"La trashumancia, el riesgo más grande en elecciones de 2015": Registrador

Diciembre 31, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Miguel André Garrido Ávila | Colprensa

"Este 2014 ha sido un año muy importante. Tuvimos unas elecciones a Congreso y a Presidente de la República bastante activas, lo que hizo de estas hechos que marcaron el rumbo del país hacia el futuro", dijo el registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez.

El registrador Carlos Ariel Sánchez dice que para fines de agosto debe saber si hay referendo por la paz en octubre.

Luego de haber pasado el examen en las elecciones de 2014, Carlos Ariel Sánchez, registrador Nacional del Estado Civil, se prepara para el reto de los comicios de alcaldes y gobernadores, las consultas internas de los partidos y, en caso de que el Gobierno y las Farc concreten las negociaciones, el referendo por la paz.Del balance del año que termina dice que las quejas electorales disminuyeron y del que viene le preocupa que le restarán $24 mil millones del presupuesto. De esos y otros temas, Sánchez habló con Colprensa.¿Qué balance hace de la entrega de resultados electorales este año?Para la segunda vuelta le pudimos decir al país quién era el Presidente en tan solo 45 minutos, y en la primera vuelta en 58 minutos dimos resultados. Hubo una diferencia de 13 minutos, con muchos más candidatos en la primera jornada. Y en el caso de las elecciones a Congreso, el tiempo que tomamos también fue récord, pues una vez cerradas las urnas pudimos, pasadas 4 horas, tener más del 95 % del total. La rapidez da confianza. Hoy la gente puede mirar en sus teléfonos inteligentes cómo avanzan los resultados y eso ayuda mucho.Pero sobre las elecciones al Congreso hubo inconformismo…Es cierto, pero hay que entender que es muy difícil que un perdedor le diga a sus electores: perdimos, pues baja mucho la autoestima. Aunque la verdad, las denuncias que se dieron este año se fueron aclarando y para la opinión quedó claro que no se modificó un solo resultado.Según encuestas, la Registraduría es una de las entidades públicas que inspira más confianza...Dos firmas indagaron sobre la confianza en las entidades del Estado. Una de ellas, Gallup, ubicó a la Registraduría en el tercer lugar de confianza de los colombianos, después de la Iglesia y el Ejército, y la otra, Cifras y Conceptos, la ubicó en cuarto lugar. En el país tenemos 800 registradurías y en cada una solo hay un registrador, y ni en las vacaciones de esos funcionarios, tenemos problemas, les damos respuestas favorables a las necesidades de la gente.¿Cómo les fue este año electoral con los piratas informáticos?Nosotros ya entendemos el hackeo como una práctica común. Hay gente que en cada evento busca concretar sus ataques, pero hasta ahora los hemos resistido. Los propósitos son muchos, pero en el caso de las elecciones va dirigido a destruir los datos, pero puedo decir que en nuestro caso es imposible porque es un proceso descentralizado con tres versiones: preconteo, las actas que van a la web y el escrutinio. Todas parten de la misma fuente, pero tienen un proceso distinto para llegar al resultado.¿La reforma política modificó sus funciones? Introdujo nuevas prácticas y procedimientos de transparencia. Por ejemplo, la digitalización de las actas, el escrutinio inmediato y la biometría, eso ayuda mucho a la democracia y apoya la legitimidad de las elecciones, porque la gente tiene más respaldo. Para el periodo 2012-2015 nuestro lema fue ‘La democracia es nuestra huella’, y eso lo hemos ido cumpliendo. Hemos dejado nuestra huella en la confianza de los colombianos.Y se embolató el voto electrónico... Estamos pendientes de unas pruebas. La gente confía en el sistema. El voto electrónico es para resolver la desconfianza que puede haber frente a los jurados de votación. Nosotros consideramos que sí se puede hacer, pero nos falta presupuesto por parte del Ministerio de Hacienda.¿Los colombianos residentes en el exterior seguirán contando con una semana para votar?Para las elecciones de octubre no sucederá eso. Lo que sí pensamos es que se podría dejar ese tipo de jornadas en tres días: viernes, sábado y domingo. La votación no aumentó sustantivamente, como se esperaba, se pasó de 50 mil a 60 mil votos.¿Y no se ha pensado en aumentar el horario de votación para bajar el abstencionismo?Ese tema es del legislador. Si se impone el voto obligatorio se podrían ampliar los horarios, pero si las cosas siguen como están, el tiempo alcanza y la logística está dispuesta para que tengan acceso a las urnas quienes deseen acudir a ellas.¿Cuáles son los retos de la Registraduría para el 2015?Seguir profundizando en los procesos y mejorándolos. Haremos un diseño más adecuado, pues no es lo mismo una elección nacional, como la que se hará en octubre, que se pueden entender como 1030 elecciones, pues hay tantas elecciones como municipios en el país. En estos casos cada lugar tiene su atención puesta en sus alcaldes o gobernadores y diputados.De darse un eventual referendo por la paz, se ha hablado de unirlo con las elecciones locales, ¿qué opina?De darse, sería una novedad con un componente de importancia histórica, pero sería un trabajo adicional. Ahora, si lo que se quiere es que se alcancen los umbrales, pues eso lo debe decidir el legislador.¿Pero hay tiempo para organizarlo? Teniendo en cuenta que el censo es el mismo, solo necesitaríamos 40 días previos a la jornada de votación para adecuarnos. Indudablemente, otros son los términos del Gobierno y otros los de la Corte Constitucional, hasta donde tendría que llegar el referendo. Es decir, para finales de agosto tenemos que contar con un fallo de la Corte.¿Y cuánto costaría ese referendo? Más o menos $30 mil millones adicionales a lo que cuestan las elecciones de octubre. Además, debemos tener presente que en abril algunos partidos adelantarán sus consultas.¿Cómo espera que se resuelva lo de las listas cerradas?Creemos que si avanzamos hacia listas únicas se tiene que avanzar en la democracia interna de los partidos políticos a través de las consultas internas, lo que en otros países llaman las Primarias, para que los partidos se presenten organizados.¿Habrá campaña antiabstencionista de cara a las elecciones de octubre?Sí. Vamos a tomar medidas para que cada vez más los puestos se acerquen a los ciudadanos, y no ellos a las urnas. Hoy, con las huellas de los colombianos en las bases de datos, es posible pensar en que la gente pueda votar sin pensar en que tenga que ir a la mesa donde permanece inscrita.¿Qué riesgos pueden estar acechando las elecciones del 2015? El riesgo más grande es el de la trashumancia y eso está en manos del Consejo Nacional Electoral. Los gastos excesivos de las campañas y la violación de topes también están presentes y están en manos de otras instancias.¿Cómo afectará a la Registraduría el recorte de presupuesto anunciado por el Gobierno?Debo decir que nosotros, del presupuesto de 2014, ya nos ajustamos en un 10 %, es decir, no nos serán girados $24 mil millones de lo que se nos había anunciado. Ahora bien, en caso de un referendo por la paz, y con las consultas de los partidos, un eventual recorte podría afectarnos. Debemos tener presente la implementación de los avances tecnológicos en las elecciones, que son necesarios; sino es así, seguro retrocederemos.¿Entonces cuál será el presupuesto de la entidad para el 2015?Más o menos son $550 mil millones. De ahí tenemos comprometidas las consultas internas y las normales. No nos podemos ajustar más.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad