Litigio entre Colombia y Nicaragua, una disputa con intereses de ‘fondo’

Noviembre 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País, Bogotá
Litigio entre Colombia y Nicaragua, una disputa con intereses de ‘fondo’

La zona marítima ganada por Nicaragua gracias al fallo de la CIJ, representa gran riqueza de pesca y petróleo.

Analistas concuerdan con que la disputa entre Colombia y Nicaragua más que soberanía, es por las riquezas marinas y del subsuelo.

La suerte está echada. Este lunes la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) tomará una decisión crucial para los intereses de Colombia y Nicaragua en el litigio limítrofe marítimo que sostienen estos dos países. La Corte definirá no solo la frontera entre las dos naciones, sino los intereses intrínsecos que existen por esta zona.Para los analistas es evidente que todo el litigio se basa, principalmente, en un área de no menos 50.000 kilómetros cuadrados de la franja superior del Archipiélago de San Andrés, Providencia, Santa Catalina y algunos islotes, el cual es un espacio clave en materia económica, turística y ecológica.El especialista Carlos Ariza explicó que las pretensiones nicaragüenses se basan en una franja que apunta hacia Honduras, por lo que descarta que el fallo vaya a abordar alguna pretensión con el sector que se ubica hacia la costa de Mosquitia, porque eso representaría “acabar con todos los tratados que se han firmado desde 1825, que son acuerdos de límites”.Esta misma visión la tiene la senadora Alexandra Moreno, quien anotó que un eventual fallo adverso representa correr “el límite de nuestro país hacia el este del Meridiano 82”, lo que determinaría la afectación de los intereses de terceros estados, porque “Colombia tiene tratados de reconocimiento fronterizo con Estados Unidos y Jamaica”.Más allá de los límitesA pesar de que en el país existe optimismo frente al fallo, sectores reconocen que es claro el interés de fondo en esta zona de disputa.El analista Ariza dijo que en un caso hipotético que el resultado no favoreciera a Colombia, el país no perdería únicamente soberanía sino “los recursos de fondos marinos y las reservas de hidrocarburos”.De hecho, la misma senadora Moreno denunció que Nicaragua ha abierto licitaciones de exploración de petróleo en aguas territoriales nuestras, situación que a su criterio deja en evidencia el verdadero interés por esta zona.Para el historiador Alberto Abello es claro que en la porción de mar que quiere Nicaragua “existen amplios yacimientos petroleros, así como riqueza marítima que es, en últimas, lo que quiere obtener el vecino país” y alertó que “una posible decisión sería que a Colombia le dejen unas millas de mar, pero perdería la zona donde está la riqueza del subsuelo”.El representante a la Cámara por San Andrés, Julio Gallardo, opina que “nos pueden quitar los bancos de pesca profunda, además de las riquezas de hidrocarburos”, y sentenció: “El Gobierno no ha dimensionado este litigio”.El también representante Jack Housni fue más allá y criticó al Gobierno por no tener planes de contingencia “cualquiera que sea el resultado del fallo”.Explicó que existe la posibilidad de que el tribunal le entregue a Colombia “más territorio y el Gobierno no tiene claro qué va a hacer para garantizar la soberanía”.El especialista Ariza respaldó estas versiones y confió que el actual Gobierno corrija la “ausencia de políticas marítimas que han determinado que el país no tome conciencia que el 50% de su territorio es mar”.Un fallo inapelableCualquiera que sea la decisión de La Corte Internacional de Justicia, ninguno de los dos países podrá apelar, ya que las disposiciones internacionales obligan al acatamiento del fallo.En la eventualidad que el fallo sea adverso para Colombia, el país se quedaría con los territorios que la misma Corte determinó, en el 2007, que son de esta nación. Así, San Andrés, Providencia y Santa Catalina seguirían siendo parte del territorio nacional, pero el mar de su entorno quedaría en manos de Nicaragua, así como los cayos de Serrana, Serranilla, Roncador y Quitasueño, entre otros. Esta decisión desconocería los límites históricos que hoy existen sobre la base del Meridiano 82.El mismo Gobierno ha dicho que cualquiera que sea el fallo lo acatará, pero analistas como Alberto Abello piensan que no sucedería lo mismo con Nicaragua en la eventualidad que sus pretensiones no tengan respuestas positivas.Por ello, dijo que las medidas que podría tomar el país centroamericano serían bloqueos y embargos, así como “el deterioro de las relaciones diplomáticas”.No obstante, el exmagistrado Eduardo Cifuentes comentó que históricamente se ha demostrado que “los fallos de la Corte no han concedido todas las peticiones solo a una de las partes” por lo que podría haber una decisión dividida.Una historia de incidentesDesde hace 43 años Colombia y Nicaragua han tenido diferencias territoriales. Estos son algunos casos:En 1969 se produjo el más fuerte incidente diplomático, debido a que el gobierno nicaragüense otorgó concesiones de exploración petrolera más allá del Meridiano 82.En 2002, Nicaragua envió Nota de Protesta por la captura de la embarcación Charly Junior IV que adelantaba pesca en aguas colombianas y exigió la libertad de los retenidos y la devolución de la embarcación. La canciller Carolina Barco negó que naves de la Armada hicieran presencia en aguas del vecino país.En 2003, Nicaragua volvió a otorgar licencias para la exploración de petróleo a las compañías estadounidenses MKJ Exploraciones Internacionales S.A. de Louisiana; Infinity Inc. de Oklahoma; Industria Oklahoma Nicaragua S.A. de Oklahoma; y Greathouse Trust 2000, de Texas. Colombia amenazó a dichas compañías con demandas.En 2005 nuevamente la Armada retuvo a un pesquero nicaragüense y detuvo a diez personas. Ese mismo año, Nicaragua retuvo, en aguas colombianas, la motonave ‘Sea Falcon’, de bandera nicaragüense, afiliada a la empresa colombiana King Crab y con patente de pesca colombiana. Colombia protestó.En 2006 hubo una nueva ronda licitatoria para exploración petrolera por parte de Nicaragua en aguas colombianas, situación que se repitió en 2008.En 2010 la embarcación nicaragüense 'Mupy', sin matrícula y con tres tripulantes que se movilizaba hacia San Andrés, fue interceptada en aguas territoriales. Las personas fueron calificadas como inmigrantes ilegales y regresadas por Colombia a Nicaragua.El último episodio ocurrió el pasado 11 de octubre, cuando el buque pesquero de nombre ‘Medepesca III’ perteneciente al Instituto de Pesca y Acuicultura de Nicaragua ingresó a aguas colombianas. Ese tema tensionó las relaciones entre los dos países.Los antecedentes del litigioEn 1810, Colombia, como Estado Sucesor del Virreinato de la Nueva Granada, hereda el título sobre el Archipiélago de San Andrés y Providencia.1825: Con el Tratado de unión liga y confederación (Molina Gual) se ratifica soberanía de Colombia sobre el Archipiélago de San Andrés.1890: El Comisario de Nicaragua desconoce jurisdicción de Colombia sobre las islas mangles, pertenecientes al Archipiélago de San Andrés.1894: Nicaragua desconoce la propiedad colombiana de la Costa de Mosquitos y le cambia el nombre por el Departamento de Zelaya.1928: Colombia y Nicaragua firman el tratado Esguerra–Barcenas, en el cual Colombia cede la soberanía a Nicaragua de la costa de Mosquitos y a su vez esta reconoce a Colombia la de San Andrés y Providencia.1980: El gobierno Sandinista declara, unilateralmente, nulo el tratado. 2001: El presidente Arnoldo Alemán instaura en La Haya la demanda contra la soberanía de Colombia en San Andrés.2007: El 13 de diciembre la Corte expide su primer fallo y reconoce la soberanía de Colombia sobre el archipiélago, pero se declaró apta para estudiar parte de la demanda sobre la delimitación.19 de noviembre de 2012: La Corte emitirá su sentencia.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad