“Las mujeres han sufrido demasiado por el conflicto”: representante de la ONU

Marzo 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Julián David Sierra G. | Colprensa
“Las mujeres  han sufrido demasiado por el conflicto”: representante de la ONU

La representante de la ONU ‘Mujeres en Colombia’, Belén Sanz.

La representante de la ONU ‘Mujeres en Colombia’, Belén Sanz, afirma que entre 1985 y 2014, el 49,5% de las víctimas del conflicto fueron mujeres y niñas.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) reconoce los avances logrados en Colombia hacia la igualdad de género, sin embargo dice que este progreso ha sido “lento y diferencial”. Lea también: Persiste la violencia contra las mujeres en el Valle del CaucaEn la semana dedicada en el mundo a rendirles homenaje a las mujeres, la ONU resaltó en un informe oficial que entre 1985 y 2014 el 49,5% de las víctimas del conflicto armado fueron mujeres y niñas, población que, además, representa el 57,84% de personas en situación de desplazamiento forzado. Belén Sanz, representante de ONU Mujeres Colombia, habló con Colprensa sobre el rol que debe cumplir la mujer en la sociedad colombiana, según la visión del organismo internacional. ¿Cuál es el panorama de la mujer colombiana luego de más de 50 años de conflicto armado? Las mujeres han sido víctimas directas del conflicto armado en cuanto a diversos casos de violencia sexual y de género, además existen datos preocupantes de que las mujeres han sido utilizadas como armas de guerra para generar venganza entre grupos. De forma indirecta, el conflicto ha tenido un impacto desproporcionado en la vida de las mujeres y niñas, en el sentido de que hay más mujeres supervivientes que hombres en el país. La gran mayoría de ellas han perdido a sus maridos y/o hijos porque han sido reclutados, asesinados o desaparecidos, lo cual implica que hayan tenido que llevar la carga de mantener una o varias familias. Así mismo, han tenido que soportar de forma colateral el desplazamiento. Ese tipo de cifras es sobre las cuales se está negociando el proceso de paz. ¿Ha sido relevante la participación de las mujeres en esa mesa?, ¿se puede comparar su participación frente a los que han ocurrido en otros procesos en el mundo? Es importante resaltar que de las 60 víctimas que han hecho presencia en Cuba, el 62% corresponde a mujeres que representan diversidad de crímenes, situación que ha despertado conciencia en ambas partes sobre la afectación que han tenido y que, además, demuestra un potencial distinto a los demás. De 31 conversaciones de paz estudiadas por la Organización de Naciones Unidas, solo el 9% ha incluido mujeres dentro de la negociación y menos del 12% ha incluido textos específicos sobre las mujeres y/o la violencia contra ellas. La contribución de la mujer en los diálogos de La Habana ha desembocado en mecanismos concretos, como la creación de la subcomisión de género, una de las tres que tiene este proceso y que tiene la misma importancia de las demás. Esa comisión tiene el rol no solo de brindar una mirada de género a los acuerdos que se hayan pactado, sino también de servir como espacio para la participación de la mujer en la toma de decisiones de la paz. En la eventual firma de un acuerdo de paz, ¿qué papel debe desempeñar la mujer en un escenario de postconflicto? Primero, se debe garantizar la participación de las mujeres en las instituciones que de este se deriven, a nivel local sobre todo. También el diseño de los mecanismos de verificación debe contar con la cuota femenina, ya que ellas cumplen un papel importante en la transmisión de valores. Y en materia de justicia transicional, debe tener el tema de los derechos de las mujeres como una prioridad. ¿Cuál ha sido el acompañamiento que desde la ONU le han brindado a la población femenina de Colombia afectada por el conflicto? En primer lugar, trabajamos para visibilizar el impacto diferenciado que ha tenido el conflicto en la vida de las mujeres y las niñas, apoyando la elaboración de informes de memoria histórica en los cuales las mujeres han documentado sus vivencias y las de sus familias, además de acompañar procesos de recuperación de esa memoria. En segundo lugar, respaldamos a fundaciones de mujeres víctimas directas del conflicto armado, con el fin de exigir sus derechos de reparación, protección, restitución de tierras y de acceso a la justicia, además de asesorar a las entidades del Estado para que puedan responder de la mejor manera. Finalmente, impulsamos la voz y la participación de las mujeres en la construcción de la paz. En el campo político, ¿qué tanto ha avanzado Colombia en la inclusión de la mujer y qué beneficios ha traído esta incorporación? Hay que señalar avances significativos en temas de educación, ya que en muchas oportunidades se dice que la falta de participación de la mujer en la política es por falta de formación y es preciso aclarar que en Colombia hoy hay más mujeres que hombres que se gradúan de la universidad, sin embargo, eso no se ve reflejado en una mayor participación en lo público. Muchas veces no se valora y no se cuantifica el trabajo de la mujer en la casa, que lo hace sin ninguna remuneración y que es muy importante para el sostenimiento de una sociedad. Gracias a las pocas mujeres que tenemos en el Congreso, se creó la Ley de la Economía del Cuidado, que reconoce esta contribución al desarrollo del país y obliga al Estado a contabilizar esa labor. Si no hubiera mujeres en el Congreso conscientes de esto, la ley no hubiera sido impulsada. En un país como Colombia, donde más de la mitad de la población total corresponde a mujeres, la representación democrática debería traducirse en un escenario más equitativo en los ámbitos de toma de decisiones públicas. Con ese panorama, ¿qué debe hacer el Estado para fortalecer la participación de la mujer en dichos escenarios? El Estado debe implementar los marcos de política pública que ya existen, como la política para la equidad de la mujer. Para ello, hay que dotar de recursos suficientes que impulsen estas normas. Así mismo, debe monitorear que el resto de políticas cuenten con medidas específicas para las mujeres y la igualdad de género y, finalmente, evaluar el impacto de las mismas en la disminución de las brechas entre hombres y mujeres. A propósito del Día Internacional de la Mujer, ¿cuál es la invitación que hace a la sociedad en general y al Gobierno, en particular, para cambiar esta situación? Es significativo recordar que este año es muy importante para la comunidad internacional, porque se cumplen 20 años de La Plataforma de Acción de Beijing, un acuerdo entre 189 países de las Naciones Unidas, cuyo objetivo principal es avanzar en la igualdad de género y del empoderamiento de las mujeres. En este sentido, hacemos un llamado al Gobierno Nacional para acelerar la implementación de políticas para la igualdad de género, porque tenemos herramientas y evidencias de lo que funciona y lo que no, por lo cual solicitamos la renovación de este compromiso poniendo fechas y metas concretas para garantizar que año a año estas cifras se vayan transformando. Bajo el lema: “Empoderando a las mujeres, empoderando a la humanidad” llamamos a todos los hombres, en especial a aquellos que ocupan importantes roles en la sociedad, para que se unan a la campaña #ElPorElla y transmitan este mensaje. Quienes se sumen a esta iniciativa, podrán hacerlo firmando este pacto en pro de la igualdad de género en la página http//:www.heforshe.org/es/#take-action.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad