"Hubo complot contra Petro en el tema de Basuras", dijo Emilio Tapia

Diciembre 11, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

Emilio Tapia, vinculado a la investigación del Carrusel de la Contratación, en Bogotá.

Tapia señala a los operadores privados que venían prestando el servicio de recolección de basuras de los cuales dicen generaron el caos para perjudicar al alcalde.

Emilio Tapia, testigo de la Fiscalía en el caso del carrusel de la contratación, aseguró que tras la destitución del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, hubo un complot fraguado por los operadores privados que venían prestando el servicio de recolección de basuras, quienes se aliaron para generar el caos que vivió la capital el 18 de diciembre del año pasado. En entrevista concedida al diario El Espectador, Tapia manifestó que “si bien es cierto que hubo omisiones o errores en el tema de las basuras, hay un antecedente muchísimo más grave”, pues según él “hubo un complot contra el alcalde de Bogotá, por los intereses que tenían los operadores privados en su momento, éstos se juntaron para no aceptar del distrito la última prórroga que se les iba a hacer al contrato, con el fin de que se generara un caos en la recolección de basuras, caos que efectivamente se dio. Todo esto fue premeditado por los operadores privados”. Consultado sobre la cómo conoció el complot, Tapia dijo que desde la administración de Samuel Moreno él estaba organizando la licitación de recolección de basuras. “Obviamente interactué con las empresas que estaban participando en ese negocio que valía unos 2,4 billones de pesos. Una vez llega el alcalde Petro, ante su idea de quitarles a los privados ese negocio, éstos tomaron la decisión de no aceptar una nueva prórroga. Fíjese que mientras el alcalde ultimaba los detalles para entregarle al Distrito esta operación, necesitaba que los privados continuaran prestando el servicio. Por eso prorrogaba esos contratos. Entonces qué se hizo: los privados dijeron que no aceptaban otra prórroga y la estrategia era después mandar los camiones de basura a mantenimiento con el fin de provocar un caos. No era fácil para el alcalde buscar 700 vehículos recolectores de un día para otro. Al alcalde lo pusieron contra la pared”. A juicio del testigo lo que los privados querían era forzar al alcalde para que sacara una licitación en la que ellos pudieran seguir participando del negocio de las basuras y lo que se buscaba era seguir manteniendo el negocio por otros 7 años, obligando al alcalde a que se entregara incluso un contrato de mayor duración. También sostuvo que Petro se enteró del complot, que aparentemente corroboró la información y que por la falta de una herramienta jurídica no lo pido conjurar. “Otra opción era que los privados siguieran con el servicio, es decir, abrir una licitación para ellos y eso era lo que el alcalde no quería, que cuatro grupos empresariales se siguieran enriqueciendo. Él buscó bajar los costos y optimizar la prestación del servicio”. Al referirse a la destitución de Petro, declaró que fue una medida extrema de la Procuraduría.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad