La mirada, en ‘blanco y negro’, de algunos analistas a los candidatos

Mayo 24, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Si los candidatos presidenciales pudieran verse solamente en dos colores, los de sus fortalezas y debilidades, esta es la visión que sobre ellos y sus campañas tendrían algunos politólogos.

Juan M. Santos. FortalezasPara el analista político John Marulanda, una de las mayores fortalezas del Presidente-candidato es haberse “embarcado” en la negociación de paz, por la simpatía que en algunos sectores del país le ha generado esa decisión. “Otra, que conoce el Estado y tiene todos los recursos a su disposición: maquinaria y ‘mermelada’, que es un punto fuerte para su reelección. También ha logrado co ncitar algún apoyo internacional a su gestión”. En ese punto coincide el exministro Camilo González Posso, quien considera que su empeño por sacar adelante el proceso de paz es su bandera principal. Mientras, el politógo Enrique Serrano destaca como sus fortalezas “cierta capacidad negociadora”, el respaldo de los grandes medios de comunicación y el apoyo del Partido Liberal, incondicional a través de Gaviria, Samper y Serpa.DebilidadesEl exministro Camilo González cree que una de sus debilidades más visibles es que “su Plan de Desarrollo tiene un planteamiento económico que ha venido reproduciendo niveles de inequidad muy grandes. Además, hay una imagen de corrupción de la cosa pública tolerada por el Gobierno que se ha reflejado en toda la discusión de la mermelada y la negociación con grupos regionales muy corruptos”. John Marulanda, que también es consultor en temas de seguridad nacional, señala como una de sus flaquezas haber perdido “impulso” con las Fuerzas Militares. Pero sobre todo hace hincapié en lo que le ha representado negociar con las Farc por la aversión que generan: “No ha convencido, ha tenido un discurso que no se le termina de creer. Si el Presidente ha bajado en las encuestas es porque la gente no les cree a las Farc”.Óscar Iván Zuluaga Fortalezas“Es el voto conservador, de provincia, de la gente que tiene una disciplina de voto de hace muchos años. Si la gente joven suele estar con Santos, la gente que más veces ha votado tiende a estar con Zuluaga. Hay quienes creen que los ocho años de Uribe no fueron un fracaso; el rechazo nacional a las Farc, en muchos sentidos, se refleja en la candidatura de Zuluaga”, dice el analista Enrique Serrano sobre el candidato del Centro Democrático.John Marulanda, por su parte, ve como ventajas el conocimiento que tiene del Estado, y que como alternativa al actual gobierno, “genera un poco más de credibilidad sobre la paz. Es más fuerte, más radical. Es la continuidad de la política del gobierno anterior y el gobierno anterior tiene muchas simpatías. Esas simpatías se le trasladan al candidato cuando él habla de los diálogos de La Habana”.DebilidadesLa doctora en Antropología del Programa de Estudios Políticos del Icesi, Inge Valencia, dice que la principal debilidad de Zuluaga es ser “la continuidad de un régimen de corrupción con la guerra como único horizonte para el conflicto armado en Colombia. Esa postura no es beneficiosa para un país que está pensando en el fin del conflicto y empezar la etapa del posconflicto. Como tampoco es beneficiosa para la cultura política su postura del todo vale”. Además de su evidente falta de carisma y poca conexión con la juventud, el analista Enrique Serrano agrega dos puntos más a su listado de desventajas: “Las acusaciones constantes y la persecución de que es objeto en todos los frentes”. Para el exministro Gonzalez Posso, su debilidad es él mismo: “La campaña se la hace Uribe y él parece una marioneta”.Enrique Peñalosa FortalezasEl columnista y politólogo Gustavo Duncan considera que en el caso de Peñalosa, las fortalezas -ya demostradas por el candidato en la Alcaldía de Bogotá-, son su capacidad de gestión y para administrar ciertos problemas públicos. Zoraida Rozo, amiga suya desde hace 30 años, destaca su visión: “No se queda en lo mínimo, está por encima de todo y lo que busca es una Colombia igualitaria, donde haya felicidad, vivienda, salud y educación”. Diego Nieto, profesor de Estudios Políticos del Icesi, dice que su fuerte son los conocimientos técnicos , el reconocimiento que la ciudadanía le da como un tipo legal, decente en el manejo de la política. “Su perfil es más de tecnócrata que de político, un tecnócrata al que le importa la política. Puede ser una virtud, en tanto se mantiene al margen del juego de la politiquería”.DebilidadesLa cercanía que Peñalosa tuvo con Uribe en su última intención de regresar a la Alcaldía de Bogotá, es una de las debilidades en la que los analistas coinciden al hablar de su candidatura presidencial. Peñalosa fue derrotado por Gustavo Petro, en parte, por la imagen de elitista y privatizador que el exalcalde tiene en algunos sectores bogotanos. “Su debilidad también tiene que ver con la incapacidad de dar un debate político que vaya más allá del lenguaje técnico, eso le ha costado muchísimo, al igual que no haber sido capaz de sintonizarse con el contexto de los problemas del país. Es un personaje hecho para otro momento y otro país. En este momento el país está discutiendo temas que no se resuelven técnicamente, particularmente la resolución del conflicto armado o la política de tierras”, opina el profesor del Icesi, Diego Nieto.Clara LópezFortalezasEl hecho de ser mujer es ya una fortaleza en un país donde la política siempre ha dependido de un ‘patriarcado’ tradicional que cada vez pierde más credibilidad frente a los colombianos.Ante las dudas y los señalamientos que han sido el común denominador en toda la campaña presidencial, la carta principal con que llega a las urnas es su honestidad y la solidez de su programa de gobierno. Entre su baraja de virtudes políticas también está el conocimiento que tiene de lo público: fue designada por el propio Santos como alcaldesa encargada de Bogotá, en 2011, tras la destitución de Samuel Moreno. Clara es economista de Harvard. Cecilia López, exministra y exsenadora, la define como una candidata muy capaz: “Ha mostrado solidez en su pensamiento, es una mujer estructurada”.Debilidades“Para algunos sectores, que continúe con los mismos valores de la izquierda puede ser una debilidad, al considerar que no son pertinentes en este momento”, opina la exministra López.El politólogo Gustavo Duncan encuentra ahí mismo su gran dificultad: “Lo de Clara es muy difícil en un contexto donde lo que se está discutiendo es la paz con las Farc. Imagínate: si hay quienes consideran a Santos comunista… Ella la tiene muy difícil”. Aunque su breve paso por la Alcaldía de Bogotá (cargo en el que estuvo un mes) la dejó con un alta calificación entre los bogotanos (en su momento las mediciones le dieron índices de aprobación superiores al 70%), la proximidad que tuvo con la cuestionada administración de Samuel Moreno (fue su secretaria de Gobierno), es un fantasma que no deja de perseguirla.Martha L. RamírezFortalezasTiene pleno conocimiento del Estado y el país: como senadora, se ha encargó de temas tan complicados y definitivos como la seguridad y la política internacional. Pero también de impulsar iniciativas como la del proyecto de ley que buscaba declarar la obligatoriedad de la enseñanza del Inglés en los colegios.Fue la última directora del Incomex para luego ser ministra de Comercio Exterior en el gobierno Pastrana; en el 2002 se convirtió en la primera mujer en llegar a la cartera de Defensa y desde ahí, junto con el expresidente Uribe, diseñó la política de Seguridad Democrática que sigue teniendo tantos adeptos en el país.Para Cecilia López, “es seria y muy comprometida con su trabajo. Ha asumido la ideología conservadora tal como es y eso le ha traído apoyo de ciertos sectores”.DebilidadesComo ocurre en el caso de Zuluaga, la fortaleza que entre el electorado uribista representa haber estado trabajando al lado del expresidente, es también una de sus máximas debilidades. Y más en este momento cuando la imagen de Uribe ha sufrido tantos embates salpicados por la guerra sucia de la que ha sido protagonista. “Yo pensé que iba a encarnar el voto de derecha por ser una opción un poco más presentable, no solo en términos de menos cuestionamientos, sino que parecía ser más carismática para el país. Pero hay que verla en el matiz donde el uribismo estableció la campaña: no sobre las cualidades, sino en endurecer la postura frente a la mesa de negociación con las Farc. En ese sentido ella quedó debilitada porque ya no logró montarse en ese lineamiento”, dice el columnista Gustavo Duncan. Encuentre todo sobre la jornada electoral, en nuestro Especial de Elecciones 2014

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad