Las consecuencias del ‘divorcio’ entre el presidente Santos y Álvaro Uribe

Las consecuencias del ‘divorcio’ entre el presidente Santos y Álvaro Uribe

Abril 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Las consecuencias del ‘divorcio’ entre el presidente Santos y Álvaro Uribe

La temática del conflicto armado ha generado un amplio distanciamiento entre el presidente de la República, Juan Manuel Santos, y el ex mandatario Álvaro Uribe Vélez.

Las diferencias ya se sienten en el Congreso. Hoy son menos los senadores de La U que acompañan al ex presidente Álvaro Uribe.

La relación entre el presidente Juan Manuel Santos y el ex mandatario Álvaro Uribe Vélez es cada día más fría. La cercanía entre los otrora amigos y compañeros de Gobierno quedó en los anales de la historia, todo por cuenta de que el exjefe de Estado no comparte algunas políticas que aplica la actual administración, las cuales critica con vehemencia en redes sociales y medios de comunicación.Las diferencias entre Uribe y Santos se ahondaron por cuenta de algunos temas puntuales, sin que en el horizonte se vislumbre una solución a las mismas.El deterioro de la seguridad, el fuero militar, el marco legal para la paz y, últimamente, la crítica sobre el “despilfarro” del Gobierno en la reciente Cumbre de las Américas, son algunos de los ‘caballitos de batalla’ que Uribe ha usado para cuestionar al gobierno Santos. Eso sin contar los dardos por las relaciones con Venezuela, Ecuador y Nicaragua.Esas diferencias también se ven reflejadas en el Congreso. De hecho, la noche del martes, la plenaria de la Cámara de Representantes aprobó, en segundo de ocho debates, el proyecto de acto legislativo de la reforma a la Justicia Penal Militar, lo que derivó en el ‘puntillazo’ final al artículo que sobre el fuero militar se debate en la reforma a la Justicia. Algo que va muy en contra de las pretensiones de Uribe, quien esperaba una solución inmediata para dar garantías judiciales a las Fuerzas Militares (pues la reforma a la Justicia ha avanzado más y quedaría aprobada en junio, mientras la otra saldría en diciembre), que siempre ha calificado como desmoralizadas por cuenta de la “persecución” a que, según el exmandatario, se ven sometidas por los jueces.Estos elementos dejaron entrever el abismo que existe entre Santos y Uribe, tanto que el analista Jairo Libreros cree “que ellos partieron cobijas en noviembre del año pasado” y sustentó su hipótesis al argumentar que “el cambio de orientación de la administración del presidente Santos y la lucha contra la corrupción, especialmente, marcaron las diferencias entre ambos”.Alejo Vargas, entre tanto, aseguró que la incomodidad de Uribe se debe a que con el paso del tiempo “sus posibilidades de figurar han ido disminuyendo”, por lo que comentó que es evidente que las relaciones tienden cada vez más al distanciamiento.Paradójicamente en momentos en que el expresidente Uribe mantenía ataques en las redes sociales, el martes el exmandatario se reunió con algunos congresistas de La U . Allí, manejó un lenguaje más político en el que trató de apartar sus diferencias con Santos de las relaciones de la U con el Gobierno. “Lo que yo he expresado sobre la marcha del país y del Gobierno no tiene por qué afectar la actitud del Partido de Unidad Nacional frente al Gobierno”, dijo –a manteles- y reveló que “tengo tristezas y decepciones con el Gobierno, pero no es un pulso con el presidente Santos”, tras añadir que no es “nada personal”.Con ese cambio de tono, Uribe quiso dejar en claro que una cosa son sus diferencias con el Gobierno y otra, el manejo político en la U.El senador Juan Carlos Vélez, considerado el más caracterizado uribista del Congreso, sostuvo que “ellos ya no tienen comunicación hace mucho tiempo, sólo en redes sociales y los medios de comunicación, pero directa, nada”.Agregó que Uribe no “quiere discrepancias”, pero dejó claro que el exmandatario “no es de aguas tibias. Él, lo que no lo comparte lo dice en público y en privado”.Cuestionado sobre si la U dejó de ser uribista, Vélez manifestó que “no sé si lo sea o no, pero debería serlo porque de no mantenerse al lado del ex presidente está condenada a desaparecer”.Otro de los que tiene claro que hay resquebrajamientos en la amistad de Uribe y Santos fue el senador Roy Barreras, quien dijo que “nosotros en el Partido lo que debemos es propender que esa relación se restituya, porque ellos tienen diferencias, pero tienen más cosas en común”. Reconoció que el expresidente no es una persona “neutra, él impulsa el Gobierno o lo critica, pero no va por el medio”.Fuera de micrófonos un senador, que prefirió la reserva de su nombre, dijo que Uribe está literalmente solo en la U, ya que de la bancada de 27 senadores sólo lo acompañan los congresistas Juan Carlos Vélez, Manuel Enríquez Rosero y Carlos Enrique Soto, el resto ya no está con él.Entre tanto, el senador Carlos Enrique Soto aseguró que las diferencias que mantienen Uribe y Santos son palpables, pero insistió en que “el país no puede desconocer la figura del expresidente, sobre todo cuando pone en evidencia algunas falencias que se están presentando”.Sobre la influencia de Uribe en la U, el senador Soto dijo que “pueda que él haya perdido algún tipo de autoridad en el Partido, pero mantiene una influencia innegable en el país”.Destraban procesoLa Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes destrabó este miércoles la investigación que se adelanta contra del ex presidente Álvaro Uribe Vélez por las ‘chuzadas’ ilegales del DAS, luego de que esa célula legislativa resolviera una recusación en contra de un representante investigador.Yahir Acuña, representante de Afrovides, había sido recusado por Jaime Granados, el abogado del expresidente, por considerar que él adelantaba sus posiciones en los medios de comunicación antes de actuar en el proceso contra Álvaro Uribe.Así las cosas ya el proceso podrá continuar y la próxima semana se definirá la fecha para indagatoria del expresidente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad