Informes inéditos revelan el riesgo que corrían los habitantes de Bello

Informes inéditos revelan el riesgo que corrían los habitantes de Bello

Diciembre 12, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

Desde 2003 diferentes entidades advirtieron el riesgo que se corría por la inestabilidad del terreno y por construcciones que no cumplían los requisitos. Documentos de una tragedia anunciada.

Para la historia quedará que a las 2:00 de la tarde del domingo 5 de diciembre de 2010, un asentamiento irregular conocido como Calle Vieja, en Bello, Antioquia, sencillamente desapareció.Más de 50 mil metros cúbicos de tierra sepultaron, en pocos segundos, a cerca de 110 personas (según el censo del viernes pasado).Desde ese mismo momento y en medio del griterío de los que quedaron vivos, comenzaron a rondar las preguntas. ¿Las autoridades sabían que algo así podría ocurrir?La respuesta es sí. Un acto administrativo proferido por la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (Corantioquia), del 23 de mayo de 2005, lanzó una alerta que se terminó cumpliendo al pie de la letra.El documento es el No. 3961 y tiene por objeto iniciar un proceso sancionatorio en contra de la Sociedad Minera Peláez Hermanos S.C.S., dueña en ese entonces de la mayor parte de los terrenos ubicados arriba de Calle Vieja, en Bello.En ese momento Corantioquia deja constancia que desde el 20 de febrero del año 2003 recibió diligencias remitidas por el Área Metropolitana, "las cuales hacen referencia a una escombrera ilegal localizada en el kilómetro 2 Autopista Medellín-Bogotá".También deja por sentado que tras varias recomendaciones no atendidas, "se continúa la descarga en vertido libre de material de escombros (...). En la actualidad se desconoce la capacidad de carga del terreno natural, las condiciones de estabilidad y de capacidad de soporte del depósito conformado" .Pero la siguiente alerta es la que más llama la atención por su contundencia, nivel de detalle y premonición: "se advierte que en el sitio no se observa un manejo adecuado de las aguas de escorrentía para periodos críticos invernales, que por lo tanto es factible que se presente una infiltración de aguas, saturación del terreno, generación de empujes hidróstáticos y movimiento en masa hacia el sector de Calle Vieja" .El acto administrativo lo firma Carlos Fernando Márquez Trujillo, jefe de la Oficina Territorial Aburrá Norte. Cinco años después la advertencia se cumplió.Los movimientos de tierra arriba de La Gabriela datan de hace 18 años. Hoy la ficha catastral de los terrenos está a nombre de la mencionada Sociedad Minera Peláez Hermanos S.C.S.Desde el 29 de abril de 1993, el Municipio de Bello le notificó a dicha firma que quedaba suspendido el permiso de botadero de tierras y escombros, según oficio No.0005, firmado por el entonces director Administrativo de Valorización, Edwin Londoño Jaramillo.Pese a dicha determinación, los años pasaron y en el lugar continuaron botando escombros y deshechos sólidos.Según la Sociedad Minera Peláez Hermanos S.C.S., no fueron ellos los que siguieron ejerciendo dichas labores, sino un hombre a quien le habían permitido vivir con su familia en uno de los linderos. Así se desprende de varios oficios que reposan en el voluminoso expediente.Por ejemplo, uno enviado al Inspector Primero Municipal de Machado (Bello) el 23 de septiembre de 2005. Ahí, Rosa Elvira Arcila de Peláez, quien se identifica como representante legal de la firma, asegura que se "reitera de nuestra parte que no hemos utilizado dicho predio para destinarlo a escombrera, tampoco hemos autorizado a nadie, es de su conocimiento que allí radica el señor José Domingo Rúa y éste adelantó la apertura de una vía más adelante" .En otro oficio, suscrito por dicha sociedad y dirigido a Sergio Velásquez, ex secretario de Gobierno de Bello, también se pone en conocimiento que el terreno está siendo explotado sin autorización alguna:"Estos hechos los produce el señor José Domingo Rúa Callejas, persona que no es ni ha sido trabajadora de la Sociedad Minera Peláez Hermanos y que no tiene nuestra autorización" .Parqueadero sin permisoEn medio de la confusión y el intento por rescatar a las víctimas, algunos líderes de la zona dijeron que los documentos que probaban que esta era una "tragedia anunciada", quedaron enterrados en la vivienda de Nazareth del Socorro Tobón Duque, una líder que hacía varios años le había hecho seguimiento al tema.Sin embargo, la mujer no vivió para contarlo.Tan solo dos días después del desastre, la Alcaldía de Bello emitió un comunicado titulado: "Informe técnico determina causas de tragedia en el Barrio La Gabriela" .En uno de sus apartes, la Administración asevera, a través de ingenieros y geólogos del Clopad, que "el evento producido se describe como un flujo de tierra generado por el efecto de aguas subterráneas acumuladas, a partir de los fuertes aguaceros caídos durante varias semanas" .Y líneas más adelante sugiere: "Igualmente, por la acumulación de aguas infiltradas provenientes del macizo rocoso y derrames de un lavadero de camiones que funcionaba en la parte alta del deslizamiento" .Según el certificado de Registro Mercantil expedido el 8 de marzo de 2010 por la Cámara de Comercio de Medellín, se trata del Parqueadero y Lavadero La Báscula, establecimiento que consigna como dirección la Autopista Medellín-Bogotá, kilómetro 2 más 200 metros; es decir, justo donde se ubica parte del terreno que se fue abajo y donde anteriormente funcionaba el botadero (ver foto principal) .La matrícula es la número "N 71228703-8" y está a nombre de Jesús María Figueroa Patiño.La pregunta es: ¿tenía este negocio permiso para funcionar? La siguiente es la respuesta de Diego Muñoz, secretario de Gobierno de Bello:"Lo que pasa es que el permiso de funcionamiento como tal no existe, sino el cumplimiento de los requisitos de la ley 232. Pero sí corresponde a las autoridades administrativas decirle, señor, muéstreme dichos documentos para poder funcionar" .¿Y eso ocurrió? "No sé. Ustedes porque se adelantan y tienen todo el derecho. Es respetable. Pero eso es lo que hay revisar, que de pronto haya algún proceso que se le hubiese adelantado" , dijo.Al contrario, el curador Primero de Bello, Diego León Marín Gómez, dijo que su despacho no ha otorgado licencia para que allí se construya parqueadero alguno, según él, porque además "está prohibido por el Plan de Ordenamiento Territorial (POT)" .En el mismo sentido se manifestó el ingeniero Nicolás Orrego, de la Curaduría Segunda. Hay que decir que Bello solo tiene dos curadores.Ahora bien, ¿quién es la autoridad que de primera mano debe conocer si un predio está siendo explotado debidamente?De acuerdo con el Código Nacional de Policía (Decreto 522 de 1971) las inspecciones de policía son las encargadas, entre otras funciones, de "conocer cuando se sepa que alguien esté ejerciendo ilegalmente profesión regulada por la Ley" .Alirio Bedoya, inspector de Policía de Machado (una de estas dependencias más cercanas al parqueadero) , le dijo a este diario que el establecimiento La Báscula era legal, para lo cual exhibió una licencia de construcción emitida por la Curaduría Segunda; es decir, la misma que negó haberla otorgado.La resolución tiene fecha del 21 de julio de 2008, y es expedida a nombre de Alirio Zamora Ardila y otros, identificado con cédula No. 17%¬322.580, "en su calidad de propietario" .Sin embargo, en ninguno de los parágrafos el documento consigna que el lote, con una extensión de 94.814 metros cuadrados, vaya a ser destinado a un lavadero de vehículos pesados."Nosotros otorgamos una licencia en la modalidad de cerramiento y acto de reconocimiento de un terreno. Esa no es una licencia para construir un parqueadero ni un lavadero" , reiteró el ingeniero de la Curaduría Segunda (ver facsímil página siguiente) .Así las cosas, ¿si el parqueadero La Báscula no tenía licencia de construcción, por qué la Administración de Bello no lo selló?En copia del formato de Censo de Industria y Comercio de la Secretaría de Hacienda del Municipio, que se remonta a enero del año 2010, se lee que un funcionario de nombre Óscar Darío Valencia realiza visita al predio.En las casillas del lado derecho quedó reseñado que quien atendió la diligencia no mostró certificado de salubridad ni certificado de bomberos. Tampoco un libro fiscal.En la Inspección de Policía de Machado reposa también fotocopia de un Formulario del Registro Único Tributario de la Dian, mediante el cual el Parqueadero y Lavadero La Báscula acredita que paga impuestos.Dicho establecimiento tiene matrícula mercantil desde el 5 de noviembre del año 2009 y hasta el día de la tragedia continuaba funcionando.Lo anterior también se corrobora al leer una carta dirigida a Julio Eduardo Muñoz, exsecretario de Gobierno de Bello, con sello de recibido del 22 de abril de 2009.La misiva la firma otra vez Rosa Elvira Arcila de Peláez, la representante legal de la Sociedad Minera Peláez Hermanos S.C.S.En el tercer párrafo, la remitente dice que "la sociedad que represento, propietaria de dicho predio (Autopista Medellín-Bogotá, kilómetro 2 más 400), no ha solicitado licencia para el funcionamiento de parqueadero ni ha concedido permiso para hacerlo a terceros" .Más abajo dice: "Como es de su conocimiento, este predio fue objeto de una querella, que se tramitó en la Inspección Primera del Municipio. (...) Hoy se presenta un tercero de nombre Alirio Zamora Ardila, con cédula 17%¬322.580, de Villavicencio, y quien pretende colocar allí un parqueadero" .En el último párrafo, la Sociedad Minera Peláez Hermanos S.C.S. pide "muy comedidamente el cierre del parqueadero que funciona sin la debida licencia y ordene retirar los letreros y las señales del parqueadero" .La carta lleva copias a Óscar Andrés Pérez, Alcalde Municipal; Luis Miguel Muñoz Díaz, secretario de Planeación Municipal; Hans Wagner, asesor Jurídico, y Édgar Callejas, presidente del Concejo.Más advertenciasEn una querella que instaura Peláez Hermanos S.C.S., en la Inspección Primera Municipal de Bello (Adscrita a la Secretaría de Gobierno) , y recibida el 11 de noviembre de este año; es decir, 24 días antes del desastre, se hace referencia a que el "señor Alirio Zamora hizo movimientos de tierra este fin de semana levantando cercos (...) en la margen noroccidental de la Autopista, a la altura del kilómetro dos de dicha vía" .Durante los días jueves, viernes y sábado se intentó establecer comunicación con la oficina del señor Alirio Zamora Ardila, en tres ocasiones cada fecha y no fue posible contactarlo.Pero ahí no acaban las advertencias. El 5 de noviembre de 2010, la gerencia de la firma Prefabricasa, le ofició al Dapard que el terreno ubicado en el kilómetro 1, de la Autopista Medellín-Bogotá, "está en condiciones no muy aptas para las personas que viven en el barrio La Gabriela. El predio amenaza con derrumbarse y presentar una eventual tragedia".En efecto, el desastre ocurrió. Las imágenes de los sepelios colectivos, de las familias de 59 cadáveres rescatados, de un parque infantil que brotó del barro, de un policía rescatando hombro a hombro a sus hijos, todas esas imágenes ya las conoce el país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad