Jorge Franco, tentando la suerte

Agosto 02, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Sergio Villamizar | Colprensa
Jorge Franco, tentando la suerte

Jorge Franco, el autor de Rosario Tijeras, Paraíso Travel y El mundo de afuera.

El escritor presenta este martes ‘Santa Suerte’, novela con la que quiere cerrar el ciclo del gran protagonismo que las mujeres han tenido en sus historias.

Tomar distancia de sus anteriores libros, las problemáticas sociales en las que giraban sus historias e introducirse en el tema de la disfuncionalidad de la familia, le tomó a Jorge Franco cuatro años de trabajo, tiempo en el que logró terminar ‘Santa Suerte’, su nueva apuesta.El libro narra la historia de tres mujeres que en su juventud tuvieron sueños y anhelos, pero que tomaron caminos que las llevaron a la frustración y el desencanto. Cuando están entre los 40 y 50 años, miran hacia atrás y no les gusta lo que encuentran en su pasado, lo cual les lleva a desenlaces fatales.Amanda, Jennifer y Leticia las protagonistas, son hermanas y viven bajo un mismo techo, donde Franco, con su ya reconocido estilo, empieza a tejer el sentir de estas mujeres, con sus obsesiones, los dolores e incluso el masoquismo.Junto a ellas está el tiempo, que va y viene, que parece que el escritor no logra controlar, consiguiendo mantener en vilo al lector hasta las últimas páginas. Cuatro años de trabajo en ‘Santa Suerte’, su nueva novela…Fueron cuatro años en los que tuve mucho tiempo para la escritura, lo cual necesitaba porque fue un proceso muy difícil. A diferencia de las anteriores, no iban de la mano de una historia real, que sirve para saber hacia dónde vas. Tenía anécdotas dispersas de momentos, quizás escenas, pero desde ahí tenía que inventármeles todo el mundo a tres mujeres que viven en una misma casa, cada una con una forma de ser y de hablar distintas. ¿Difícil desarrollar una historia a tres voces protagónicas?Es lo más difícil, más cuando yo escribo tal cual aparece en el libro, capítulo a capítulo, entonces terminaba tres cuartillas y tenía que pasar a cambiar de personaje. Escribí ‘Santa Suerte’ mirando a la pared. Y lo hice a propósito porque veo que se le da mucha validez cuando se escribe sobre un hecho real y yo me hacía la pregunta sobre el derecho de los autores de imaginar, de generar situaciones sencillas para crear historias profundas.Su anterior novela, ‘Melodrama’ le presenta más dificultades al lector que su nueva obra ‘Santa Sangre’...‘Melodrama’ es un gusto que me di como escritor. Ya tenía dos libros que estaban bien posicionados y quería meterme en una obra muy literaria, laberíntica, oscura, jugando con los diálogos y el lenguaje. La disfruté mucho. En ‘Santa Suerte’ quise darle más al lector, presentarle una historia más organizada, con una estructura limpia, incluso le otorgué títulos a los capítulos, probándome en otras formas narrativas. Siempre escapo de mis novelas anteriores para evitar encasillamientos y emprender una nueva búsqueda literaria.¿Difícil trabajar durante cuatro años una historia y no perderle la pasión?Es necesario mantener las riendas de la historia y prestarle toda la atención a lo largo de la escritura, más aún cuando se inicie su revisión. Esta novela la terminé en enero y durante casi seis meses estuve mirando sus detalles. Quizás el juego de varias voces y los saltos en el tiempo me hacen mantener mi atención y que la pasión en la historia no se termine.Tres complejas mujeres en una misma casa…Con personalidades que iban de la mano con su forma de contar y su tono, por lo cual me hicieron la vida más difícil como escritor, al pasar, en cuestión de páginas, de una voz romántica y compulsiva, hacia una mujer fría como Jennifer, quien es la masoquista y llegar a una mujer que está bajo la presión del tiempo para recordar su vida al ser una suicida.¿En qué momento usted encuentra el título?Siempre quise escribir una novela que tuviera que ver con el azar y la suerte, porque siempre he creído que si hay una santa a la cual hay que encomendarse es a la suerte. Por suerte la vida nos cambia en segundos, para bien o para mal. Ese fue el principio de esta escritura, pero en el proceso de ésta, me encontré con otros elementos que también tienen que ver con la suerte pero en otro sentido, que era el pensar que viene una suerte de afuera, un azar, pero a la hora de la verdad, es que uno tiene que ver mucho con su propia suerte.Estas mujeres, en ‘Santa Suerte’, en un momento tuvieron oportunidades, pero ellas mismas tomaron unos caminos que las fueron llevando hacia la frustración y el desencanto del cual ellas fueron cómplices de su destino.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad