La Justicia también es salpicada por el escándalo Odebrecht

La Justicia también es salpicada por el escándalo Odebrecht

Abril 25, 2017 - 12:05 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa 
Aldana

Rodrigo Aldana fue asignado como fiscal destacado ante el subgrupo de apoyo de lavado de activos Gela.

Colprensa

Un proceso de extinción de dominio que se adelantaba contra la empresa Agropecuaria Central, cuyo representante legal era el exsenador Otto Bula, pieza clave del escándalo de sobornos de la empresa Odebrecht en Colombia, fue lo que le permitió a este establecer nexos con el hoy detenido fiscal delegado ante el Tribunal Superior de Bogotá, Rodrigo Aldana Larrazábal.

La relación, según se ha conocido, comenzó cuando Aldana se desempeñaba como fiscal especializado de extinción de dominio y tenía a su cargo el proceso de la Agropecuaria, que se inició en el año 2012.
Esa firma tenía en su haber tres propiedades que formaban parte de los bienes de los hermanos Ignacio y Juan Fernando Álvarez Meyendorff, señalados por las autoridades de Estados Unidos de tener actividades relacionadas con el narcotráfico.

El entonces fiscal especializado, a mediados del 2015 proyectó y mantuvo en su poder durante ocho meses una resolución para cerrar el proceso de extinción de dominio y declararlo improcedente, por lo cual se constituye el delito de prevaricato por omisión.

Lea también: Fiscal Rodrigo Aldana aceptó cargos por favorecer a Otto Bula

Aldana, que para ese mismo año dejó de ser fiscal especializado de extensión de dominio y pasó a fiscal delegado ante el Tribunal Superior de Bogotá, según la Fiscalía, recibió de Otto Bula el apartamento 1117, del edificio Pentagrama, en Bogotá, avaluado en $300 millones, el cual fue escriturado a nombre de su ahora excompañera sentimental Margarita María Useche, quien también fue vinculada a la investigación que hoy tiene tras las rejas al exfuncionario judicial.

Los problemas para Rodrigo Aldana comenzaron a fines del 2015, cuando fue denunciado por una funcionaria de la Fiscalía General de la Nación ante el entonces jefe de esa dependencia, Eduardo Montealegre, por no querer trasladar procesos sobre los que había dejado de tener competencias por haber cambiado de cargo y en los que se habría cometido irregularidades.

Captura y acusación

La captura de Aldana fue anunciada el pasado viernes por el fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, quien dijo que este “era responsable de procesos en los cuales Bula tenía interés y mantenían entre ellos comunicaciones personales”.

“Las investigaciones muestran que el señor Bula habría transferido bienes al círculo cercano del fiscal Aldana”, dijo el Fiscal General.
A Aldana, cuya legalización de captura se hizo el fin de semana, se le imputaron los cargos de cohecho propio, asociación para la comisión de un delito contra la administración pública y prevaricato por omisión.

Este último delito “(...) porque la acción se concretó respecto a unas acciones judiciales específicas y se negó a cumplir el mandato legal”, indicó la Fiscalía, lo que hace el delito agravado.

El cohecho propio porque “recibió a través de Useche, con quien tenía una relación amorosa o era una persona muy cercana, un apartamento en el Edificio Pentagrama de esta ciudad (Bogotá)”. 

El exfiscal, quien en principio negó los hechos, el domingo cambió de opinión y aceptó los cargos, luego que Margarita María Useche fuera capturada por los presuntos delitos cohecho y enriquecimiento ilícito.

Ese mismo día, un magistrado con funciones de control de garantías dictó medida de aseguramiento en centro carcelario en contra de Rodrigo Aldana, al considerar que es un peligro para la sociedad y que puede afectar el proceso que se lleva en su contra. Además, dijo que no imponer la medida sería “un mal ejemplo para los otros funcionarios públicos”.

Tras conocerse la decisión, el fiscal General Néstor Humberto Martínez dijo: “Nuestra lucha contra la corrupción empieza por casa”.

Ayer, el Juzgado 81 de Control de Garantías de Bogotá dejó en libertad a Margarita María Useche, excompañera de Aldana.

El juez no acogió los argumentos de la Fiscalía que pedía enviarla a prisión de manera preventiva, mientras se adelanta el juicio, y señaló que no hay suficientes evidencias que la vinculen con la entrega del apartamento por parte del exsenador Otto Bula.

La Fiscalía reveló que la mujer fue detenida en ese apartamento y que es el único domicilio que tiene registrado a su nombre.

Margarita María Useche, quien tuvo una relación de más de diez años con Aldana, no aceptó los cargos imputados por la Fiscalía pero estaría buscando colaborar con la entidad.

Del apartamento

El apartamento 1117 del edificio Pentagrama fue escriturado por Rodrigo Aldana a Margarita María Useche en agosto de 2015.

Tras analizar las inconsistencias del negocio, la Fiscalía realizó una inspección a las oficinas de la Fiduciaria Alianza, ya que de allí salió la plata para el pago del inmueble.

En la época en que Aldana era fiscal especializado llevó a Andrés Vélez, conocido como el falso testigo de la parapolítica, a declarar, ante la Corte Suprema de Justicia, en el caso contra la excontralora Sandra Morelli.

Vélez terminó siendo uno de los nexos entre Otto Bula y el fiscal Aldana, según las investigaciones, pues el primero fue quien reveló detalles de que el excongresista se reunía con el exfiscal y se convirtió en testigo de su proceso.

Aldana también denunció a Vélez.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad