Literatura colombiana, letra invisible en el extranjero

Julio 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Literatura colombiana, letra invisible en el extranjero

A los escritores colombianos no les queda fácil alcanzar reconocimiento internacional. En muchos países sólo conocen a Gabriel García Márquez. Los demás apenas se abren paso.

Tan familiares que resultan los nombres de William Ospina, Jorge Franco, Laura Restrepo o Fernando Vallejo y pensar que sus obras en otros países apenas se abren paso. Incluso, hay partes del globo donde no conocen de Colombia país una sola letra; en otras apenas saben que existe un escritor llamado Gabriel García Márquez, seguramente porque ganó el Nobel de Literatura en 1982.En Canadá, por ejemplo, según cuenta el periodista David Santos, habló con varias personas y éstas “confirmaron que no conocen más que a Gabo y saben de Colombia por él. De Mutis no conocen nada y de Vallejo han oído hablar y leído algunas cosas. ‘La virgen de los sicarios’ es un poco reconocida, pero quizá impulsada por la película”.En cambio, dice Santos, “de García Márquez conocen casi toda la obra. ‘Cien años de soledad’ es un libro que toda librería tiene y expone en lugar especial. Se considera el gran estandarte de la literatura en español. Casi todos los adultos con quienes hablé lo conocen”.En España, “salvo García Márquez, no conocen ni a la madre que los parió”, dice Víctor Sánchez, ilustrador colombiano conocido con el seudónimo Unomás, “mucho menos a Vallejo o a Mutis. Este país es de lo más inculto que conozco. Manuel Azaña y otros intelectuales españoles lo advirtieron: el español es hispanocéntrico, nuevo rico, y arribista. Aquí se cultiva el castellano más puro para denominar, por ejemplo, bambalinas: ahora dicen ‘backstage”.Van dejando su firmaNo obstante, hay escritores que a fuerza de perseverancia, van dando a conocer sus obras en el exterior: William Ospina así lo siente y considera que el reconocimiento “es creciente. Cada vez que viajo a presentar mis obras tengo la percepción de que más personas me conocen”.El premio ‘Rómulo Gallegos’ por ‘El país de la canela’ debe haberle abierto puertas en Latinoamérica, lo mismo que los otros dos de la trilogía que integran, además del mencionado, ‘Ursúa’ y ‘La serpiente sin ojos’, sobre temas coloniales.Y, últimamente, ‘En busca de Bolívar’, un ensayo novelado que se vende bien en supermercados, el cual exhiben al lado del pan y la leche y cerca de la registradora.Voceros de Editorial Norma creen que “es uno de los libros más vendidos en la historia de la literatura nacional” y tiene mercado en países hispanoamericanos, donde esa empresa tiene filiales.Otros autores que van dejando huella en el exterior son Laura Restrepo, a quien el espaldarazo que le dio José Saramago por su novela ‘Delirio’, premio Alfaguara, ayudó a catapultarla; Jorge Franco, el de ‘Rosario Tijeras’, quien a pesar de su buen mercado en Colombia sostiene que todavía “no vivo exclusivamente de mis libros, y debo ayudarme con la escritura de libretos y otros asuntos afines a la literatura”; Mario Mendoza, el de ‘Satanás’, novela que le valió el premio Biblioteca Breve de Seix Barral.De los ‘clásicos’ de la literatura colombiana, no se puede olvidar que José María Vargas Vila (‘Flor de fango’) fue muy conocido y más valorado en Venezuela que en Colombia. Y Porfirio Barba Jacob (‘Canciones y elegías’) logró un nicho en México y Guatemala en tiempos anteriores a la globalización.Y de los poetas contemporáneos, no cabe duda de que Juan Manuel Roca (‘Biblia de pobres’) es el más conocido en Latinoamérica. Sus premios, entre ellos el Casa de las Américas de Poesía ‘José Lezama Lima’, y Casa de América de Poesía Americana, han ido haciendo sonar su nombre aquí y allá.Por cierto, este escritor cree que “un país que tiene entre sus poetas a Giovanni Quessep, Darío Jaramillo y al fallecido José Manuel Arango, es un país que tiene mucho que mostrar”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad