La figura del 'Superministro' generó más problemas que aciertos

La figura del 'Superministro' generó más problemas que aciertos

Junio 02, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l Colprensa
La figura del 'Superministro' generó más problemas que aciertos

Néstor Humberto Martínez, ministro de la Presidencia.

Para muchos, el cargo que fue implementado por el presidente Santos al inicio de su presente mandato, no arrojó los resultados esperados.

La noticia de la salida inminente de Néstor Humberto Martínez Neira del cargo del Ministro de la Presidencia se estaba gestando desde hace días y tan solo fue en el fin de semana pasado cuando empezó a tener más fuerza. 

Un secreto confidencial que publicó la revista Semana daba cuenta de la salida de Martínez, porque se iría para hacer una sociedad con la firma de abogados más grande del mundo, DLP Piper, de la cual es uno de sus socios el expresidente español José María Aznar y donde incluso se tiene pactado que sea Colombia la sede en América Latina de ese bufete. 

Pero si bien ese sería la próxima ocupación del 'Superministro', atender sus negocios, lo cierto es que en los nueve meses que lleva de estar funcionando esa figura no ha tenido mayor acople con el tradicional funcionamiento del Gobierno. 

La idea del Ministro de la Presidencia la tenía el presidente Santos desde hace varios años. Primero cuando fue ministro del expresidente Andrés Pastrana se la recomendó pero el entonces mandatario la rechazó porque generaba enfrentamiento con los ministros del gabinete. 

Ya en su primer gobierno Santos intentó crearla pero no la concretó, y fue en su segundo mandato en donde consideró que podía haber un funcionario que hiciera las veces del gran coordinador del Gobierno, el contacto con las demás ramas del poder y asumir el liderazgo de varios programas que en el pasado tuvieron consejeros presidenciales, pero que no dieron los resultados esperados. 

Santos ejecutó los cambios con base en la asesoría que le ha brindado siempre en materia de Gobierno el ex Primer Ministro inglés Tony Blair, quien le mostró lo importante que sería para su segunda administración tener un funcionario de esa categoría. 

La designación de Martínez Neira en su momento causó sorpresa porque políticamente en sus últimos 15 años el funcionario ha estado más cercano a Germán Vargas Lleras, el vicepresidente de la República, a quien Santos le tiene en encargo la tarea de la ejecución en el sector transporte y vivienda. 

De ahí que se impuso el criterio que el nuevo hombre fuerte de la Presidencia de la República era más cercano a Vargas que al mismo mandatario, e incluso que su figura como queda contemplada era más fuerte que la misma que tiene la ministra Consejera María Lorena Gutiérrez, quien hoy le acompaña en los temas de Buen Gobierno y sector privado, pero que siempre ha estado con Santos, incluso en el cargo de Secretaria General. 

Sin embargo, el paso del tiempo empezó a demostrar que la figura del 'Superministro' generó más controversia que coordinación.

Lo primero fue el evidente enfrentamiento que se dio en diciembre pasado entre Martínez Neira y el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, a quien el 'Superministro' casi lo borró en el cierre del periodo legislativo de ese momento. 

Pero fue el tema de la reforma del Equilibrio de Poderes lo que desató la llamada descoordinación que generó Martínez Neira, porque él en decisiones, al parecer propias y no concertadas, llegó al trámite del séptimo debate de la reforma constitucional con una propuesta que había acordado con las altas Cortes y no con el Congreso ni con sus compañeros de Interior y Justicia. 

El titular de esta carteras, Yesid Reyes, fue el que más molestia tuvo frente al tema por lo que así se lo expresó al propio presidente Santos, a quien incluso le manifestó que estaba en la mesa su renuncia si su labor era desconocida. 

El único aspecto político en el que Martínez al parecer le resultó muy efectivo a Santos fue en buscar un acercamiento con la oposición liderada por el expresidente Álvaro Uribe, con quien se reunió por casi dos horas en su oficina. 

Pero sin que Martínez Neira se haya ido aún del cargo, desde ya está abierto el debate sobre si es necesario que el Presidente de la República mantenga la figura del Ministro de la Presidencia o desista de la misma y vuelva a lo de antes. 

Para la senadora liberal Viviane Morales, lo claro es que al interior del Gobierno de Juan Manuel Santos hay falta de liderazgo, “hay muchas pugnacidades internas, el 'Superministro', el Vicepresidente de la República, el Ministro del Interior, entre otros”.

La senadora del Centro Democrático Paloma Valencia sostiene que ese tipo de figuras en la administración central solo ha permitido que el presidente Santos haya creado 16 mil empleos en ese nivel, y más de 76 mil contratistas en toda la administración pública. 

Solo será el presidente Santos quien decida si en el segundo año de su reelección vuelve a hacer cambios tendientes a mostrar que su Gobierno si está unido y en especial coordinado, en todos los temas y no sólo la paz. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad