"La corrupción es peor que el narcotráfico": Camilo Gómez

"La corrupción es peor que el narcotráfico": Camilo Gómez

Abril 08, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz | Reportero de El País Bogotá

Camilo Gómez, aspirante a la Vicepresidencia, dice que el proceso de paz se hace a “hurtadillas”.

Camilo Gómez, fórmula vicepresidencial de la candidata conservadora a la Presidencia Marta Lucía Ramírez, se metió de lleno a la arena política y le declaró la ‘guerra’ a la corrupción, de la que dice “es más peligrosa que en narcotráfico”.En su primera experiencia en lo electoral, Gómez aclara que no es un político de tradición y enfatiza que en materia de paz “es muy difícil que un Presidente diga que solo él puede hacerla”.¿Qué lo llevó a aceptar la propuesta de ser fórmula de Martha Lucía Ramírez?Yo no lo tenía en mis planes, pero como muchos colombianos estoy aburrido de ver este nivel de corrupción tan abrumador; estoy aburrido de ver como las oportunidades de los colombianos se pierden porque hay un grupito de corruptos que se las roban y creo que uno tiene la obligación de, por lo menos, intentarlo, ponerse las botas y meterse a trabajar en lo que uno cree. Y, es que sí puede haber gobiernos honestos, sí puede haber gobiernos que le den oportunidad a la gente, puede haber gobiernos diferentes. Alguien me preguntaba que si estaba loco por haber aceptado, creo que uno está loco si no hace nada.¿Con esta aceptación suya a la candidatura vicepresidencial se podría decir que usted emprendió de lleno su carrera política activa?Camilo Gómez no es un político tradicional, no soy un político de los que el país ya está cansado, soy una persona que ha surgido, como todos, con esfuerzo y que ha tenido oportunidades de estudiar y progresar.Recientemente usted le envió una carta al presidente Juan Manuel Santos en la que hace serias acusaciones. ¿Tiene bases sólidas para hacer estas denuncias?Sin duda, creo que la mermelada que Santos defiende es la plena prueba de que los recursos del presupuesto se están dilapidando en lo que no toca. La Misión de Observación Electoral decía exactamente lo mismo que le estoy diciendo y es que es aterradora la cantidad de dinero que se está dilapidando en procesos que no son para el país. Cuando uno oye en la calle que hubo campañas al Congreso que costaron $25.000 millones todos los colombianos nos preguntamos de dónde viene esa plata; esa plata no viene de recursos que sean declarados, viene de otros lados y de qué otros lados sino de los contratos, de la corrupción. Por eso digo que la corrupción es un mal peor que el narcotráfico.¿Ustedes sienten que hay garantías en este proceso?La figura de la reelección ha sido funesta. Soy enemigo de la reelección, porque genera todo esto: un presupuesto al servicio de la reelección, como lo dice la MOE. Es evidente que eso genera un desequilibrio en la contienda electoral. Solamente ver la publicidad de todas las entidades que de pronto empezaron a mostrar una cantidad de logros. ¿Esa platica no estará mejor en la salud de los colombianos? Creo que las ansias de la reelección generan desequilibrios que no son sanos para la democracia.Entonces, ¿cómo contrarrestar eso?Obviamente ya no se acabó la reelección en este Gobierno. Ese es un punto de, gane quien gane, tendrá que ser estudiado muy a fondo. Creo que debería haber una decisión del Presidente de ser transparente, pero eso no va a ser, no es su estilo, lo de ellos es insistirle a congresistas, utilizar la mermelada, lo nuestro son ideas, cambios y un país para que la gente tenga oportunidades.¿Qué les responde a quienes dicen que Marta Lucía Ramírez y usted son el ‘caballo de Troya’ del uribismo en el conservatismo?(risas) Me da risa cuando dicen eso. Creo que si el país tiene claras las posiciones de Camilo Gómez sabe que no soy alfil de nadie, ni caballo de Troya de nadie y Marta Lucía Ramírez, menos.¿Qué van a hacer para sacar adelante una campaña que no cuenta con el apoyo de la bancada conservadora en el Congreso?La propuesta que Marta Lucía y yo le hacemos al partido es una propuesta para el país. Creemos en que los partidos deben tener candidatos propios para debatir ideas y confiamos en que los colombianos nos elijan, no solamente los conservadores, sino todos. La propuesta de dar la mayor batalla contra la corrupción, de retornar la seguridad a las calles, de encontrar un sistema para reformar la salud, para que sea eficiente y efectiva, imagínese si lográramos darle duro a la corrupción cuánta plata podríamos darle a la salud. ¿Cómo cambiar la percepción de que el Vicepresidente es una figura decorativa?El Vicepresidente tiene, primero, una función constitucional fundamental y es reemplazar al Presidente cuando toque. Segundo, Marta Lucía Ramírez tomó la decisión desde el primer día, cuando nos inscribimos, de anunciar que su Vicepresidente se iba a encargar de tres grandes temas: de la lucha contra la corrupción, de la reforma a la justicia y de los temas de la paz.En materia de paz se dice que los candidatos no saben lo que realmente sucede en La Habana. ¿Cómo continuar un proceso cuando hay tanto hermetismo?Es muy complicado que un Presidente diga que solo él es capaz de hacer la paz. Se le olvida al candidato Santos que la paz la hacemos entre todos. Cuando la paz es solo de uno simplemente el resto de la Nación no la va a aceptar. Segundo, creo que los acuerdos secretos son inconvenientes a todas luces, la discreción es una cosa, pero la sorpresa que se va a llevar el país cuando se conozcan qué estarán pactando va a ser grande. ¿Estará el candidato Santos que dice ser el único que sabe de paz, apostándoles a hacer un acuerdito con las Farc para atornillarse en la reelección? Ya lo dijo Enrique Peñalosa, no hagan politiquería con la paz. Yo creo en la paz negociada, pero de frente.¿Hay alguna diferencia entre el Caguán y La Habana?Sin duda. El proceso que me correspondió llevar fue de frente al país, pudo haber pecado por exceso de exposición a los medios, pero prefiero pecar por mucha información y no por estar haciendo un proceso a escondidas. La sociedad está en una tónica distinta, el país no contaba en ese entonces con unas fuerzas Militares sólidas, las cambiamos y gracias a ese cambios hoy el proceso de paz tiene un puntal fundamental y es esa solidez. La economía estaba en un mal momento, hoy está mejor, el Plan Colombia funcionó, en fin, las condiciones son distintas y hoy tristemente veo que hay un gran error, pensé que se iban a aprender lecciones del pasado pero la sociedad no está consolidada y la unidad nacional frente a la paz no existe. ¿O sea que en el Caguán hubo mucho manoseo y en La Habana hay mucho por conocer?En Caguán, más que manoseo, hubo plena visibilidad de todo lo que hacíamos, se hizo de frente al país, claro a veces había momentos en que no era conveniente que se transmitieran cosas que no eran así, y fíjese que ahora las Farc están bravas con nosotros porque dizque nosotros los entretuvimos en el Caguán, mientras armábamos las Fuerzas Militares, mejorábamos las relaciones internacionales y armábamos el Plan Colombia. Y, sí, todo eso lo hicimos a propósito y a conciencia pero también queríamos la paz. Me aterra que en Colombia haya gente que se alegrara porque no logramos la paz, eso acaba doliendo porque la paz es un bien para todos los colombianos. ¿Es decir que la información de la paz es mal manejada?Hoy se maneja a hurtadillas y solo lo conoce el Presidente y, bueno, Germán Vargas que es un ciudadano común y corriente, a quien en un evidente acto antidemocrático, el Presidente le entrega información privilegiada. Me pregunto si el resto de colombianos no tenemos derecho a saber lo mismo.Encuentre aquí toda la información sobre las Elecciones 2014

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad