La producción y tráfico de marihuana son y seguirán siendo delito: Minjusticia

Noviembre 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Alfonso Ospina y Miguel Garrido / Colprensa

Yesid Reyes, ministro de Justicia, explicó los alcances del decreto que permite un uso medicinal del canabis, así como las similitudes y diferencias con el proyecto de ley sobre el tema que cursa en el Congreso.

El pasado jueves los ministros de Salud, Justicia, Agricultura e Interior explicaron los alcances del proyecto de decreto que despenaliza el uso medicinal de la marihuana y los procesos de cultivo, producción, fabricación y exportación de productos con base en los derivados del cannabis. 

Ante la cantidad de comentarios (la mayoría en rechazo) que se produjeron en el país, el ministro de Justicia, Yesid Reyes Alvarado, habló con Colprensa sobre los alcances del decreto, las similitudes y diferencias con el proyecto de ley que cursa en el Congreso del mismo tema y la posibilidad de que este sea un paso para legalizar definitivamente la marihuana. 

Entre otras precisiones, Reyes insistió en que este decreto tiene que ver exclusivamente con la ciencia y la medicina. 

¿Realmente qué es lo que va a quedar autorizado para hacer en Colombia respecto a la marihuana (cultivarla, venderla, transformarla, exportarla)? 

Lo primero es que la producción, transporte, tráfico y comercialización de marihuana es y seguirá siendo un delito en el país, eso no se modifica. Lo que se está haciendo es establecer una serie de excepciones a la ilegalidad de dicho estupefaciente, que tienen que ver con que se puede tener una plantación de cannabis siempre y cuando esté destinada exclusivamente a fines científicos, permitiendo la producción de sus derivados con los mismos fines.

Además, solamente para fines médicos, la persona puede solicitar una licencia, y, si cumple con los requisitos legales, puede transformar la marihuana en productos medicinales. Cualquier actividad por fuera de dicho tratamiento del cannabis para usos científicos y médicos seguirá siendo delito en Colombia. 

Alfredo Rangel, del Centro Democrático, criticó la medida porque dice que permitiría el cultivo de marihuana. ¿La interpretación del senador es errada? 

En este momento considero que es equivocado. La producción y distribución de derivados de la marihuana se puede prohibir, pero si se prohíbe su cultivo no es posible generar medicamentos a base de cannabis. Por eso el decreto concede licencia para generar productos medicinales a base de canabinoides y además autoriza la plantación de la especie. Obviamente se hace la salvedad que los cultivos deben ser única y exclusivamente para el fin científico y de salud. Así pues la única forma de producir medicamentos e investigar la marihuana es teniendo plantaciones para su tratamiento y estudio. 

¿Hasta qué tamaño de cultivo se puede tener? 

Todo el que tenga hoy en día plantaciones de marihuana, a menos que tengan las 20 plantas dispuestas por la ley, está cometiendo un ilícito. Además serán perseguidos por la autoridad competente. La única eventualidad en la que no se realizará la persecución es que las personas soliciten una licencia para cultivar cannabis demostrando que el objetivo de dicha producción son los usos científicos y médicos.

¿Una persona podría tener hoy clandestinamente un cultivo de marihuana, pero luego asesorarse, lograr todos los requerimientos y hacerlo legal? 

Las conductas, así sean clandestinas, continúan siendo ilegales, así pues una persona que tenga una plantación sin la previa licencia está incurriendo en un delito. La única forma de que la plantación sea legal es llenando los requerimientos de uso científico o médico para obtener la licencia. 

¿Desde cuándo y en dónde se puede obtener la licencia para el uso de marihuana medicinal? 

El decreto no se ha expedido, está en su parte final y probablemente esté listo para la siguiente semana. A partir del momento en que se firme, entra en funcionamiento la medida, las licencias para la producción de medicamentos serán competencia del Ministerio de Salud; además, el Consejo Nacional de Estupefacientes tramitará los permisos para el uso y producción de la marihuana con fines medicinales. 

¿El Invima va a tener competencia sobre los productos médicos canábicos? 

No, la expedición y control de licencias para medicamentos es competencia del Ministerio de Salud.

¿Cómo se complementa este decreto con el proyecto de ley que también considera el uso de la marihuana con fines medicinales? 

Es muy importante la contribución, porque ese proyecto, que está impulsado por el senador Juan Manuel Galán, tiene una ambición mucho más grande, ya que pretende regular integralmente todo el tema de utilización de la marihuana con fines médicos. Entonces no son contradictorios, el Gobierno Nacional no abandona el apoyo al proyecto de Galán, ya que son dos iniciativas perfectamente complementarias 

Si ese texto es más completo, ¿por qué se anticiparon a sacar el decreto, en vez de esperar a que el proyecto fuera aprobado? 

Porque le dimos inmediatez a aspectos que creemos poder regular vía decreto, potestades que están contempladas en la Ley 80 de 1986, que permite que algunas decisiones en esta materia puedan ser tomadas así, entonces es lo que estamos haciendo en el Ministerio de  de Justicia, en el de Salud y en el de Comercio. Mientras tanto, lo que se propuso en el Senado tiene que ver con cosas que requieren una ley por el grado de complejidad. 

¿Están las entidades del Estado listas para resolver los procesos administrativos que empiezan a surgir, como para hacer exportación? 

Este tema tiene una limitación dentro del decreto, se puede generar una licencia para la exportación de medicinas con base en cannabis, pero se tiene que tener en cuenta que se aprobará siempre y cuando el país de destino del producto tenga contemplado como lícita la comercialización de la respectiva mercancía. Hay que aclarar que el grupo de países que aprueban como legal los productos canábicos es bastante reducido, sin embargo sí hay un buen mercado en Canadá y en Holanda. 

¿Este decreto le genera nuevas posibilidades a la agroindustria, especialmente en zonas de posconflicto, teniendo la posibilidad de cultivar marihuana legal? 

Digamos que la posibilidad va a existir, en la medida en que haya personas interesadas en la transformación, pero no es seguro si existe una posibilidad real de impulsar una industria agraria con base en este producto o en su desarrollo comercial. 

¿Conoce datos o cifras de cuánto podría exportar Colombia en productos con base en marihuana? 

Por el momento el Ministerio de Justicia no tiene ninguna cifra o proyección sobre el comercio de dicho producto. 

¿Esta medida es una forma de arrebatarle el negocio a los ilegales, hacer que traiga recursos para la Nación y además controlar el delito? 

Más bien se trata de ser consecuentes con los avances científicos y explorar las propiedades medicinales que tienen algunos estupefacientes. Por eso aún se está restringiendo toda actividad que esté por fuera del uso que ya mencioné. 

¿Teniendo clara la posibilidad de usar marihuana para fines medicinales, qué pasa con el uso recreativo y una posible legalización definitiva? 

El uso recreativo es la posibilidad de fumar marihuana y esto no es delito en Colombia, la Corte Constitucional ha reiterado en varias oportunidades que eso hace parte del libre desarrollo de la personalidad, lo cual es un derecho fundamental considerado en la Constitución, salvo las restricciones de no hacerlo en espacios públicos y de portar solo la dosis mínima. Pero el decreto no tiene que ver con eso, tiene que ver con los usos medicinales, además en ningún momento es un primer paso para la legalización definitiva de la marihuana. 

¿Consultaron alguna opinión internacional para implementar esta norma? 

Si bien esta medida ya existe en algunos países, las que tuvimos en cuenta fueron las conferencias internacionales sobre los avances en usos medicinales de la marihuana, ya que nuestro interés es mantener o mejorar la salud de las personas. 

¿Qué les diría a las personas que aseguran que esta medida hace parte de una petición de las Farc para darle uso a sus cultivos de marihuana? 

Les diría que este tipo de cuestiones medicinales frente al uso de la marihuana están como una previsión legal en Colombia desde 1986, pero no tiene nada que ver con una petición de dicha guerrilla dentro de las negociaciones. Además, en Naciones Unidas desde 1961 se contempla el uso medicinal del cannabis. 

¿Qué le responde al procurador general, Alejandro Ordóñez, quien dijo que este decreto “debe llevar algunas perlas”? 

Es una forma que tiene el procurador de decir que está opinando sobre algo que no conoce.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad