Incendios forestales dejaron millonarias pérdidas económicas para el país en 2015

Incendios forestales dejaron millonarias pérdidas económicas para el país en 2015

Febrero 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
Incendios forestales dejaron millonarias pérdidas económicas para el país en 2015

Informe de Planeación Nacional indica que las pérdidas fueron de 476 mil millones de pesos. El 90% de los incendios fueron generados por prácticas humanas.

Un informe del Departamento Nacional de Planeación (DNP) reveló que la pérdida económica a nivel nacional causada por la afectación de los incendios forestales en bosques es de aproximadamente 476 mil millones de pesos, equivalente a 0,063 % del PIB de 2015.

Las regiones más afectadas fueron el Centro Oriente (Cundinamarca, Boyacá, Santanderes y Bogotá),  con pérdidas que ascienden a 112.438 millones de pesos, representadas en 6498 hectáreas. Le sigue el Caribe y los Llanos.

Por departamentos, los que registran mayores pérdidas económicas por incendios forestales fueron Magdalena, Boyacá, Cundinamarca, Casanare y Huila. Un hecho curioso es que en los departamentos del Chocó, San Andrés y Vaupés no se reportaron hectáreas afectadas en 2015.

Estos resultados fueron depurados de la base de datos de reporte de Emergencias de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres  (UNGRD).

El director del Departamento Nacional de Planeación, Simón Gaviria, aseguró que la recuperación del bosque y de sus servicios ecosistémicos podría tardar hasta 30 años, la pérdida no solo se da en el 2015 sino también en los próximos años.

“La suma de las pérdidas anuales de servicios ecosistémicos es de cerca de 2,9 billones de pesos, que equivale a una pérdida anual aproximada de 323 mil millones de pesos, equivalente a 0,04 % del PIB”, indicó Gaviria.

De igual manera, el director del DNP hizo énfasis en que de acuerdo a estas cifras los alcaldes y gobernadores se ven obligados a tomar decisiones ligeras.

“Al perder bosque el país pierde servicios ecosistémicos como la regulación hídrica, el control de la erosión y de los sedimentos, el uso de biomasa y la captura de carbono, claves para la calidad de vida de los ciudadanos y para la economía del país. Esta cuantificación sirve para que los municipios y departamentos prioricen acciones de prevención en sus territorios con el fin de minimizar las pérdidas económicas”, dijo el funcionario.

Gaviria agregó que como consecuencia del Fenómeno de El Niño, la oferta hídrica disminuye y las coberturas forestales tienen menor humedad, lo que hace que se vuelvan más vulnerables a incendios y cualquier evento se magnifique, como sucedió en el caso de los Cerros Orientales en Bogotá.

“Magdalena ocupa el primer lugar por desabastecimiento de agua recurrente y por afectación de bosque por incendios forestales”, además el funcionario aclaró que la exposición directa del sol no es la principal causa de incendios.

Según el Ministerio de Ambiente, el 90 % de estos en 2015 fueron provocados por malas prácticas, como quemas no controladas para forraje o ampliar frontera agrícola.

Panorama nacional

De acuerdo a datos de la UNGRD, por el fenómeno de El Niño se han registrado y atendido 4.617 incendios entre enero 1 y diciembre 31 de 2015. Para atenderlos fueron movilizadas 28.628 unidades de bomberos y 5280 máquinas. 

En total, según la información de la UNGRD, durante el 2015 se han registrado 119.385 hectáreas afectadas por los incendios forestales.

Los departamentos donde se han visto comprometidas las mayores hectáreas fueron Casanare, Cundinamarca, Arauca, Tolima y Antioquia.

Del total de hectáreas afectadas por los incendios forestales se logró identificar que  23.232 corresponden a bosques (19,5 % del total hectáreas afectadas).

Los departamentos con mayores pérdidas forestales fueron Magdalena, Boyacá, Cundinamarca, Casanare y Huila. 

El DNP estimó la pérdida económica asociada al bosque afectado por incendios forestales considerando sus servicios ecosistémicos, incluyendo el de provisión de madera.

El 35 % de esta pérdida estaría asociada al valor de la madera que se dejaría de comerciar en los bosques afectados.

El 65 % restante está asociado a un valor aproximado de otros servicios ecosistémicos provistos por los bosques como la regulación hídrica, de clima, captura de carbono, control de la erosión y sedimentación, entre otros. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad