Informe especial: el drama de miles de colombianos que viven esperando una pensión

Informe especial: el drama de miles de colombianos que viven esperando una pensión

Agosto 25, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García | Reportero de El País
Informe especial: el drama de miles de colombianos que viven esperando una pensión

Los aspirantes a una pensión en Colpensiones viven un verdadero drama para que se les reconozcan sus derechos. Largas filas y discusiones se ven en las oficinas.

Muchos colombianos no saben bien qué régimen escoger ni cómo pensionarse mejor. Solo la tercera parte de las personas que trabajan cotizan y por eso el sistema está desfinanciado. Preocupante panorama.

Como el Coronel, don Óscar Rodríguez* no tiene quién le escriba. Lleva cuatro años y medio esperando la respuesta a la carta de la pensión que radicó el 31 de marzo de 2009 después de trabajar 40 años en compañías de prestigio, de responder por los seguros de construcción de la base naval de Bahía Málaga y de manejar los seguros de una multinacional colombiana. Pero aún no tiene respuesta.Él, que veló por los seguros de sus empleadores, ahora no tiene el único seguro al que aspiró en la vida: su pensión.Como el Coronel, don Óscar se marchita esperando el aviso de que le han concedido la pensión a la que tiene derecho. Ya se cansó de ir a cuanta oficina del Seguro Social y de Colpensiones le dijeron que fuera a buscar la respuesta. Siempre se ha llevado la misma decepción del Coronel al arribo de la lancha que trae el correo: la carta no llega.Su constancia de radicación es la 76958. Sus semanas cotizadas son casi dos mil. Tenía 60 años cuando metió papeles. Estaba sobrado para la pensión. Tres años después de la solicitud, el Seguro Social le puso reparos porque estuvo casi dos años en un fondo privado de pensiones. Entonces le exigió que pagara $1.972.000 “para recuperación de transición”, dizque porque el fondo no había dado rentabilidad. Don Óscar los pagó sin consultar a ningún abogado con el afán de que le expidieran la resolución. Pero no fue así. La última empresa donde trabajó se compadeció de su situación y le ha prestado algún dinero para que subsista. Pero son casi cinco años de espera y ya no aguanta más. “Lo peor que le puede pasar a una persona-se lamenta- es perder su dignidad y eso es lo único que me falta, pero la estoy perdiendo”. Como el Coronel.José Daniel Ortega Vásquez, de 64 años, tiene la sentencia judicial que le otorga su pensión radicada el 4 de julio de 2012 en Colpensiones. Ha ganado todas las demandas, tutelas, desacatos y el Tribunal le confirmó la pensión, pero Colpensiones no le paga.Está postrado en la cama con cáncer en el hígado y en los pulmones. Y tiene una hija de 29 años con 91 % de invalidez. “Se está muriendo de cáncer y de inanición”, dice su abogada Alba Gloria Granja, quien por último acudió a la Procuraduría a ver si logra que se cumpla la sentencia de pago. Lesbia Isabel Carreño de Carvajal, una anciana de 82 años, también sigue peleando el pago de su pensión ordenada por sentencia. “Se va a morir antes de que le paguen”, se lamenta su abogada Ana Alicia Tenorio.Los de Óscar Rodríguez*, José Daniel Ortega y Lesbia Isabel Carreño son apenas tres de las 70.000 peticiones judiciales y 90.000 tutelas que aún no resuelve Colpensiones, entidad que asumió los procesos del Seguro Social.Para ellos el drama de su pensión significa una espera interminable -como la del Coronel- con la que no contaban al final de sus días. Y una nueva lucha.No hay plata pa’ tanta genteEl saliente director de Colpensiones, Pedro Nel Ospina, indicó que la entidad tiene un cronograma para resolver el problema hasta el 31 de diciembre, plazo que le impuso la Corte Constitucional. Antes del 30 de agosto se deberán resolver los casos de personas en estado de invalidez y enfermedades catastróficas, solicitudes hechas por personas menores de edad o mayores de 74 años y casos de personas que cotizaron en los últimos tres meses sobre la base de uno y de uno y medio salarios mínimos (grupo 1). Y antes el 31 de diciembre deberán resolverse los casos de quienes cotizaron en los últimos tres meses sobre la base de uno y medio a tres salarios mínimos (grupo 2) y los que tuvieron una base de cotización mayor a tres salarios (grupo 3).Colpensiones informó que en los primeros diez meses de operación resolvió 250.000 casos de pensiones. Pero aún queda mucho por resolver.El problema es que hay mucha información inconsistente y manual (no digitalizada) y los recursos para el régimen de prima media que maneja Colpensiones no alcanzan. De hecho, el Gobierno tiene que subsidiarle a la entidad $6 billones para pagar las mesadas de un millón de colombianos pensionados bajo el régimen de prima media.Sí, el sistema es deficitario. Según datos del Ministerio del Trabajo, en Colombia hay 22 millones de trabajadores, pero no todos hacen aportes a pensiones. Solo 7,7 millones, la tercera parte de ellos, hacen activamente sus aportes. Por eso el sistema está desfinanciado y, según algunos analistas, le ponen ‘peros’ al reconocimiento de las jubilaciones. No hay plata pa’ tanta gente.La Superintendencia Financiera, por su parte, tiene registrados 11.290.092 afiliados a los Fondos Privados de Pensiones, a junio de este año. Esto es casi 900.000 afiliados más que hace un año, a junio de 2012. Pero los que están aportando a estos fondos en realidad son menos de cuatro millones. Otra cifra similar están cotizando con Colpensiones (antiguo ISS).¿Cómo me pensiono?Marcelo Duque, director de la firma asesora ‘Cómo me pensiono’, explicó que en Colombia hay dos formas o regímenes para jubilarse. .Uno es el régimen de prima media que maneja Colpensiones (antes Seguro Social) donde se tienen en cuenta dos parámetros: edad y semanas. La edad hasta este año es de 55 años para las mujeres y 60 para los hombres. Y a partir del 1 de enero del 2014 sube a 57 y 62 años respectivamente.Las semanas requeridas hasta este año son 1250. El próximo año son 1275 y a partir de enero de 2015 son 1300 semanas cotizadas.En ese orden de ideas, si un hombre cumple los 62 años en el 2015 va a tener que contar con 1300 semanas para pensionarse. La mujer, a su vez, deberá tener 57 años y 1300 semanas.En un fondo, el parámetro ya no es de semanas cotizadas sino de capital y hay una edad de referencia. Lo que importa es el capital que se tenga en la cuenta de ahorro individual. Así, se estima que para que una persona logre una pensión de un salario mínimo, debe tener -según la ley- al menos el 110 % de capital de un salario mínimo ahorrado “y estamos hablando que con la esperanza de vida de hoy, ese capital es de $140 millones aproximadamente”strong>, dijo Duque.Si la gente quiere pensionarse con dos salarios mínimos su capital en el fondo privado deberá sumar $280 millones y así sucesivamente.Por esta exigencia es que mucha gente emigra al régimen de prima media de Colpensiones.Lo otro es que para calcular el valor de la pensión hay dos posibilidades en Colpensiones. Una es promediando los salarios de los últimos diez años y, otra, el promedio de los salarios de toda la vida. La ley le otorga al beneficiario el principio de favorabilidad para que se incline por la opción que más le convenga.El porcentaje del salario con el que se pensiona va a depender de la cantidad de semanas que se acrediten, y puede llegar hasta un 80 %. En el régimen de transición, sin embargo, las condiciones son otras. Enrique Chaverra, vicepresidente de TG Consultores precisó que les convendrá más un fondo de pensiones a personas que cuenten con un bono pensional calculado con salarios altos (de entre 10 y 20 salarios mínimos), ya que el capital ahorrado será suficiente para obtener una pensión medianamente equiparable con la que se obtendría en el régimen de prima media.El problema de todo, como están las cosas, es que efectivamente se otorguen las pensiones. Porque el sistema está desfinanciado, la información se embolata y en muchos casos hay que poner abogado para pelear el derecho a disfrutar del descanso después de una vida de trabajo. O, como el Coronel, esperar a que le escriban.* Nombre cambiado

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad