La crisis que se empezó a gestar al interior del Centro Democrático

La crisis que se empezó a gestar al interior del Centro Democrático

Septiembre 25, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.

Mientras José Obdulio abrió la polémica, en el interior hay una puja entre los precandidatos.

La presencia de José Obdulio Gaviria en la lista al Senado del Centro Democrático fue el ‘florero de Llorente’ en esta colectividad, en la que quedó en evidencia que el unanimismo alrededor de la figura de Álvaro Uribe no es una realidad.Por lo menos así lo evidencian diversos sectores de opinión, quienes coincidieron en que más allá de la polémica surgida entre el precandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga y Gaviria, el tema interno tiene un fondo mayor.En lo que concierne a la suerte del exasesor presidencial, el senador Juan Carlos Vélez dijo que no cree que el presidente Uribe lo saque de la lista.Sobre la petición de Zuluaga a Gaviria de que se retire, Vélez anotó que “primero, ese fue un tema que se debió tratar internamente y no ventilarlo ante la opinión pública” ya que agregó que el precandidato presidencial “tendrá sus propias preocupaciones, pero es algo que deben solucionar ellos”.El precandidato presidencial, Francisco Santos, calificó la actitud de Zuluaga como “desleal, equivocada, inoportuna” que le hace mucho daño a la lista. “Fue la vía equivocada que nos hace mucho daño. Hay que reparar la unidad que se afectó”, indicó.Esta situación de fractura interna fue calificada por el analista Camilo González como el inicio “por decirlo, con el pie izquierdo” que desdibujó una campaña que la gente pensaba que iba a ser “luminosa”.“Esta situación interna se suma a las críticas que se han hecho desde diversos sectores y no es de poca monta que un precandidato presidencial le pida a un miembro de la lista al Senado que renuncie a su aspiración”, dijo González, quien además agregó que “eso lo que deja es un ambiente enrarecido en el interior del uribismo”.No obstante, aseguró que esos ataques y las pugnas internas “el uribismo las asimila y cuando cierren las listas y comience el trabajo de recolección de firmas tendrán una tarea que es muy osada”.La politóloga Claudia López consideró que esta situación que se advierte en el uribismo es un “show para llamar la atención de la opinión pública y que, finalmente, logra su cometido”.Dijo que lo que se observa es que “estamos en una nueva vendetta del uribismo” y explicó que eso pasa cuando “son grupos donde hay conflicto de intereses, líos judiciales, parapolítica y demás casos que existen allí”.Alertó que tanto la opinión pública como los medios de comunicación “están ocupados por un prontuario mínimo de José Obdulio Gaviria” por lo que enfatizó que se están olvidando los verdaderos casos que involucran al expresidente Álvaro Uribe Vélez.En un tono más pausado, la presidenta del Polo, Clara López, aseguró que “yo pienso que esos son los temas que suceden en el interior de los partidos políticos y más cuando no hay procesos democráticos en la conformación de las listas sin la elección de sus dignatarios”, por lo que anotó que “son dificultades que tiene un partido como el Centro Democrático y espero que las pueda superar”.Pero el problema no es únicamente los lazos familiares de José Obdulio Gaviria con el extinto capo Pablo Escobar. La situación, según se conoció, es que hay celos entre los precandidatos presidenciales, debido a que no todos cuentan con los apoyos que pensaban en el momento de su postulación.Una fuente, que prefirió reserva, dijo que dentro del Centro Democrático se da por descontado que el candidato será Francisco Santos, porque es quien más marca en las encuestas y tiene el beneplácito de Uribe.El problema radica en que de los cinco precandidatos: Juan Carlos Vélez (renunció a la postulación), Luis Alfredo Ramos (preso por parapolítica) ya no están en juego y Carlos Holmes Trujillo y Óscar Iván Zuluaga le apuntan a la consulta en marzo, mientras que Santos se la juega por la encuesta.Esto, a juicio de la fuente, genera divisiones porque mientras Trujillo y Zuluaga sí se han hecho contar en urnas, Santos no, por lo que la polémica está servida. Vélez, entre tanto, dijo que su renuncia se dio porque no quiere problemas legales que afecten al movimiento y prefiere quedarse como jefe de debate.Mientras tanto, Santos argumentó que “tengo una campaña montada a junio del año entrante y el trabajo apenas empieza”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad