‘La Faena’ que tiene en jaque a Valerie Domínguez

Agosto 14, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
‘La Faena’ que tiene  en jaque a Valerie Domínguez

Giro. La exitosa carrera de la ex reina, modelo y actriz barranquillera, Valerie Domínguez, hoy parece tomar otro rumbo. En los estrados judiciales se definirá su suerte.

Con escasos 30 años de edad, la ex señorita Colombia Valerie Domínguez había alcanzado la cima de sus éxitos: notable empresaria, talentosa actriz y dueña del cariño y reconocimiento de todo un país. Ahora se le acusa de peculado y de falsedad en documento privado.

La última vez que a Valerie Domínguez la asediaron las cámaras y los micrófonos fue el pasado jueves. Las preguntas de la nube de periodistas no estaban relacionadas con moda, joyas, reinados o protagónicos de novelas. No. El interrogatorio era por su situación jurídica ante el escándalo de Agro Ingreso Seguro y por su ex novio Juan Manuel Dávila.Pero ella, diva como siempre, apenas sonreía y preguntaba con timidez por dónde era la salida del complejo judicial de Paloquemao luego de la audiencia en la que formalmente fue acusada por la Fiscalía de tentativa de peculado y falsedad en documento privado.Era la segunda vez que iba a los juzgados. La primera fue el 1 de junio pasado cuando, en compañía de la familia Dávila, la Fiscalía les imputó los delitos citados que no aceptaron. Ese día se encontró de nuevo con su ex, aunque sus miradas nunca se cruzaron. Su relación había terminado en marzo del 2009 a raíz del escándalo que tenía a la pareja enfrentando a la justicia: Agro Ingreso Seguro.Juan Manuel y Valerie se conocieron en 2007 durante las celebraciones de la Fiesta del Mar en Santa Marta, de donde él era oriundo ya que su familia es una de las más prestantes del Magdalena. Los Dávila cuentan con propiedades en ese departamento, una de las cuales llama la atención por su vasta extensión: la hacienda ‘Campo Grande’, la que a la postre fue uno de los puntos de partida para el escándalo.Entre el bien y el malValerie y Juan Manuel Dávila se querían casar. Cuando se conocieron, pese a la gripa que la aquejaba a ella, hubo un flechazo certero de Cupido. La barranquillera y el samario tenían todo para ser la pareja más asediada por los ‘paparazzi’ criollos. Más aún cuando se rumoró que Domínguez había interferido en la relación que Dávila tenía previamente con la actriz Katherine Porto.Domínguez fue reina nacional en 2005, lo que le valió representar al país en 2006 en Los Ángeles, California, en el máximo certamen de la belleza universal. Sus medidas (91-62-92), sus 1.72 metros de estatura, su piel trigueña, sus ojos color café y el encanto de la mujer caribeña la hacían favorita. No llegó al trono, pero quedó entre las diez primeras.Dávila, por su parte, era corredor de bolsa exitoso. De allí que, según dijo Domínguez, no sospechara nada raro cuando él le pidió su firma en unos documentos con el que aspiraba a solicitar un crédito para agricultores que otorgaba el Estado.Sin embargo, los papeles soportaban la petición de un subsidio del programa Agro Ingreso Seguro para la finca ‘La Faena’, la cual figuraba a nombre de la ex reina. Dicho predio hizo parte de ‘Campo Grande’, hacienda que fue parcelada por los Dávila para obtener más beneficios de Agro Ingreso Seguro.Según la Fiscalía, ‘La Faena’ apareció a nombre de Valerie Domínguez en calidad de arrendataria para marzo del 2009. El contrato, cuyo arrendador era Agroindustrias JMD, fue pactado a diez años y con un valor mensual de un millón de pesos. Para el fiscal Martín Moreno Domínguez “sabía muy bien lo que estaba haciendo”.La petición económica alcanzaba los 306 millones de pesos y pretendían ser empleados en la “construcción de un sistema de riego por aspersión en la finca ‘la Faena’”. La pregunta saltó enseguida: ¿Qué tanto sabía una reina, actriz y modelo de temas de agricultura?De este punto se desprende uno de los delitos que le fue imputado a Domínguez: el peculado, es decir, apropiación de dineros del Estado. Sin embargo, dicha conducta delictiva le fue endilgada en la modalidad de tentativa ya que Domínguez rechazó los dineros que le fueron otorgados por ese subsidio, a los pocos días de haber estallado el escándalo.Todo terminó“No nos vamos a decir chao por cualquier cosa”, declaró en su momento Valerie Domínguez a la llamada prensa del corazón con respecto a su relación con Dávila. La fama y el reconocimiento para esta barranquillera estaban en su punto máximo: era dueña de varias joyerías que llevan su nombre, ya que es diseñadora de estos accesorios; las empresas querían su imagen para que promocionara sus productos; la gente la quería por su carisma y, sobre todo, por su talento que la llevó a ser actriz. Valerie estaba en la cima antes de cumplir sus 30 años.Al parecer, uno de los ‘estelares’ en el que participaría Domínguez era la campaña para promover el programa AIS. “Hola, soy Valerie Domínguez. Quiero comunicarme con usted, que es un ciudadano igual a mí. Mi familia y mi novio están vinculados al campo, por eso invertí unos ahorros en ese sector tan importante. Algunos me dijeron que invirtiera en la bolsa o finca raíz o en una cuenta, pero cuando supe que mi proyecto generaría 110 empleos no lo dudé mas”, es el libreto que se tenía previsto para que la ex reina hablara de las bondades del programa.La revelación de los apartes del guión los hizo la propia fiscal Viviane Morales el pasado 21 de julio durante la audiencia de solicitud de medida de aseguramiento en contra del ex ministro Andrés F. Arias.Pero dicho video nunca se grabó porque, entre otras razones, la relación entre Domínguez y Dávila se terminó a raíz de todo lo que se había suscitado. La boda se vino a pique. Así como también parte de los sueños de Domínguez, quien para julio de este año empezó la etapa más crucial cuando conoció que la Fiscalía la vinculó oficialmente al proceso por Agro Ingreso Seguro. La bella fue profeta: no se iban a decir adiós por cualquier cosa.La silla del estrado, entonces, se convirtió en el nuevo trono de la reina que ahora causa sensación en los pasillos de Paloquemao. Y mientras Valerie enfrenta a la Fiscalía en los fríos juzgados bogotanos, el galán Juan Manuel volvía a sus andanzas en la cálida Santa Marta.En la última edición de las mismas Fiestas del Mar en las que cuatro años atrás conquistó a la beldad barranquillera, Juan Manuel se paseó este año con su nueva novia: la abogada Beatriz Uribe.Y es que como dijo un amigo del joven Dávila, en las actuales circunstancias a él le sirve mucho más tener como pareja a una abogada que a una reina de belleza.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad