Las peleas que ha sumado el fiscal Montealegre en sus tres años de gestión

Octubre 12, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa.

Álvaro Uribe, el Procurador y Sandra Morelli han sido sus principales contradictores. Eduardo Montealegre, será fiscal general de la Nación hasta marzo de 2016.

En los tres años que Eduardo Montealegre lleva al frente de la Fiscalía General de la Nación ha ido sumando enfrentamientos verbales y jurídicos con diferentes personalidades del país, como el expresidente Álvaro Uribe, el procurador Alejandro Ordóñez y la excontralora Sandra Morelli. Pero los cruces de la máxima cabeza del ente investigador no solo se han limitado a  decisiones de tipo jurídico, sino que también ha habido duras críticas por los millonarios contratos que suscribió la Fiscalía con asesores externos, por cerca de $10 mil millones, y por su apoyo incondicional al proceso de paz que se adelanta en La Habana. Así, en los últimos dos meses la gestión de Montealegre ha sido examinada con detalle por sus más férreos opositores, debido a la polémica que generaron los contratos con Natalia Springer y su firma; así como por la decisión de pedir a la Corte Suprema de Justicia y a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes que se investigue a Uribe Vélez por la masacre de El Aro. Son precisamente con el hoy senador   y su partido, el Centro Democrático, sus principales disputas, donde ha tenido que sortear momentos clave por sus declaraciones, especialmente las suscitadas en el último mes, cuando resaltó que el exmandatario podría ser juzgado por el Tribunal Especial de Paz que todavía está en  discusión entre el Gobierno y las Farc, por la masacre que se registrara en 1997, cuando Uribe era  gobernador de Antioquia. De hecho, el Fiscal General de la Nación compulsó copias a ambas entidades para que estudien la posibilidad de investigar al expresidente por la masacre, decisión que se tomó  tras escuchar el testimonio de Diego Fernando Murillo Bejarano, alias Don Berna. Frente a este episodio, el  profesor de la cátedra de Gobierno de la Universidad Externado, Jairo Libreros, manifestó que, cuando las discusiones están sustentadas en hechos jurídicos, el Fiscal debe tener un poco de mesura, pues eso puede entorpecer su labor al momento de investigar. “En el caso de Álvaro Uribe,  Montealegre hizo un ejercicio de populismo mediático, en el sentido de que trató de subirle la espuma a una situación que se debió manejar más discretamente y que debe ser la Corte Suprema la que decida si se investiga al exsenador”. Agregó que, en cambio, el jefe del ente investigador  lo presentó en un ambiente político que, “en vez de resaltar la importancia del acto, buscó generar polémica alrededor de la figura de Uribe Vélez”. De igual forma, el especialista en Derecho Penal de la Universidad del Rosario, Francisco Bernate, señaló que la polémica entre el actual Fiscal y el exmandatario  no ha sido manejada de la mejor manera. “Las declaraciones de Montealegre han sido desmedidas”, como cuando “empezó a indicar que el expresidente podría ser juzgado por el Tribunal Especial de paz”. Contrario a la posición de ellos, el también abogado  Ramiro Bejarano defendió la labor del Fiscal, al afirmar que “ha cumplido su deber constitucional de mantener informado al pueblo colombiano de las disposiciones” del ente investigador. Según él, “Uribe cree que es inmune a la justicia, las declaraciones que llegan desde el uribismo son irresponsables y creen que siempre que los llaman a responder ante la justicia es una persecución... Montealegre es el que está a cargo del ente acusador y no es el juez, en ese sentido, no infiere en las decisiones”.  Así las cosas, el Fiscal debe preparase para la avalancha de críticas que se avecinan en los próximos días, pues el Centro Democrático anunció que realizará movilizaciones en consonancia con la campaña ¡Lo que es con Uribe es conmigo! Con el  ProcuradorLas peleas de Montealegre con el procurador general de la Nación, Alejandro Ordoñez, están fundadas específicamente en las discrepancias que tienen sobre el actual proceso de paz entre el Gobierno  y las Farc, pues mientras el Jefe del Ministerio Público está en contra de la forma como se están adelantando los acuerdos en la mesa, el Fiscal defiende cada punto que se discute allí en Cuba.  Bejarano aseguró que la gestión de Montealegre desde la Fiscalía es la que ha mantenido viva la negociación en La Habana, “porque con Uribe y el Procurador en contra, seguramente esta ya habría terminado”.  Entre tanto, Libreros planteó que “contra Montealegre se han generado muchas críticas por parte de los sectores más conservadores y tal vez él, en su afán de no dejarse criticar, ha dejado invadir sus declaraciones por el populismo mediático, al querer demostrar que sus posturas son válidas”. Como se sabe, el periodo de Eduardo Montealegre como fiscal general de la Nación vencerá el 29 de marzo de 2016, de acuerdo con un concepto emitido por los magistrados del Consejo de Estado en el 2013, con el cual se despejaron varias dudas jurídicas que existían al respecto tanto en el propio ente de investigación como en el Gobierno Nacional. Caso MorelliLa disputa entre  la excontralora Sandra Morelli y Montealegre  se desató por el contrato de arrendamiento del edificio que la exfuncionaria usó como sede de la Contraloría y unos presuntos pagos irregulares de SaludCoop, que habría recibido el funcionario como abogado. Los analistas  resaltan que frente a este proceso el Fiscal fue reactivo y respondió ante las acusaciones de Morelli por SaludCoop con la investigación por el edificio en el occidente de Bogotá. “Cuando se siente aludido tiende a responder”, señaló Francisco Bernate, experto  de la Universidad del Rosario.A su vez, el abogado  Ramiro Bejarano   defendió la labor del actual Fiscal General de la Nación y manifestó que Morelli fue quien “hizo un uso indebido de los medios de comunicación”, porque “Montealegre no ha emitido ninguna declaración ni mención pública últimamente sobre ella”.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad