“Las Farc tienen que firmar la paz este mismo año”: Presidente del Senado

Marzo 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz, El País Bogotá.
“Las Farc tienen que firmar la paz este mismo año”: Presidente del Senado

El senador Roy Barreras, del Partido de la U, aseguró que no volverá más al Congreso de la República y viene impulsando la candidatura al senado de su esposa, Gloria Elena Arizabaleta.

Presidente del Senado, Roy Barreras, defiende su viaje a La Habana y dice que calendario del proceso de paz no puede cruzarse con el electoral. “No tengo vocación de gamonal”.

El presidente del Senado, Roy Barreras, parece estar destinado a vivir en ojo del huracán. Las más recientes críticas le llovieron por la visita que hizo, junto con otros congresistas, a La Habana y por la posición que asumió por el nombramiento de Gina Parody, en el Sena. Sobre el viaje, asegura que el propósito fue decirles a las Farc y al Gobierno que hay un calendario que no se puede modificar y que el peor enemigo del proceso es el tiempo. De Parody indicó que es “buena persona”, pero eso no es suficiente para dirigir el Sena, además recuerda que la política se hace con políticos y que vale más la experiencia que la personalidad.Usted criticó el nombramiento de Gina Parody como directora del Sena. ¿Estaba reclamando ese cargo?Hablo de frente y soy franco. Ya lo dije y lo repito: Gina Parody es una mujer valiente y honesta, pero no basta con ser buena persona, hay que ser un experto en educación para el trabajo. Hay que recordar que ella renunció hace más de dos años al Partido de la U, por tanto no nos representa y creo que una de las dificultades que tiene esta democracia en maduración es que hay una hipocresía en el lenguaje. No se puede hacer política sin políticos, hay que hacerla de manera limpia franca y abierta. Aquí hay una doble moral, una hipocresía suponer que basta con ser buena persona, sin tener la experiencia.Entonces, ¿tenía a la persona clave para el puesto?No, nadie me preguntó, pero ojalá me hubieran preguntado, o que le hubieran preguntado al partido. Sin duda, el partido mayoritario que encontró un nombre capaz de dirigir a Colombia (Juan Manuel Santos), hubiera podido encontrar una mujer o un hombre militante de la U con la experiencia en educación para el trabajo. El presidente Santos, y eso lo respetamos mucho, jamás consulta con los partidos los nombramientos de alto nivel ni su gabinete ministerial, probablemente por esa razón hoy tiene problema de comunicación política.Usted ha reiterado que no vuelve al Senado, pero su partido le hizo la invitación para que encabezara lista...Le agradecí públicamente a la dirección de mi partido esa generosa invitación a dar la defensa del partido desde la lista al Senado. He dicho que preferiría no regresar, porque quiero acompañar a mi partido desde la dirección de la colectividad. Propuse y fue aceptado que quien lo presida a partir de julio no tenga aspiraciones electorales para que se dedique tiempo completo a ayudar a los compañeros a ganar sus batallas electorales en todas las regiones. Muchos dirán entonces que usted se quiere adueñar del partido...Quiero ponerme al servicio del partido y seré absolutamente obediente de lo que decidan las bancadas de Cámara y Senado que en nuestro partido son, estatutariamente, las que definen quienes van a liderar las listas al Congreso. Mi objetivo fundamental, en materia estrictamente política, es que el partido aumente por lo menos a 30 senadores y aumente sus representantes a 60. Hoy somos 27 y 50 en cada corporación.Se dice que con la detención de Dilian Francisca Toro el más beneficiado electoralmente es usted...Nadie se beneficia con la pérdida de una líder social y política tan importante como Dilian. El Valle pierde con esta circunstancia penal en que ella se encuentra y pierde además la bancada parlamentaria vallecaucana. La responsabilidad de los dirigentes políticos es garantizar que la región tenga la mejor representación posible, a mí me preocupa que perdamos el número de senadores y por eso, en la medida que pueda, apoyaré y estimularé el triunfo de los senadores de todos los partidos.¿Cómo va a hacer eso?Estoy en la tarea, por ejemplo, de impulsar la reforma política en el tema de la escisión de partidos que permitiría que importantes parlamentarios del Valle del Cauca que militan en Cambio Radical, el Partido Verde o en partidos minoritarios puedan salvar sus curules y no las pierdan por falta del umbral.¿Esto indica que usted va camino a convertirse en un gamonal político?Eso opinan algunos columnistas y algunos editorialistas que pensaron que yo tenía esa vocación y que hace algunos meses, cuando hubo esta circunstancia jurídica coincidente que enredó a los dirigentes del Partido PIN y la situación de mi colega Dilian Francisca, me iba dedicar a recorrer los municipios del Valle del Cauca para fortalecer un gamonalato regional. No tengo una vocación de gamonal político, no porque no sea válido tener liderazgos, sino porque me entusiasma y me ilusionan dos cosas: la posibilidad de la paz y poder acabar con la maldición del narcotráfico y eso solo se hace a través de la despenalización mundial de las drogas. Eso solo se resolverá con una decisión internacional y a eso quiero dedicarme. ¿Para qué estuvo en La Habana?Los colombianos tienen un gran escepticismo frente al proceso porque no creen en las Farc que llevan 50 años de mentira, engaño, dolor y guerra. Esta no fue una misión improvisada. Como informé al regreso, designé una comisión de parlamentarios que vienen trabajando conmigo hace más de dos años en temas de paz, víctimas y tierras. Por supuesto, el Congreso decidió, al inicio del proceso, no intervenir de manera alguna, pero consideré que había llegado el momento de llamar la atención de las dos partes, del Gobierno y de las Farc, a propósito de que no basta la voluntad, no basta estar sentados en la mesa, si no cogen el calendario en la mano. Hay unas realidades constitucionales y electorales que son inevitables y contra estas es que se puede estrellar el proceso. Dicho de una manera clara, este gobierno y este Congreso tienen voluntad de paz pero los dos tenemos fecha de vencimiento en marzo y mayo. De suerte que si las Farc no quieren desperdiciar este momento histórico para reiniciar una nueva etapa tienen que firmar el acuerdo en este año: 2013. Ese fue el mensaje que fuimos a llevar.Entonces, ¿ya viene la reglamentación?Llamamos la atención del gobierno y Farc que tienen unos meses para cumplirle a los colombianos su anhelo de paz. No es una fecha arbitraria, no es un plazo fatal es una realidad política y jurídica, porque cualquier acuerdo que ellos hagan y que tenga vida jurídica es necesario aprobar una ley estatutaria y esa ley estatutaria sólo podría aprobarse en el segundo semestre. Para aprobarla, pues hay que radicarla a más tardar en agosto y el Congreso ha dicho que no legislará una sola coma —personalmente no le daré trámite a una sola letra de beneficios jurídicos y políticos— mientras no se firme el acuerdo de paz.¿Qué les responde a quienes dicen que ustedes se fueron allá de sapos y que están caguanizando el proceso?Son dos banalidades diferentes. Sobre la primera celebro que haya compañeros que hayan querido ir, pero como esto no era un paseo, no pude llevarlos a todos. Sobre la caguanización, que me parece un tema muy importante, todo lo contrario. Si algo ha permitido que este proceso avance es que es diferente. Es un proceso en el exterior, directo entre gobierno y Farc, sin intermediarios, sin zonas de despeje y, sobre todo, sin cese de operaciones militares y el gobierno hace bien en seguir defendiendo a los colombianos con toda la fuerza que sea necesaria hasta que no firmen el acuerdo.Ya inició el actual periodo de sesiones, ¿Hay humo blanco sobre el tema de los proyectos?En la mesa de Unidad Nacional se determinó darle prioridad a los proyectos de ley ordinaria y estatutaria a la salud. Insistimos también en una agenda económica que no ha sido anunciada y es indispensable. Se necesita una ley de traslados presupuestales para poder cumplirles a los cafeteros, se necesita una agenda internacional para aprobar el TLC con Europa y el tratado comercial de Alianza Pacífico. También estudiaremos facultades extraordinarias para la Fiscalía y la Defensoría que deben adecuarse para el posconflicto y una ley que ha anunciado el Gobierno en materia de infraestructura y competitividad.¿Les alcanzará el tiempo para todo?Es una agenda muy amplia, con un breve tiempo, es un gran reto y por eso mi llamado es que todos los ministros radiquen las propuestas de inmediato para no perder tiempo y que no nos ocurra como el semestre anterior que nos radicaron dos meses después y eso al nos puso a correr.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad