La meningitis: una enfermedad que puede matar en 24 horas

Noviembre 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La meningitis: una enfermedad que puede matar en 24 horas

Las personas mayores de 55 años están en riesgo de padecer meningitis porque los sistemas inmunes se debilitan a medida que se envejece. El 50 % de todos los casos de meningitis se producen en el grupo de menores de 5 años

Las vacunas son las únicas herramientas que existen hoy para impedir la enfermedad meningocócica. Se pueden aplicar a partir de los 9 meses y hasta los 55 años de edad.

En este año se empezó la iniciativa latinoamericana ‘24 horas. Juntos contra la enfermedad meningocócica', una propuesta educativa que busca informar y acercar recursos para que toda la comunidad se involucre y ayude a prevenir este padecimiento. Su nombre se debe a que una persona afectada por la meningitis por meningococo podría morir o quedar incapacitada en tan solo 24 horas, sin importar que la enfermedad se detecte en forma temprana y se brinde el tratamiento adecuado.En información brindada por Jaime López, encargado de la vigilancia de la meningitis en Cali, se muestra que en el primer semestre del 2013 se notificó tan solo un caso de meningitis por meningococo en la capital del Valle: una menor de 5 meses de edad, residente en el barrio Sucre, de la comuna 9. Este hecho fue notificado a finales de mayo por la Fundación Clínica Infantil Club Noel.Sin embargo, dice el ex presidente de la Asociación Latinoamericana de Pediatría, Alape, el doctor Hernando Villamizar Gómez: “La preocupación respecto a la enfermedad no se debe a la cantidad de casos que se presentan, que son alrededor de 150 al año en Colombia, sino a la gravedad y las consecuencias que puede generar”.Algunas investigaciones han mostrado que esta enfermedad es una infección causada por la Neisseria Meningitidis o Meningococo, una bacteria que se divide en muchos serogrupos, entre los que se destacan los denominados A, B, C, Y y W-135, los causantes más comunes de esta enfermedad alrededor del mundo. Esta bacteria generalmente produce dos enfermedades: la meningitis o inflamación de las meninges (membranas que rodean el cerebro y la médula espinal, cuya función es ayudar a proteger el cerebro de lesiones e infecciones) y la septicemia, una infección grave en la sangre que causa una multiplicación de esta bacteria en la sangre. En muchos casos estas infecciones se presentan al tiempo. Sin embargo, el problema más grande de la enfermedad meningococa es la detección, porque los síntomas que presenta son muy similares a los de una gripe común: fiebre y malestar general; no obstante, hay unos síntomas que pueden activar la alarma en el caso de los niños: llanto inusual e inquietud, no les gusta ser manipulados; tensión y fontanela abultada; somnolencia y flojera; rigidez en el cuello y rechazo a la luz brillante.Respecto a esto el doctor Hernando Villamizar nos previene: “No necesariamente todo niño con fiebre está sufriendo de meningitis y tiene que ser atendido de inmediato; pero si adicional a este síntoma, el niño se ve deteriorado, postrado, rechaza la alimentación y a pesar de recibir medicación, continúa somnoliento, sin muestra de mejoría, es mejor acudir al centro de atención más cercano.” Otros síntomas se pueden presentar en la etapa más avanzada de la enfermedad: convulsiones, ataques y marcas en la piel. Estas erupciones cutáneas son causadas porque las bacterias meningicoccal se multiplican rápidamente en el torrente sanguíneo y empiezan a liberar endotoxinas (venenosas) de su revestimiento exterior. Las defensas naturales del cuerpo tienen poco efecto sobre estos venenos y los vasos sanguíneos se dañan con el tiempo. Una forma de saber si las machas en la piel son causadas por la meningitis es la prueba del cristal (vea el recuadro anexo).Por estas razones, es importante que la meningitis y la septicemia se traten a tiempo para evitar la muerte y secuelas como: pérdida de dedos o de miembros completos que ocurre en el curso de la sepsis, cicatrices extensas por la necrosis cutánea o infartos cerebrales. Las meningitis por su parte se suele curar sin alteraciones, pero ocasionalmente quedan secuelas auditivas, defectos cognitivos moderados o leves y/o convulsiones. Requieren un rápido ingreso en el hospital y tratamiento inmediato con antibióticos. En el centro médico se llevarán a cabo, en función de la condición del paciente, otros procedimientos e investigaciones como la punción lumbar, que le permite al médico hacer un diagnóstico rápido mediante el análisis del LCR (líquido cefalorraquídeo) que protege el cerebro y la médula espinal. Este líquido se infecta cuando un paciente tiene meningitis.A veces, el tratamiento con antibióticos se inicia debido a que la condición del paciente es demasiado grave para realizar una punción lumbar. En este caso, se requiere atención especializada y tratamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos. Aquí los médicos y las enfermeras pueden fiscalizar atentamente su estado, responder a emergencias y proveer apoyo inmediato.No obstante, la meningitis bacteriana no es el único tipo de meningitis que existe, aunque sí es una de las más comunes y la más grave, ya que puede ser mortal; por eso requiere atención médica urgente. Aunque 9 de cada 10 pacientes se recuperan, el 15 % de estos queda con secuelas importantes. La meningitis viral, otro tipo de esta enfermedad, es generalmente leve pero puede hacer que la gente se sienta muy mal; en el año se presentan miles de casos y afecta sobre todo a los bebés y los niños; aunque la mayoría de los pacientes se recuperan completamente, algunos quedan con secuelas graves y debilitantes. Otros tipos de meningitis son la neonatal y la fúngica.En estos casos, si se descarta meningitis bacteriana y se confirma que es viral, los antibióticos no son necesarios. Aunque no existe un tratamiento específico para la mayoría de los casos de meningitis viral, los pacientes necesitan hidratación constante, tomar analgésicos y deben descansar hasta completar la recuperación.Sin embargo, pese a que el tratamiento tiene resultados generalmente satisfactorios, lo mejor para contrarrestar esta enfermedad es la prevención. La vacunación es la única herramienta que existe en la actualidad para impedir la enfermedad meningocócica; las vacunas se ofrecen dependiendo de la región o país porque los serotipos son diferentes en cada lugar. Pueden aplicarse desde los 9 meses hasta los 55 años.Luis Marroquín, coordinador de servicios en la Cruz Roja Colombiana, asegura que en el país se ofrecen varios tipos de inmunización contra los serotipos: A, B, C, Y y W-135 y aunque no están contemplados dentro del esquema nacional de vacunación se pueden encontrar comercializados por entidades privadas. Esto ocurre en la mayoría de los países ya que se tienen como prioridad enfermedades con mayor número de incidencia y mortalidad.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad