Las elecciones le dejaron un sabor agridulce a más de un partido político

Noviembre 05, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Bogotá
Las elecciones le dejaron un sabor agridulce a más de un partido político

Analistas dicen que liberales y la U tomaron distancia y que conservadores y el Polo cedieron terreno regional.

Las elecciones del domingo dejaron un sabor agridulce en los partidos, a pesar que cada una de las colectividades maneja un discurso positivista sobre los supuestos logros que obtuvieron.Sin embargo, las estadísticas hablan por sí solas. Por lo menos en materia de gobernaciones es evidente que algunas colectividades como la U, el Conservador, Cambio Radical y el Polo salieron damnificadas.En cifras concretas, la U ostentaba 7 gobernaciones y logró 4; los conservadores poseían 5 y sólo obtuvieron 1; Cambio Radical tenía 3 y ganó 1; los verdes se mantuvieron con 2, y el Polo que tenía 1 quedó en 0.En lo que tiene que ver con alcaldías en ciudades capitales los conservadores tenían 5 y ganaron 3; los verdes 2 y lograron 1 y el Polo tenía 1 y no obtuvo ninguna. Los que crecieron en esta materia fueron Cambio Radical que pasó de tener 4 a 6; la U tenía 3 y llegó a 5 y los verdes que tenían 1 pasaron a 3. Por su parte los liberales se mantuvieron en 7.Esta situación ha generado que al interior de los partidos haya líos, en la medida en que el sentido crítico llegó de la mano de algunos jefes naturales que descalificaron los resultados.A principios de semana, el ex presidente conservador Andrés Pastrana criticó a su partido y dijo que dichos resultados están llevando al conservatismo a convertirse en una colectividad de “garaje”.Para sustentar, Pastrana enfatizó que “perdimos las grandes ciudades. Nos convertimos en poco más que una asociación rural” y recordó los escándalos que han rodeado a algunos miembros del partido al decir que los colombianos votaron en contra de la “corrupción, contra los moteles y las notarías, contra más Agro Ingresos Seguros”.De inmediato, el presidente del Partido Conservador, José Darío Salazar, le salió al paso a Pastrana, a quien le indicó que los resultados demostraron que el Partido no está muerto.Salazar reconoció que se perdieron tres gobernaciones y bajaron en su representación en alcaldías, pero aumentaron en los cuerpos colegiados, es decir que quedaron igual, “no perdimos”, dijo.Juan Lozano, presidente de la U, anotó que su partido tuvo un crecimiento enorme y enfatizó que “no somos un partido de coyuntura, con visa de turista, llegamos para quedarnos”.Sobre las derrotas, Lozano trató de sustentar los hechos al argumentar que “son siembras para cosechar a futuro”.No obstante, al interior de la U existe una división generada por las críticas que hizo el ex presidente Álvaro Uribe que dejó en evidencia la grieta en esa colectividad.El más damnificado de la jornada fue el Polo Democrático Alternativo que cedió terreno en materia electoral que ya tiene a la dirección en el filo del abismo.Sin embargo, su presidente, Jaime Dussán, dijo que no fue el Polo el que perdió “sino el país” y ratificó que “volvió a elegirse una clase política tradicional, cambiando de padres a hijos, pero no de apellidos” y acusó que “en esta ocasión se movió más dinero que nunca para la compra de votos”.La situación de este partido de izquierda es tan crítica que el representante Iván Cepeda ya pidió las cabezas de las directivas.De ganadores y perdedoresDe acuerdo con analistas, los triunfadores de la jornada fueron los partidos Liberal y la U, a los que se puede sumar el comportamiento de Cambio Radical, mientras que los mayores damnificados fueron los conservadores y el Polo.Una visión de este comportamiento la dio el ex fiscal, Alfonso Gómez, quien enfatizó que Colombia es el único país donde los partidos no escogen los candidatos sino que son los aspirantes los que deciden quién quiere que los avale, por lo que consideró que no es de extrañar que “muchos de ellos hayan tenido sendas derrotas”.El analista Alejo Vargas tiene otra visión y aseguró que “creo que los partidos en general se mantienen” por lo que anotó que “no creo que haya habido un deterioro de su representatividad, pero tampoco avanzaron mucho”.Para Vargas no es claro que haya un debilitamiento de los partidos, pero reconoció que “hubo partidos fortalecidos, la U y Liberal, pero otros como Cambio Radical se mantuvo, igual que el conservatismo. El Polo, el más golpeado”. Una visión diferente la dio el analista Álvaro Forero Tascón, quien aseguró que “a nivel general, creo que el multipartidismo -que se suponía que iba a reemplazar el bipartidismo- sigue débil, porque en la mayoría de gobernaciones fueron necesarias las coaliciones”. Otro fenómeno que tomó ventaja fue el de los candidatos avalados por firmas que lograron cuatro gobernaciones y dos alcaldías clave en el país, situación que generó el desplazamiento de los partidos tradicionales que tuvieron que resignarse en estas regiones.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad