La caleña que trabaja desde la Fundación Ford por las minorías

Diciembre 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | Reportero de El País, Bogotá

Myriam Mendez-Montalvo, directora de la Fundación Ford en la Región Andina, dice que si bien se ha avanzado para evitar la discriminación, aún falta mucho.

El nombre de Myriam Mendez-Montalvo no significaría mucho para el colectivo común si no se tratara de la directora de la Oficina de la Región Andina y el Cono Sur de la Fundación Ford, que por estos días cumplió medio siglo de funciones en Colombia y que trabaja en pro de la equidad y los derechos de las comunidades afrodescendientes, indígenas y los sectores más pobres del país.En diálogo con El País, esta caleña reconoció que “el conflicto armado interno es un ingrediente que se suma en contra de estas minorías” y asegura que “estudios revelan que a los afros y los indígenas el conflicto les llega de una manera especial”.¿Qué es la Fundación Ford?Es una organización de filantropía que fue fundada hace 75 años y está dedicada a la promoción de los valores democráticos, del desarrollo humano, a la protección de los derechos humanos y la lucha contra la pobreza. Es una organización que tiene su oficina principal en Nueva York y presencia mundial y América Latina y que trabaja principalmente en Colombia y Perú.¿Cuáles son los proyectos que trabajan en Colombia?El trabajo y la misión de la Fundación en el país es trabajar en pro de la inclusión y la no discriminación, especialmente a la que afecta a los grupos afrodescendientes, a las poblaciones indígenas y –obviamente- a los más pobres. Lo hacemos desde diferentes áreas de trabajo. Una es la construcción de oportunidades económicas; la otra de protección de derechos humanos, de la justicia racial y de las minorías; la otra el área de gobiernos transparentes, efectivos y responsables y, el área de acceso a la educación superior.¿Colombia ha avanzado algo para evitar la discriminación?Sin duda, creo que el país ha hecho grandes avances. La Constitución es emblemática en materia de reconocimiento de derechos, del carácter pluricultural y pluriétnico y eso es un gran avance. Pero como pasa en muchos contextos y sociedades de la región, está el reto de que esos derechos que están en la normativa puedan ser ejercidos plenamente.Pero, ¿aún hay niveles altos de discriminación?La discriminación es un aspecto del trabajo que estamos atendiendo en Colombia y sí hay grandes avances y mucho por mejorar, especialmente en lo que tiene que ver con esas poblaciones de las que hacía referencia. Pero este no es un desafío que le compete solo a Colombia, sino de las sociedades en general.¿El conflicto armado se ensaña en contra de estas poblaciones?Obviamente cuando las sociedades que tienen o padecen un conflicto como el colombiano, éste tiene una particular incidencia en las poblaciones más vulnerables y como lo muestran los estudios a los afros y los indígenas el conflicto le llega de una manera especial y los afecta de forma diferente.En materia educativa ¿usted cree que en Colombia la educación es un lujo?Nosotros creemos que la educación es un factor que ayuda a construir equidad, de hecho países como Colombia, Perú y Chile, que es donde trabajamos, sin duda han hecho grandes avances en materia de educación básica escolar, pero hay todavía un gran desafío que el acceso a la educación superior alcance a los grupos vulnerables. ¿Estos esfuerzos no quedan a medias cuando los niveles de deserción son tan altos?Hay muchos retos. Los índices de deserción no son un dato positivo y me parece importante es que desde la política pública se están haciendo esfuerzos para tratar de revertir esa situación.Entonces, ¿habría que buscar los mecanismos para que la educación superior sea gratuita?Lo importante es asegurar que las poblaciones menos favorecidas y las poblaciones motivo de nuestro interés deben tener garantías de acceso. Nosotros tenemos datos de colombianos que no entran a la educación superior, hay muy poca participación de estas poblaciones en el escenario universitario y en el Congreso hay proyectos de ley que están tratando de revertir esta situación.¿Cuántos colombianos se benefician con los proyectos que ustedes manejan?Nosotros tenemos un presupuesto de US$13 millones al año, en 2012 la mitad de esos recursos fueron invertidos en Colombia y estamos trabajando con 60 organizaciones diferentes, gobierno, universidades y con el sector privado. Desde hace 50 años, porque este año es el aniversario del trabajo en Colombia, en Bogotá se abrió la primera oficina, hemos trabajado con más de 60 organizaciones en Colombia y hemos invertido US$227 millones de dólares.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad