Indígenas homenajearon a Francisco en su llegada a Villavicencio

Indígenas homenajearon a Francisco en su llegada a Villavicencio

Septiembre 08, 2017 - 10:17 a.m. Por:
Agencia EFE
Villavicencio Francisco Indígenas

Con el tributo, en el que le entregaron un bastón de mando, la Guardia Indígena dijo haber "perdonado" por todos los daños que considera que la Iglesia les ha causado.

Agencia EFE

El papa Francisco tuvo este viernes un bonito recibimiento indígena, con saludos y regalos de las diferentes tribus de Colombia, a su llegada al recinto de Catama, en Villavicencio, para celebrar una misa campal.

Con más de media hora de retraso, entre otras cosas, por la multitud de personas que se agolparon en la carretera por la que pasó el papa, este llegó a la zona de la sacristía de Catama.

Allí fue recibido por la "guardia indígena", formada por miembros de varias comunidades venidas de diferentes partes de Colombia que le formaron una calle de honor.

En uno de los momentos más emocionantes, el papa abrazó y besó a varios niños indígenas.

Como regalo recibió un collar de los nativos y un sombrero típico. Tras recibir los obsequios, el papa caminó abrazado a dos indígenas adultos que usaban penachos en dirección a la sacristía, usando el sombrero y el collar.

Desde su llegada a Colombia, Francisco ha subrayado la necesidad de defender a las comunidades indígenas, un tesoro para la diversidad cultural del país.

Miembros de estas comunidades estarán también presentes en el acto de reconciliación que presidirá el papa tras el almuerzo en el parque de Las Malocas

"Se trató de una calle de resistencia, de armonía, de encuentro entre espiritualidades, la espiritualidad cristiana y de los pueblos indígenas", explicó a Efe Luis Alfredo Acosta, coordinador nacional de la guardia indígena de Colombia.

Esa organización está compuesta exclusivamente por miembros de pueblos aborígenes y ejerce su autoridad en sus territorios, muchos de ellos duramente afectados por el conflicto, sin armas.

Sólo se valen de unos bastones de autoridad decorados con ornamentos tradicionales y con ellos hacen valer su palabra.

Con esos bastones, que veneran y nadie toca excepto los mismos guardias, hicieron el homenaje  al obispo de Roma que inició una misa campal sobre las 10:30 de la mañana.

Para Acosta, el tributo tuvo "un significado que es más de los pueblos, de poder intercambiar y compartir con ellos un acto ecuménico para la vida" por parte del papa.

Además, nombraron a Francisco "guardián milenario de la tierra" en un "encuentro para la vida, para la resistencia".

Acosta aseguró que lo "perdonaron" por todos los daños que considera que la Iglesia les ha causado.

"Para los pueblos indígenas perdonar es que haya armonía, que el agua corra, que volvamos al vientre de nuestra madre, que no portes armas, por eso (le entregamos) el bastón de la paz", explicó.

Finalmente, detalló que ese perdón "es un acto de reconciliación", con la idea de "estar altivos, de estar de frente al mundo".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad