La ‘contrarreforma’ política de Colombia no convence

Mayo 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País, Bogotá.
La ‘contrarreforma’ política de Colombia no convence

El Congreso estudia un proyecto que permitiría que los servidores públicos puedan tomar partida en elecciones.

La propuesta comenzó a generar inconformidades, debido a que propone eliminar la Ley de Cuotas en las listas de candidatos a corporaciones y acabar con los topes de financiación individual de campañas políticas.

La ‘contrarreforma’ política, que ya fue aprobada en primer debate en la Comisión Primera de la Cámara, comenzó a generar inconformidades, debido a que propone eliminar la Ley de Cuotas en las listas de candidatos a corporaciones y acabar con los topes de financiación individual de campañas políticas.El debate tiene dividida a la Cámara. Algunos consideran que este proyecto va en contra de modificaciones que se hicieron en el proyecto del año pasado y que es analizado por la Corte Constitucional.El representante del Partido de la U, Miguel Gómez, denunció que “esta es una ley de carácter político y demuestra el afán del Gobierno de hacer favores a sectores congresionales que presionaron la iniciativa”.La propuesta también fue calificada como un retroceso político, pues algunos sectores creen que se está regresando a fallidos esquemas en financiación de campañas y equidad de género.No en vano, algunos representantes anunciaron sus votos negativos al proyecto en la plenaria de la Cámara, programada para la semana entrante.Un proyecto ‘machista’Uno de los temas que más ha generado inconformismo en el Congreso es la equidad de género, en la medida en que elimina la obligación consagrada en la norma que analiza la Corte de que el 30% de los integrantes de las listas al Congreso y cuerpos colegiados deben ser mujeres.En este sentido, el Artículo Primero de la iniciativa establece: “Equidad de género en la conformación de las listas. En los casos en que, concluido el proceso de selección interna de candidatos a conformar la lista a una corporación pública de elección popular, no se hubieren postulado aspirantes que permitan cumplir con el porcentaje de género que señala la ley, los partidos y movimientos políticos podrán completarla e inscribirla con candidatos de un mismo género”.Para el representante liberal Guillermo Rivera eso es “muy malo”, por lo que insistió en que “esa es una de las razones por la que he dicho que esta es una contrarreforma”.Advirtió que “lo que creo es que la mayoría de los dirigentes políticos de este país tienen una actitud machista y se niegan a estimular la participación de la mujer en política” y añadió que lo manifestado por algunas colectividades de que en muchas regiones no se puede cumplir con esta orden es “un argumento falaz. Si no están en las listas es porque no han estimulado la participación de las mujeres”.El representante Carlos Osorio, de la U, explicó que esa es una ley estatutaria en que reglamenta la participación de género en listas de los partidos. “Es un tema bien traído, porque a la mujer hay que garantizarle su participación en las entidades públicas y los partidos tienen que garantizarle un mínimo de participación”.A su turno, el representante del partido Verde, Alfonso Prada, dijo que no hay explicación que justifique la ausencia de mujeres en las listas al considerar que si ellas “están menos presentes en la política es porque se les ha excluido. Lo que ocurre es que el sistema está diseñado para que la mujer no tenga tradición y este artículo lo que intenta es seguir cerrando espacios”.En contraste con los argumentos anteriores, el representante de la U, Roosevelt Rodríguez, explicó que algunas veces es muy difícil cumplir esa cuota, porque la participación de las mujeres es muy poca. “Esa camisa de fuerza no puede ser la que determine la participación de las mujeres en los partidos”.Mientras tanto, la directora de la Misión de Observación Electoral (MOE), Alejandra Barrios aseguró que “permitir que los partidos políticos justifiquen el incumplimiento de la cuota con la simple afirmación de que no hubo más postulaciones de candidatas, es facilista e injustificada”.El retroceso de la financiaciónOtro elemento de polémica es la eliminación del tope del 10% para los aportes familiares o personales de un candidato, tema que ha sido calificado como ‘peligroso’. En el Artículo 4 del proyecto se establece que “la financiación originada en recursos propios, del cónyuge, compañero permanente o parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad, primero de afinidad o único civil, no estará sometida a límites individuales, pero en ningún caso la sumatoria de tales aportes o créditos podrá ser superior al monto total de gastos de la campaña”.Esto, según la MOE, es inconveniente, en la medida en que “significaría que una sola persona podría financiar el 100% de la campaña de un candidato, situación que se agrava con la posibilidad de que los créditos otorgados a los aspirantes se puedan condonar una vez se finalice la campaña, comprometiendo gravemente la imparcialidad del mandatario que resulte elegido frente a sus financiadores”.También se teme que la medida propuesta abriría la puerta para el ingreso de dineros de dudosa procedencia a las campañas.A esto, el representante Rivera dijo que “lo que se buscó fue blindar la política de ilegalidad y blindarla de más ventajas para quienes tengan más dinero, por eso se había propuesto establecerle límites a los aportes familiares para que la gente con más dinero no tenga más ventaja”.Añadió que “es probable que se abra el camino para que en las campañas se haga lavado de activos” y consideró que eso, adicionalmente, lo que logra es “una elitización de la política”.El congresista Pablo Salamanca anotó que “me parece peligroso porque, justamente, lo que se ha buscado es la financiación total por parte del Estado para evitar que concurran dineros mal habidos e inclusive el desequilibrio en las campañas de personas que tienen la capacidad presupuestal para atender los gastos que demanda una campaña frente a los que no tienen nada”.Dijo además que “eso va a generar muchos inconvenientes” y calificó la propuesta como un regreso “a los vicios anteriores y es imponer el poder del dinero y el ejercicio político queda relegado al poder económico”.Más de financiaciónEl congresista Edward Osorio dijo que la financiación de las campañas es un tema vital, y sustentó que “lo que reza la norma es que los partidos son los responsables de controlar a quienes avalan y esa es la esencia de la norma”.Alfonso Prada aseguró que si se elimina el tope del 10% sólo los ciudadanos adinerados tendrían la posibilidad de hacer campañas y llegar a cargos de elección popular. “Entonces, ¿quién puede hacer política? Sólo los ricos. Estamos volviendo a la política elitista. Eso es inequitativo”, anotó.En contravía, el representante Rodríguez aseguró que “para eso existen los topes de campaña delimitados por el Consejo Nacional Electoral. “La política sería inequitativa si no existieran esos topes”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad