La paz será el principal reto del Congreso que se posesiona este domingo

La paz será el principal reto del Congreso que se posesiona este domingo

Julio 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País, Bogotá
La paz será el principal reto del Congreso que se posesiona este domingo

Desde el momento de la posesión del nuevo Congreso, será hoy a las 3 de la tarde, el legislativo asume una serie de retos, en los cuales los temas de la paz y el postconflicto serán los que van a acaparar la atención del parlamento.

Sectores dicen que el legislativo deberá evacuar temas aplazados como las reformas a la salud, educación, política y el estatuto de la oposición.

El nuevo Congreso, que se posesiona hoy, tiene una serie de retos que van desde legislar para el postconflicto hasta sacar adelante las reformas que se quedaron en el tintero y que fueron motivo de debate e, incluso, deslegitimaron el anterior legislativo.Si bien el cúmulo de propuestas que prepara el Gobierno y que tienen que ver con la salud, la educación, la justicia y la reforma política, entre otras, es claro que el tema de la paz será el eje fundamental de la actividad legislativa. De hecho en corrillos se ha advertido que el primer año de este Congreso se podría focalizar básicamente en este tema.El desafío que tendrá el Congreso no es poco: analizar y aprobar todas las herramientas jurídicas que hagan posible la consolidación de los acuerdos de paz que logren el Gobierno y las Farc en La Habana. El analista Fernando Giraldo pronosticó que el tema de la paz va a acaparar la atención, ya que la mayor parte de las iniciativas tendrán un enfoque hacia el posconflicto.El politólogo José Vicente Sánchez, entre tanto, manifestó que el tema de la paz será vital en este nuevo Congreso, ya que en el momento en que se firmen los acuerdos se tendrá que trabajar en el proyecto de referendo y las leyes estatutarias para activar el Marco Legal para la paz.En este orden de ideas, un primer elemento será el estudio y aprobación de la ley de referendo, en la medida en que esta será la herramienta fundamental del Gobierno para que sea el pueblo el que avale o rechace los acuerdos de La Habana.Incluso, en reciente entrevista con este diario, el presidente Juan Manuel Santos subrayó la importancia de esta refrendación. “Todos los colombianos van a poder opinar sobre el resultado de los diálogos, porque esto se va a refrendar, eso es algo que algunos no han captado, esto es muy importante subrayarlo, todo lo que allá se acuerde será refrendado”, dijo.Sobre esta base, el proyecto que se analizará en el Congreso deberá establecer, en concreto, las preguntas que se les van a hacer a los colombianos en la consulta, con base en los acuerdos de La Habana, así como la convocatoria para la votación.En paralelo al tema refrendatario, el Congreso deberá estar a la espera de los proyectos de ley estatutaria que radicará el Gobierno para activar el Marco Legal para la Paz, que se presenta como la hoja de ruta de la desmovilización y el tránsito de la guerrilla a la vida civil. En este sentido, el analista Ancizar Marroquín dijo que en esos proyectos el Gobierno deberá establecer las “reglas de juego en temas de justicia transicional, de reinserción, de participación en política y de resocialización, que serán una base fundamental del postconflicto”. Entre los desafíos está el tema de la justicia transicional que determinará las penas y los beneficios especiales que se otorgarán a los desmovilizados que se acojan a esta legislación, pero siempre “con el compromiso de la no repetición, para que no pierdan los beneficios que les fueron otorgados”, según explicó el ya exsenador Juan Fernando Cristo. Otro elemento vital es el proyecto que establezca las reglas de juego para otorgar los derechos políticos. En este aspecto, el exsenador Juan Carlos Vélez insistió en que debe haber una serie de condiciones, porque “no se puede permitir que quienes hayan cometido delitos de lesa humanidad puedan acceder a cargos de elección popular”.Sin embargo, se habla que en dicho proyecto se crearía una circunscripción especial transitoria para que los desmovilizados, sin importar su prontuario, puedan acceder a curules. No obstante, eso, como dicen los expertos, aún se encuentra en el escenario de la especulación. Así mismo, vendrán los proyectos de resocialización que garanticen que los desmovilizados no vuelvan a delinquir; el que se enfoca a la reforma agraria para emprender el proceso de la recuperación del campo y la consolidación de las colonias agrícolas. Adicionalmente, se conoció que dentro de ese paquete legislativo llegará un proyecto enfocado directamente al tema de la verdad, la justicia y la reparación, en el que se determinarán todos los mecanismos de resarcimiento de la guerrilla frente a las víctimas, tema del cual se ocupan hoy en La Habana.Las otras reformasPero si bien el tema de la paz será clave, existen otra serie de ‘pendientes’ que deberá evacuar el nuevo Parlamento.Es así que temas como las reformas a la salud, la justicia, la política, la educación tendrán protagonismo en el proceso legislativo que inicia hoy.Adicionalmente, se habla de que en el tintero están el Código Minero, la ley de Desarrollo Rural, incluso, la revisión a la Ley de Garantías, de la que dice está afectando mucho el funcionamiento del Estado, tal y como lo reconoció en su momento el ministro del Interior, Aurelio Iragorri.El analista Rafael Nieto también trajo a la agenda otro tema y es el que tiene que ver con la atención que deben prestar el Presidente y el Congreso a la seguridad ciudadana que se le ha convertido en un problema y que fue una de las promesas de campaña.Entre tanto, el exsenador Carlos Baena trajo a colación un tema que se ha venido aplazando desde el nacimiento de la Constitución misma y es la reforma al sistema electoral. Justificó esto al decir que “esta reforma se requiere no solamente por las múltiples deficiencias que el sistema acusó, particularmente en relación con la elección de este Congreso, sino porque el país no puede seguir operando con base, de un lado, en un Código que cumple casi 30 años de vigencia y es previo a la Constitución de 1991, y de otro, en normas hoy aplicables desde esa Norma Superior, que no son garantistas con los grupos políticamente minoritarios o independientes”. Un Congreso atípicoEl Legislativo que se posesiona hoy tiene un ingrediente adicional: la oposición.Con diferencia al anterior Congreso, en este aspecto, como lo dice el analista Vicente Torrijos “habrá una oposición marcada por parte del uribismo representado en la bancada del Centro Democrático”, el cual “también tiene su propia oposición por parte de la Unidad Nacional y el mismo Polo Democrático”.Este escenario que planteó Torrijos muestra un Congreso atípico, debido a que la oposición al Gobierno surgirá desde dos fuerzas antagonistas, porque la presidencia de Santos tendrá el control político de la derecha representada en el Centro Democrático y encabezada por el expresidente-senador Álvaro Uribe Vélez, y la izquierda radical en manos del senador Jorge Enrique Robledo, quienes –a su vez- mantienen amplias diferencias ideológicas y políticas.No en vano, el analista Ancizar Marroquín advirtió sobre la calidad de los debates que se van a dar, ya que pronosticó que sectores de la Unidad Nacional, el Polo y los verdes le van a hacer control político al expresidente-senador, lo que significaría una primera puja al interior del Congreso.De hecho, el senador Roy Barreras dijo que “por primera vez en la historia vamos a tener dos oposiciones en lugar de una, y oposiciones muy bien preparadas”.Frente a este panorama, el politólogo Fernando Giraldo trajo a colación la necesidad de sacar adelante el aplazado estatuto de la oposición, que se ha dilatado desde la concepción de la Constitución.Por esto, dijo que “ha habido ausencia de recursos institucionales para las fuerzas políticas contrarias al Gobierno. Pero además, la oposición no ha entendido cómo ejercer su papel en un país donde el poder es concentrado, esencialmente, en el Ejecutivo”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad