La paloma de la paz y el balígrafo fueron donados al Museo Nobel de Estocolmo

Diciembre 12, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l Colprensa

El presidente Santos regaló los dos elementos al museo, por la carga simbólica que tienen en el proceso de paz que comenzó con las Farc.

La insignia blanca de metal que representa una paloma de la paz y que lució el presidente Juan Manuel Santos en la solapa durante el proceso de paz, además del balígrafo con el que se firmó el acuerdo de paz, reposarán en el centro cultural de la capital de Suecia.

El presidente Santos donó los dos elementos al museo de Estocolmo por la carga simbólica que tienen en el proceso de paz que terminó con la firma del mismo con las Farc.

La entrega de estos dos obsequios se hizo durante la reunión bilateral entre Santos y el primer ministro sueco, Stefan Löfven, en la mañana de este lunes en medio de la gira que realiza el presidente por Europa tras recibir el premio Nobel de Paz el sábado. 

La paloma de la paz empezó a ser usada por el mandatario de los colombianos desde el momento en que el proceso con la guerrilla comenzó a tomar forma definitiva, siempre ubicada en la solapa izquierda de sus trajes.

Este fue un elemento que se convirtió en un símbolo de la búsqueda de la paz con miras a la terminación del conflicto que por más de 50 años afectó a los colombianos.

Cabe recordar que el día en que se firmó la paz en Cartagena, el presidente Santos le entregó una réplica de la paloma de la paz a Rodrigo Londoño alias Timochenko, jefe máximo de las Farc.  

El Balígrafo

La otra donación para el Museo también tiene un gran simbolismo, pues refleja el dolor y las inclemencias de un conflicto de más de medio siglo, pero también la esperanza que implica la suscripción del acuerdo para poner fin al mismo.

El Primer Ministro Löfven recibió de manos del presidente colombiano el ‘balígrafo’, como se conoció el instrumento de escritura (bolígrafo) hecho del casquillo de una bala de fusil, que se ha usado para suscribir los más importantes acuerdos alcanzados con las Farc en el marco de las negociaciones de paz.

Precisamente, con ese elemento se firmó en noviembre pasado el Acuerdo del Teatro Colón, con el que se puso punto final al conflicto de más de medio siglo.

Con la leyenda “las balas escribieron nuestro pasado. La educación, nuestro futuro”, el balígrafo se convirtió en un símbolo de la transición de Colombia de la guerra, hacia la paz.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad