“La corrupción le ha cogido ventaja al país”

Febrero 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
“La corrupción le ha cogido ventaja al país”

Francisco Prado, zar anticorrupción.

El director del programa contra la corrupción de la Presidencia, Miguel Francisco Prado, dice que se debe trabajar para prevenir actos corruptos y fomentar la legalidad.

Se habla de darle un vuelco a la oficina del programa anticorrupción, para hacerla más eficiente. ¿En qué consiste? Se han cambiando varias cosas del programa, entre ellas el nombre. Anteriormente el director se conocía como el Zar Anticorrupción, cosa que no tenía ningún asidero jurídico. Ahora se llama como está legalmente y es Director del Programa Presidencial de Lucha contra la Corrupción. Pero de fondo ha habido un cambio en la visión que debe tener el programa, que quiere hacer más énfasis en lo preventivo. La decisión es que donde encontremos actos de corrupción actuamos dentro de la legalidad, con toda severidad, lo que ha dicho el Presidente es cero tolerancia con la corrupción. Pero lo fundamental es la prevención.Nuestros dos ejes fundamentales son trabajar la cultura de la legalidad desde la concepción misma de cuáles deben ser los valores que nos orienten y el otro, tiene que ver con la construcción de una política pública anticorrupción.¿Qué hacer para erradicar la corrupción que ha venido carcomiendo las instituciones públicas y que es motivo de escándalo a diario? No hay un código claro que nos oriente sobre cuál debe ser la actuación desde todos los ciclos vitales. Estamos trabajando un proyecto de cultura de la legalidad desde la infancia, porque hoy nuestros pequeños están orientados a la cultura del más vivo, de tomar el atajo, del que sea avispado. Esos hechos desde la niñez empiezan a orientar a un individuo en una cultura errada, diferente, que está lejana a cumplir principios y valores éticos. Lo que queremos es acercarnos y empezamos desde los niños. Para ellos tenemos varios proyectos. Estamos orientando ese trabajo con diferentes entidades del Estado, porque pensamos que eso no es labor sólo del Ejecutivo sino que tiene que ser con la integralidad de todo el Estado. Mucha gente dice que para que denuncia si nunca se ven resultados. ¿Qué opinión le merece eso?Tengo una apreciación diferente. Creo que hay una confianza importante de la ciudadanía en el Programa Presidencial de Lucha Contra la Corrupción. El programa no sólo recibe las denuncias, sino que tiene un valor agregado y es que profundiza mucho más en ellas y cuando hay elementos suficientes para que se adelante una investigación en una entidad, lo trabaja articuladamente con ella. Pero tampoco abandona la denuncia, le hace seguimiento a esa entidad para que lleve hasta el final el proceso y resuelva la situación. No podemos participar en la forma como se resuelve la denuncia, porque no es nuestra competencia, pero sí que se tramite y se resuelva. Existe la percepción de que el programa contra la corrupción no tiene suficientes dientes... El programa sí tiene limitaciones en cuanto a su recurso humano y logístico. En lo humano, las limitaciones son de cantidad, porque calidad la tiene. Hay un equipo muy bueno, mucha gente idónea y capaz.En recurso logístico tenemos limitaciones, no estamos llegando a todo el país como quisiéramos, ni haciendo la cantidad de actividades que deseamos, pero creo que el programa sí está cumpliendo una misión importante y está desarrollando políticas para contribuir a espacios que tienen que ver con la transparencia. En la lucha contra la corrupción se ha avanzado bastante, aunque hay una gran debilidad y es que no ha habido la suficiente divulgación de las diferentes actividades que hace el programa. Creo allí tenemos que trabajar más. ¿Cuánto le valen al Estado los actos de corrupción que se han detectado? Hemos hecho acompañamiento de cerca de 8 billones de pesos. Hemos logrado que no se vayan a otras destinaciones diferentes a las que estaban propuestas, pero la corrupción del país es una cosa que no tiene una cifra exacta. Es muy complicado medirla. Es muy difícil lo que está pasando.Creo que la corrupción le está tomando ventaja al país y que hoy el país tiene que presentar argumentos muy sólidos para poder atacarla. La estamos atacando desde dos puntos de vista: prevención y sanción. Hay diferentes actividades que está manejando hoy el Estado para sancionar. El Presidente lo que ha manifestado, en sus diferentes exposiciones, es que quiere cero tolerancia contra la corrupción y en eso venimos trabajando.El programa no necesita dientes, necesita, y ese es su objetivo, trabajar más en lo preventivo. Necesita diseñar políticas, trabajar más en proyectos como la cultura de la legalidad, porque yo sé que el Estado tiene sus dientes en otra parte, en los entes de control.¿Dónde se detectan más los actos de corrupción, a nivel central o regional?Eso es relativo. En el nivel central hay mayores recursos y mayores riesgos, y los niveles departamental y municipal tienen menos recursos y riesgos. Hay varios elementos que juegan: uno es el compromiso de los mandatarios y la transparencia con el manejo de lo público y su capacidad de interactuar con las comunidades para presentar su gestión y hacer que sea transparente. Pero también está la capacidad que tiene la ciudadanía de exigir a sus mandatarios, dentro de sus derechos, para que presenten las cuentas claras de la gestión que adelantan. Y el otro aspecto es el de control, si no hay sanción, entonces la impunidad sigue y se acrecientan muchísimo más las prácticas corruptas. Pero también hay actos por desconocimiento de las normas, que no necesariamente tiene que ver con corrupción, sino que el funcionario hizo lo que pensó que debía hacer y resulta que eso no era, no aplicó la norma como debía ser. ¿Los actos de corrupción se dan más por desconocimiento de normas o por apropiarse de lo público?Yo diría que es por los antivalores que se manejan porque hay más disposición de apropiarse de los recursos públicos, que por el desconocimiento de la norma. Sí hay corrupción y mucha, pero en algunos casos, son menores, es porque el funcionario no conoce la norma e incurre en actos de corrupción.¿Qué tipo de actuaciones son las más comunes en materia de corrupción?Están las de procesos de contratación pública, uno encuentra muchos actos de corrupción y allí quiero hacer énfasis, porque la corrupción no proviene sólo del sector público, sino también del privado y de manera importante. Hay otros temas que tienen que ver con la infraestructura, con la salud, con la vivienda, con la presentación de los servicios públicos. Si no partimos de que uno tenga la apropiación de una cultura y valores que nos acerquen a la actuación siempre afincada en lo legal, hay un riesgo grande. Eso es lo que tratamos de que no ocurra. Es una tarea muy difícil y complicada. y más cuando en un país como Colombia, la corrupción le ha cogido ventaja.¿Cómo analiza la situación del Valle del Cauca, que en los últimos años ha estado rodeado de escándalos por actos de corrupción? ¿Qué ha hecho su dependencia por mostrarle resultados a los vallecaucanos?Es lamentable y a uno le duele mucho cada vez que se genera un nuevo acto de corrupción en la región. El programa presidencial ha trabajado, desde antes que yo llegara, en temas que tienen que ver con el departamento. Allí yo creo que ha tenido buena parte de resultados, no todos las que quisiéramos, en diferentes actuaciones que tienen que ver con la gestión que se adelanta en el Valle y en el Municipio de Cali. El programa ha recibido diversas denuncias y algunas están en trámite, otras ya se han conocido. Creo que el programa tiene una importante participación en el Valle del Cauca, pero no hay que desconocer que el programa tienen una actuación nacional, que no sólo se ocupa del Valle y eso con la limitación de recurso humano, que infiere de manera importante en los resultados.¿Si usted tuviera que calificar al Valle del Cauca en un ranking de corrupción, dónde lo ubicaría?El Valle no es ni el más transparente ni el más currupto, es uno de los departamentos que está como en el nivel medio de lo que sucede en el país. Los actos de corrupción han aumentado, pero si hacemos el balance con lo que hay en Bogotá hoy, estos no son los mismos que había en administraciones anteriores.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad