacen campaña desde el momento en que comienzan en algún cargo público o de figuración nacional”, sostuvo.Las otras polémicasEn diciembre de 2010 cuando Garzón declaró que el aumento de 3% del salario mínimo era injusto. Luego, en enero de este año el Gobierno decretó un reajuste del salario mínimo legal del 4%.La segunda “batalla” de Garzón fue de frente con los camioneros del país y con el ministro de Transporte Germán Cardona. La razón: la entrada en vigencia del decreto que eliminaba los fletes. El país estuvo prácticamente paralizado durante dos semanas y al final Garzón firmó un acuerdo de nueve puntos con el presidente de la Asociación Colombiana de Camioneros.Garzón se enfrentó con el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, por los alcances de la denominada ‘ley de los desmovilizados’, la cual generó una gran polémica pública sobre si esta conllevaba a la impunidad y el indulto de los integrantes de los grupos armados ilegales.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad