La campaña presidencial de este año, pobre en debates y propuestas

Abril 13, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | Reportero de El País, Bogotá
La campaña presidencial de este año, pobre en debates y  propuestas

Ausencias. En los debates entre los candidatos presidenciales la constante son las sillas vacías. Solo han cumplido Óscar Iván Zuluaga y Marta Lucía Ramírez y Clara López.

Analistas aseguran que el proceso es “aburrido” porque la ciudadanía no conoce nada de los planes de Gobierno que tienen los cinco candidatos.

En la campaña a la Presidencia todo está servido. Están los candidatos de cada fuerza política en competencia, hay acusaciones mutuas entre los aspirantes, periódicamente salen encuestas, pero los ausentes son el debate y las propuestas.Este vacío ha sido la comidilla de los columnistas de los principales medios de comunicación, que ya tachan el actual proceso electoral como “aburrido y soso”, que no llama la atención del ciudadano de a pie. En últimas, que el país no se siente en campaña presidencial.La crítica se basa en la ausencia de propuestas, tanto que muchas columnas acusan que a los candidatos no se les conocen los planes de Gobierno, sino que lanzan propuestas sueltas de acuerdo a la coyuntura que les plantea la realidad nacional.No lejos de estas apreciaciones se encuentran los analistas consultados por El País, quienes buscan algún tipo de justificación al actual fenómeno.De entrada, advierten que la situación que se evidencia puede ser la causa que los candidatos se han preocupado más por hacer alianzas políticas para reforzar sus maquinarias dejando de lado el espacio propositivo y de debate.Muestra de ello, señalan, es que varios de los aspirantes no se animan a asistir a los debates que están programando los medios de comunicación y la academia.Sobre la base de este panorama, el profesor de Universidad del Rosario, Mauricio Jaramillo, no duda en decir que “esta es una campaña aburrida” porque “Óscar Iván Zuluaga, Martha Lucía Ramírez y Clara López han generado algún tipo de controversia, pero los dos candidatos que lideran las encuestas, el presidente Juan Manuel Santos y el exalcalde Enrique Peñalosa no se manifiestan”.Esto, en la óptica de Jaramillo, demuestra que es una “campaña sosa, sin encanto”.El analista Ancizar Marroquín no dista mucho de la apreciación de Jaramillo y adiciona a las críticas que “pareciera que no estuviéramos en campaña”, por lo que cree que “con este panorama uno empieza a añorar esas campañas del pasado, cuando se hacían esas vueltas a Colombia para conocer las necesidades de primera mano, pero eso hoy pasó a un segundo plano”.El también analista, John Mario González observa en la actual campaña la ausencia de propuestas concretas por parte de los candidatos, de quienes dice “ninguno marca la diferencia y las propuestas que a veces lanzan, muchas de ellas, no son viables”.Los expertos tratan de encontrar las posibles explicaciones del por qué se da este fenómeno, máxime cuando existen muchos temas álgidos en la agenda nacional que tienen que ver, sobre todo, en aspectos de corte social, de los que se dice solo se utilizan para reaccionar, pero no para proponer elementos concretos que atiendan necesidades de los ciudadanos.Las causasEn medio de la búsqueda de estas razones que han llevado a que la campaña sea aburrida, el profesor Jaramillo dice que existen tres posibles motivos que han hecho que se pierda el interés en el proceso electoral.“La primera causa sería que la gente ya asumió que la reelección del presidente Santos es un hecho; la segunda, que ninguno de los candidatos tiene disposición de debate, y tercero, que el sistema político y de partidos tienen un desgaste ante la sociedad que ya no cree en este tipo de colectivos ni de lo que hacen”, explica Jaramillo.Marroquín, entre tanto, asegura que antes las campañas comenzaban un año antes de las elecciones, pero “hoy, el fenómeno que se observa es que las campañas solo son de tres meses y los candidatos dejan en manos de unos grupos muy pequeños la responsabilidad que trabajen sobre la coyuntura y contraten encuestas”.Otro elemento que se adiciona a este escenario es el del proceso de paz, del cual algunos sectores de opinión dicen que se ha vuelto el eje alrededor giran los diferentes candidatos y esta situación ha llevado al debate mediático sobre el tema, dejando de lado otras necesidades que solo se pueden advertir leyendo entre líneas.El exmagistrado Eduardo Cifuentes anota que fue el mismo presidente Santos quien metió el tema del proceso de paz en la campaña, lo que ha determinado que “los demás candidatos se dediquen a reaccionar sobre lo que diga el Jefe de Estado, lo que pase en La Habana o frente a los golpes que propine la guerrilla en el marco del conflicto”.El jurista anota además que en la actual coyuntura existen muchos “puntos débiles del Gobierno que podrían ser aprovechados por los demás candidatos”, pero es un tema que aún no ha sido manejado por ellos.Resalta que debería haber más capacidad propositiva en temas como la salud, la educación, la infraestructura y la justicia, de los cuales advierte que el Jefe de Estado fácilmente puede hacer uso de ellos porque, de alguna manera, tiene resultados o propuestas preparadas para esos temas. Otra de las causas que tienen a la campaña en un punto muerto es el aspecto político.Un analista, que prefirió la reserva, comenta que en el actual escenario los candidatos están más preocupados por el acuñamiento de fuerzas políticas que por plantear soluciones a los problemas del país.“El presidente Santos no quiere que se le desvanezca la Unidad Nacional y trabaja en mantenerla y hacerla crecer con otras fuerzas, como los conservadores”, dice el analista.Agrega que las demás campañas hacen lo propio y ese esquema los mantiene al margen de la actividad propositiva. Complementa la tesis anterior el analista Ancizar Marroquín, quien manifiesta que “hoy pareciera que es más importante hacer contactos con los congresistas que plantear un plan de Gobierno para presentarlo a la opinión pública” y agrega que “a esto se suma que los aspirantes buscan cómo hacerle escándalo a las otras campañas y prueba de ello son las pilatunas que se hacen entre sí, que luego entrar a celebrar. Ese es el juego que se evidencia hoy”.Las ‘sillas vacías’, la moda en los debatesEn la actual campaña a la Presidencia, los debates entre los candidatos pasaron a un segundo plano, debido a que en los encuentros que han organizado los medios de comunicación y la academia siempre van los aspirantes que están en el medio y abajo de la tabla que han determinado las encuestas.De hecho, al más reciente encuentro solamente asistieron Óscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático; Martha Lucía Ramírez, del Partido Conservador, y Clara López, del Polo, mientras que el presidente candidato Juan Manuel Santos, de la Unidad Nacional, y Enrique Peñalosa, de la Alianza Verde no se presentaron.Esto generó que en el escenario se colocaran dos sillas plásticas para simbolizar el ausentismo de los dos candidatos, incluso en el auditorio se escuchó que los muebles eran iguales al que dejó de ocupar Manuel Marulanda, alias ‘Tirofijo’ en el inicio de los diálogos con el gobierno de Andrés Pastrana.Estas ausencias ya generaron críticas de los mismos candidatos. Ramírez dijo que “cómo se puede hacer una campaña de espaldas al país. El candidato presidente y el verde, y sus fórmulas vicepresidenciales, han decidido no hacer parte de los debates, será porque no quieren visibilizar la debilidad de sus ideas y por ello muestran un total desprecio a las inquietudes de los ciudadanos y los medios de comunicación”.Mientras tanto, el profesor Mauricio Jaramillo anota que esta es la evidencia de la carencia de propuestas de esta campaña y no hay disposición de debate como lo han demostrado el presidente Santos y Peñalosa.La representante de la Alianza Verde, Ángela Robledo, escribió en el portal de la Silla Vacía que “tal vez Santos y Peñalosa le temen al debate público porque sus asesores no han terminado de escribirles el libreto” y por eso le huyen a la confrontación.Estas ausencias, para Ancízar Marroquín, son la muestra de “que no hay confrontación de ideas” y “la campaña se va a acabar y nadie va a conocer los planes de Gobierno”.Juan Manuel SantosSu eje: un país en paz.-Dentro de sus principales propuestas, el Presidente candidato ha dicho que Colombia se tiene que preparar para el posconflicto.-Además, espera que el país sea el mejor educado de América Latina en el año 2025, además de la erradicación de la miseria.-Otro punto clave es la abolición del déficit de vivienda “para que los colombianos tengan la dignidad de un techo propio”.Enrique PeñalosaSu eje: reforma urbana y recuperar el campo.Propone: Atención a la primera infancia; mejorar la calidad de la educación en todos los niveles con énfasis en las zonas afectadas por la violencia; educación superior con oportunidades.Un país más igualitario en el que no haya exclusión; buscar un nuevo sistema de salud diferente al que existe hoy; el derecho a vivir sin miedo recuperando la seguridad urbana.Óscar Iván ZuluagaSu eje: Seguridad democrática, confianza inversionista, cohesión social y Estado austero.Propone: en seguridad más acceso a la justicia y seguridad para defender las libertades; desarrollo regional con un crecimiento de la economía del 6% anual, recuperación del campo; la jornada única escolar y garantizar el acceso a la educación superior; reforma a la salud y reducir el tamaño del Congreso en un 20%.Marta Lucía Ramírez

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad