Las otras preguntas que dejó el escándalo de Nicolás Gaviria

Marzo 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las otras preguntas que dejó el escándalo de Nicolás Gaviria

Nicolás Gaviria fue grabado en video cuando insultaba y agredía a agentes de tránsito en Bogotá.

Después del show de las redes sociales, muchos asuntos quedan por evaluar. ¿Los medios se excedieron? ¿Los que criticaron respetan la autoridad? ¿La Policía actúa según el estrato social? Debate abierto.

Un joven, su nombre es Nicolás Gaviria, se enfrenta en estado de ebriedad a varios policías en una zona exclusiva de Bogotá, cuando estos trataban de mediar en una discusión que el joven tenía con un taxista. Lea también: Presidente Santos toma medidas contra el "usted no sabe quién soy yo"El joven golpea a un policía e intenta agredir a otro mientras les dice: “usted no sabe quién soy yo”. También los amenaza con hacerlos trasladar al Chocó. Alguien, entre las personas que observan la situación, saca su celular, graba todo lo que ocurre, luego sube el video a Youtube, lo postea en su Facebook, lo trina en su cuenta de Twitter, el video se viraliza y, horas más tarde, se convierte en uno de los acontecimientos mediáticos más importantes de la semana. Algunos medios hacen cubrimientos especiales, dedican más de 20 minutos en las emisiones de sus noticieros al hecho. El video se vuelve tendencia en las redes sociales durante tres días y el hashtag #ustednosabequiensoyyo llega a generar hasta 85 mil trinos por hora.Es decir, más de 1.400 personas dijeron algo sobre el video cada minuto en Twitter. De acuerdo con las mediciones de Google, el escándalo que protagonizó Nicolás Gaviria la semana pasada en Bogotá, es el acontecimiento con mayor presencia en internet, el más viralizado en Colombia en lo que va de 2015. ¿Por qué las amenazas y la agresión de un joven de extracción social alta a un policía alcanzan tal dimensión de importancia mediática? ¿Por qué otros videos en los que uniformados de la Policía son los agresores no tienen la misma resonancia? ¿Qué se esconde detrás de la viralidad de esta agresión? Para el profesor de la escuela de Comuniación Social de la Universidad del Valle, Kevin García, el hecho de que un escándalo callejero se hubiera convertido para algunos medios de comunicación en su principal tema de información, lo que demuestra es que hay una “sobrefiguración de temas que son más o menos anodinos” y que, aunque no dejan de ser importantes, lo son menos que otros. “Hay otros temas, cruciales, que sí afectan de manera importante la vida de los ciudadanos. En casos como estos, lo que ocurre es algo parecido a los trucos de los magos, ocultar mostrando. Ocultar los temas cruciales, mostrando y sobrefigurando este tipo de cosas”, afirmó el docente. García afirmó también que el video de Nicolás Gaviria, más allá de pasar a ser un escándalo, debió haber suscitado debates serios como por ejemplo el “tratamiento de la Fuerza Pública a los ciudadanos según el estatus”. “Las redes sociales han permitido que los medios conozcan con mucho detalle las preferencias de la gente y esto llega a afectar las agendas informativas (...) Entonces se genera un círculo: los usuarios leen virales, los medios producen virales, y los usuarios siguen leyendo virales”, comenta el académico.En las redes sociales, sin embargo, también se configuró la discusión sobre la pertinencia del despliegue mediático que tuvo el escándalo para algunos de los principales medios nacionales. Entre las posiciones más radicales estuvo la de la senadora del Partido Verde Claudia López, quien en un trino dijo que el cubrimiento era amarillista y agregó: “cubrir 20 minutos a un borracho arrogante e imbécil como si en el resto del país no pasara nada”. Irrespeto por la autoridadPara el abogado Elmer Montaña, exfiscal de la Casa de Justicia de Aguablanca y abogado defensor de DD. HH., más allá de la discusión sobre la presencia mediática del escándalo de Nicolas Gaviria, el hecho lo que demuestra es el irrespeto por la ley generalizado en el país, así como la debilidad de las instituciones para hacer cumplirla. “Es evidente que hay una agresión a los policías. Allí se tipificó claramente el delito de violencia contra servidor público. Pero como se ve en el video, los uniformados no hicieron lo que la ley les manda, que era reducir al joven, conducirlo a una URI de la Fiscalía y presentarlo ante un fiscal para que lo procesara”, afirmó Montaña. Para el abogado, tanto la actitud del joven como de los policías es reprochable, porque “Gaviria demuestra su irrespeto por las normas, y los policías, su incapacidad para hacerlas cumplir”. “Uno de los problemas más graves en materia de seguridad que tienen las ciudades de Colombia es el irrespeto por la autoridad y la desconfianza que se tiene en ella. Y la gente desconfía en la autoridad, precisamente porque ésta no es ejercida de manera adecuada”. Montaña planteó además que es muy posible que si la agresión a los uniformados se hubiera dado en un escenario diferente, es probable que la reacción de la Policía haya sido otra. “Yo he recibido muchas denuncias de abuso de autoridad en Cali, sobre todo en la zona oriente o en barrios como Siloé, en donde muchas personas dicen haber sido maltratados por policías en procedimientos como requisas. Entonces uno se pregunta, ¿y si esto hubiera ocurrido en un barrio popular y no en la zona rosa de Bogotá? Al final, a uno le queda la impresión de que el cuentico ese de “usted no sabe quién soy yo”, funcionó”, declaró Montaña.Por otro lado, para el exprocurador Jaime Bernal Cuéllar, la actuación de de los uniformados en el escándalo de Gaviria fue la correcta, pues es “evidente que la Policía se encuentra en una posición muy difícil a la hora de actuar en casos como estos”. “Hay muchos casos de policías que han sido denunciados por supuesto exceso de fuerza o por agresión cuando entran a reducir a las personas. Aquí, hay que aplaudir que eso no ocurrió y que los uniformados, pese a las continuas ofensas, supieron controlarse”. Bernal Cuéllar, sin embargo, aclaró que sí es necesario que haya un poco más de posibilidad de maniobra para los policías, de modo que en su intento de retablecer el orden público, no tengan que someterse a situaciones como la de Gaviria. Tanto Montaña, como Bernal Cuéllar, no obstante, coincidieron en que este tipo de videos dan un mensaje desastroso para toda la sociedad, que es testigo del irrespeto de algunos por las normas y el orden público. ¿Más mano dura?En las redes sociales, muchos de los usuarios que compartieron u opinaron sobre el video de Nicolás Gaviria, coincidieron en la necesidad de que la Policía sea más fuerte en situaciones como estas e incluso, muchos mencionaron el uso de pistolas de choques eléctricos para reducir a los agresores.Sin embargo, para el exprocurador Jaime Bernal Cuéllar, el fondo del problema es el irrespeto por las normas por parte de los ciudadanos, y la posición en la que se ven muchos policías que son denunciados por aquellas personas que se consideran agredidas cuando los uniformados realizan cualquier tipo de procedimiento. “No hay que pensar en más mano dura, sino más bien en una reforma al Código de Policía. Volver a las figuras de las contravenciones, para que en casos como estos, la Policía pueda aplicar sanciones como privación de la libertad por 48 horas. Si pasan todos esos casos a la Fiscalía, pues solo se va a congestionar más el sistema judicial”, dijo el exprocurador Cuéllar. Por su parte, el personero de Cali, Andrés Santamaría, ha manifestado en varias ocasiones que permitir a la Policía el uso de elementos como pistolas de choques eléctricos podría ser nocivo tanto para la Fuerza Pública como para las personas en general, por un posible aumento de casos de eventuales excesos de fuerza intervenciones de la Policía.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad