La educación será el mayor desafío del gobierno Santos

La educación será el mayor desafío del gobierno Santos

Agosto 03, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Francy Elena Chagüendo A. | Reportera de El País
La educación será el mayor desafío del gobierno Santos

151.753 estudiantes estaban matriculados en programas de educación superior en el Valle, en el 2013.

Aunque el país ha logrado avances en materia de cobertura, está todo por hacer en calidad educativa.

Muchas son las necesidades que tienen hoy los colombianos y grandes los retos que enfrenta el Gobierno para seguir reduciendo la pobreza en el país y sobre todo la desigualdad. Actualmente el 30,6 % de la población nacional es pobre y aunque en los últimos cuatro años 2,4 millones de personas abandonaron esta condición, según el Dane, aún existen 14 millones de colombianos que viven con un poco más de $280.000 al mes.Esto evidencia la magnitud de las tareas que están por hacerse, pese a los avances que se presentan en algunos campos como pobreza, empleo, seguridad social y calidad de vida. Hay logros como los 1,3 millones de adultos mayores que reciben apoyo monetario; existen 2,9 millones de beneficiarios del programa Familias en Acción; 1.000.000 de niños fueron vinculados al plan de Cero a Siempre y 129.000 jóvenes se beneficiaron de las becas para la educación superior.Pero para los analistas los retos siguen y en lo social consideran que lo más importante - y en lo que debería enfocarse el presidente Santos-, es el mejoramiento de la calidad educativa.¿Para dónde va la educación?Los recientes resultados de las pruebas PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes), en los que Colombia ocupó el último lugar en el tema financiero y de los últimos en matemáticas, pusieron en evidencia la baja calidad educativa del país.Otros estudios ya habían mostrado esta realidad. En las pruebas PIRLS (Estudio Internacional del Progreso en Competencia Lectora) de 2011, dirigidas a estudiantes entre los 9 y 10 años, Colombia ocupó el puesto 39 entre 45 países. Allí se encontró que tan solo el 1 % de los evaluados contaban con una competencia lectora avanzada, mientras que el 28 % no alcanzaba los niveles mínimos de clasificación.Estos resultados hacen que, para los analistas, sea el mejoramiento de la calidad de la educación el principal desafío que tiene el Gobierno Nacional en los próximos años Esteban Piedrahita, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, dice que no hay duda que esta es la debilidad más grande que tiene Colombia para convertirse en una sociedad próspera y justa. “No hay ningún determinante más poderoso del nivel de desarrollo de un país que la educación. Esta incide directamente sobre la productividad y competitividad económica (y por ende sobre los niveles de ingreso), sobre la calidad de las instituciones y la fortaleza de la democracia y sobre la equidad, justicia y seguridad de la sociedad”, dijo el directivo, quien agregó que la educación es la única herramienta para romper barreras de clase y ampliar oportunidades, al tiempo que se construye capital social y prosperidad colectiva.El Gobierno Nacional ha logrado avances en cobertura. Según cálculos de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), entre 2002 y 2012, el gasto público en educación en Colombia se elevó desde 4,4 % del PIB hasta el 4,9 % (un crecimiento promedio del 11,7 % anual).Estos mayores recursos estuvieron dirigidos hacia la ampliación de la cobertura, donde se lograron algunos progresos, sin embargo, en materia de calidad de la educación los resultados no fueron los mismos.PropuestasSergio Clavijo, presidente de la Anif, opina que entre las tareas que deberá emprender el presidente Santos, en su segundo periodo están la implementación de la jornada única, un tema del que se habló mucho durante la campaña presidencial. “ Ello, a su vez, tendría que estar acompañado por un incremento en la calidad de los docentes”, dice el analista. La Fundación Compartir ha recomendado la implementación de una política de docentes que permita atraer mejores profesionales y mejorar los instrumentos de evaluación de los mismos.“Pese a los importantes niveles de gasto público en educación, la calidad educativa del país parece haberse quedado estancada, incluso a nivel de América Latina. Colombia debe buscar no solo mejores resultados en las diferentes pruebas internacionales, sino además entrenar de forma adecuada a la mano de obra local para que esta pueda responder rápidamente frente al cambio tecnológico de los diversos sectores productivos”, afirma el analista.El Gobierno Nacional destacó que en el 2015 el presupuesto para la educación será el rubro más alto y que inclusive superará el del sector de defensa, con un total de $28,9 billones.Sostener impulso a la viviendaUno de los sectores donde el Gobierno Nacional ha sido más agresivo ha sido el de vivienda con la política de 100.000 casas gratis y los subsidios a la tasa de interés, lo que ha facilitado la compra de más de 173.620 unidades en el país con una inversión de $1,63 billones, según información del Ministerio de Vivienda.El sector constructor reconoce los efectos para toda la economía de esta política, por esta misma razón, estima que el reto es sostener esa apuesta.Alberto Gaviria, presidente de la Junta Directiva de Camacol Valle, considera que la principal tarea que tiene el presidente Santos es ejecutar una política sostenible con base en los anuncios que se hicieron en campaña y que tienen que ver con las 300.000 casas gratis, ampliar la cobertura del programa Vipa (Vivienda para ahorradores) y hacer permanente el subsidio a la tasa de interés para sectores populares, esto teniendo en cuenta un marco fiscal complejo que demanda recursos nuevos. “Se debe proteger el modelo de gestión de las cajas de compensación en las regiones, las cuales garantizan el flujo de subsidios”, dice.Baja el desempleo y ¿la informalidad?Uno de logros que presenta el Gobierno de Santos de su primer periodo, es la reducción de la tasa de desempleo que en junio se mantuvo en 9,2 %, y la meta que tiene el Gobierno es llegar a una cifra del 8 % este año.Según Daniel Gómez, investigador asociado del Consejo Privado de Competitividad (CPC), pese a la reducción continuada de la desocupación, aún hay muchos retos que enfrentar, en especial en materia de informalidad, pues Colombia tiene la segunda tasa más alta de América Latina –sólo superado por Perú–, “de seguir al ritmo actual para el 2018 la informalidad se podría bajar al 46 % de los trabajadores, según pronósticos del CPC. Hoy está en 49 %. Pero, se debe acelerar el ritmo para lograr una tasa de informalidad de 37 % en 2018”, afirma. Esto implicaría crear empleos formales para 2,7 millones de colombianos en los próximos cuatro años sin aumentar el número de informales. “Alcanzar esta meta implicará continuar reduciendo los costos asociados al empleo formal.Para Jhon James Mora, director del Departamento de Economía de la Universidad Icesi, los retos también pasan por los siguientes aspectos:1. Reducir la tasa de desempleo de los jóvenes a un nivel por lo menos del 15 %.2. Generar empleo de calidad, con seguridad social y con remuneraciones que partan del salario mínimo.3. Reducir la tasa de informalidad a rangos entre el 15 % y el 30 %.4. Crear zonas regionales de mercado de trabajo en las cuales varios municipios puedan tener políticas comunes para reducir el desempleo. “Por ejemplo, el mercado laboral de Cali se ve afectado por lo que sucede en Jamundí, Palmira, Candelaria, Yumbo y por supuesto Buenaventura”.5. Cumplir con la promesa del pago de las horas extras e impulsar los sellos de Equidad Laboral en las empresas. Revivir las extrasYa empezó a sonar en el Congreso de la República, el proyecto para revivir las horas extras. El Gobierno tendrá una ardua tarea para sacar adelante la iniciativa que tiene el rechazo de los empresarios.Según analistas, no hay pruebas contundentes que indiquen que la eliminación de las extras generó empleo en su momento, como era el objetivo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad