“La corrupción está regada por todas partes”: Carlos Fernando Galán

Enero 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Andrea del Pilar Barrero | Reportera el país

El nuevo Secretario Anticorrupción y de Transparencia, Carlos Fernando Galán, considera que el país aún está a tiempo de recuperarse de tantos desfalcos.

Usted estará a cargo de la nueva Secretaría Anticorrupción y de Transparencia. ¿Cuál será su misión?El presidente Santos ha decidido darle un nuevo impulso al tema de la lucha contra la corrupción y por esa razón decidió pasar de la figura del Programa Presidencial de Lucha contra la Corrupción, a la creación de una figura en el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República, con una estructura permanente, que es la Secretaría de Transparencia. Esta Secretaría está en el mismo nivel del secretario jurídico o general de Presidencia y tiene como misión lograr que Colombia tenga en el curso de este año una política integral de lucha contra la corrupción.¿Qué debe incluir esa política pública para que sea efectiva?El país tiene muchas acciones, tiene legislación, que surgió del Estatuto Anticorrupción, pero no una política integral que cubra todos los elementos fundamentales de una política, que van desde la prevención, la aplicación de las normas, la participación ciudadana, la destinación de recursos. En ese proceso va a ser clave, por ejemplo, crear un observatorio de la corrupción, que permita conocer más a fondo los fenómenos de corrupción que ocurren en el país y poder con esa información tomar medidas adecuadas para que la política sea más efectiva.¿El observatorio se va a convertir en un radar para los funcionarios?El observatorio es una herramienta de estudio del fenómeno de la corrupción-- no es una herramienta de investigación penal ni disciplinaria ni fiscal-- lo cual va a permitir tener los insumos suficientes y adecuados para poder tomar medidas de política pública que nos permitan prevenir la corrupción. Investigar y sancionar es fundamental, pero igual de importante es la prevención de la corrupción. ¿En esa iniciativa se van a integrar otros sectores de la sociedad civil?Sin duda, es fundamental contar con el apoyo de la sociedad civil, de la academia, de ONG que han venido trabajando el tema de lucha contra la corrupción. La meta es que en el primer semestre ya inicie sus labores y que eso nos permita avanzar mucho más rápido en la política pública.¿Cuál va a ser la base para abordar las estrategias contra los casos de corrupción en el país?Ya hay un conocimiento bastante importante del Programa Presidencial, una memoria de lo que se ha hecho, de los esfuerzos, de las experiencias positivas, de los errores, que nos va a permitir no arrancar de cero en este proyecto del observatorio. Pero hay que ir mucho más allá para tomar medidas más efectivas y hacer más eficaz esa lucha contra la corrupción. Aquí la clave en esta lucha es la coordinación. Una entidad sola, aislada, no va a ser lo efectiva que podría ser la coordinación entre las entidades. ¿Qué tan enquistada está la corrupción en el país, que para algunos sigue siendo un fantasma del que mucho se habla, pero poco se revela?No es un fantasma, actúa realmente y está regada por todas partes y tenemos que enfrentarla. Es como un cáncer contra el que tenemos que aplicar una quimioterapia que va a ser fuerte porque nos va a permitir recuperar la esperanza de vida del paciente. El mismo Presidente calificó a los corruptos como objetivos de mismo valor que los terroristas, eso demuestra el compromiso que tiene el Gobierno y la voluntad para enfrentar estos fenómenos de corrupción. La creación de la Secretaría es una demostración de que vamos en el camino correcto. El Presidente ha dicho que había unas mafias enquistadas en algunos sectores del Estado, que estaban acabando con los recursos públicos, pero yo siento que el país se está sacudiendo y lo está haciendo a través de las actuaciones del Presidente, de los órganos de control y esta es una oportunidad que hay que aprovechar para que no se nos vuelva a colar la corrupción en las entidades del Estado.Parece muy optimista, ¿cree que Colombia está, entonces, a tiempo de resarcir tantos desfalcos e irregularidades públicas?Sin duda alguna estamos a tiempo, pero tenemos que actuar rápido y con una combinación de medidas, no pensando que solamente con investigar vamos a acabar la corrupción, sino que tenemos que complementar todo eso y avanzar en las investigaciones de la mano de políticas de prevención que nos garanticen que le cerraremos la puerta a la corrupción.¿La Secretaría sí tendrá los ‘dientes’ suficientes para ejercer su labor?Si por ‘dientes’ se entiende el respaldo político en la definición de una política pública integral de coordinación institucional, de prevención de la corrupción, lo vamos a lograr. Los ‘dientes’ que tendrá es que vamos a poder investigar, pero coordinadamente con la Fiscalía, Procuraduría y Contraloría.En julio del año pasado, el presidente Santos sancionó el Estatuto Anticorrupción. ¿Cuándo el país va a empezar a ver resultados concretos?Hay varias cosas concretas. El mismo presidente Santos ha destapado algunos escándalos de corrupción, de la mano de los órganos de control, como el tema de la Dian, de la Salud. Eso ya es un primer avance. Y son herramientas que inclusive surgen de ese Estatuto. Otro tema en que la ciudadanía puede ver que ya empezamos a operar es en la designación por parte del Presidente de los jefes de control interno, quienes deben garantizar procesos transparentes, eficientes en todas las entidades, que nos permita conocer cualquier indicio de corrupción que pueda haber en una entidad del Estado. Los abusos en la contratación pública es uno de los temas que más daño le han hecho al Estado, ¿cuáles son las facultades directas que usted tendrá para vigilar estos procesos?Lo primero es que vamos a acompañar los grandes procesos licitatorios que el país va a desarrollar en los próximos meses y años, para que se cumplan las normas de transparencia que requieren este tipo de procesos. La Secretaría, en coordinación de los órganos de control, va a estar con los ojos muy abiertos para que cuando haya pruebas de medios ilegales que llevaron a la adjudicación de un contrato, logremos que la adjudicación sea revocada. Esa es una de las cosas que buscaremos hacer cuando encontremos demostración y pruebas que nos permitan determinar que hubo actos ilegales en un proceso de adjudicación, como infortunadamente ha ocurrido en el pasado.¿Cómo hacer para que esta nueva Secretaría no compita con otros organismos de control como la Fiscalía, la Procuraduría, la Contraloría?La clave es hacer un trabajo de coordinación. Se equivocan quienes esperan que esta Secretaría sea una Fiscalía, que va a hacer investigaciones penales, o disciplinarias o fiscales para reemplazar a los órganos que constitucionalmente están facultados para hacerlos. Eso no lo vamos a hacer. Vamos a buscar trabajar de manera coordinada con esos órganos porque hay que aprovechar el cuarto de hora que tiene Colombia en ese tema. Tenemos a un Presidente comprometido al 100% en la lucha contra la corrupción. El presidente Santos ha dicho que la lucha contra la corrupción es uno de los principales objetivos de su gobierno, ¿se estaba demorando el país en diseñar esta política?El país tiene muchas acciones, ya avanzó por ejemplo en lo que es el Programa Presidencial, de la mano con los órganos de control, en destapar casos concretos, en tomar medidas como por ejemplo, avanzar en legislación de contratación pública, pero todo eso, eran, en mi opinión, en distintos casos acciones aisladas, un poco desarticuladas la una de la otra, y eso llevaba a que no hubiera una política integral. Pero no quiero desconocer que en el pasado se hicieron esfuerzos en algunos casos para enfrentar la corrupción y eso nos va a permitir tener una herramienta de conocimiento de los casos previos para ver qué fue y qué no fue efectivo.Colombia estaba en deuda de tomar en serio la lucha contra la corrupción. La sensación es que hay normas pero no se aplican...Hubo momentos en los que tal vez no se avanzó como se hubiera querido, pero precisamente casos como hemos visto de AIS, de la Dian, DNE, de la contratación en Bogotá, son demostraciones de que empiezan a aplicarse las normas y que comienzan a ser sancionados en aquellos que participaron en procesos de corrupción. La gente tal vez siente que está creciendo la corrupción, pero es porque precisamente se están destapando esos casos que antes no se destapaban.Yo creo que hay que aprovechar este cuarto de hora en el que queremos, como Gobierno, como Estado, concretar esa política para sacarla adelante lo más rápido posible y de esa forma poder ser más efectivos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad