Hijos de los liberados quieren recuperar los años perdidos

Hijos de los liberados quieren recuperar los años perdidos

Abril 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Daniel Suárez Pérez, reportero de El País
Hijos de los liberados quieren recuperar los años perdidos

Daniel Lasso Hernández sostiene una fotografía de su padre durante una ceremonia, el suboficial aún estaba secuestrado.

Algunos de los uniformados liberados dejaron a sus hijos siendo bebés y hoy los encuentran convertidos en adolescentes.

Yonathan Salcedo pensaba ver a su padre, el sargento del Ejército Róbinson Salcedo Guarín, con el cabello largo y más alto que él. Cuando lo vio en el aeropuerto de Villavicencio su padre no tenía el pelo como el de las pruebas de supervivencia. Y los dos tenían una diferencia de seis centímetros de estatura: el sargento medía 1,78 metros y su hijo 1,84. “Me equivoqué. Como era mi papá yo lo veía simbólicamente más grande”.Yonathan tenía 4 años cuando su padre fue secuestrado en la toma de la guerrilla a la base militar de Miraflores (Guaviare), el 3 de agosto de 1998. El joven de 18 años comenta que antes del plagio lo que hacía con su papá para él “son lagunas. Lo poco que recuerdo es que me llevaba a piscina o a un parque”.El hijo del sargento relata que el día que recibió a su padre también lo sorprendió cuando vio una pareja de loros que traía en su hombro izquierdo. Tenían cerca de año y medio, y desde que estaban pichones se los había regalado una guerrillera. “Me dijo tome, son para usted”.Yonathan dice que no ha tenido problemas en cuidar las aves. Las ha mantenido en el hotel donde está hospedado en Bogotá y cada que come ellos se arriman hasta su plato para alimentarse “de lo que haya, comen de todo”.El estudiante de tercer semestre de ingeniería industrial de la universidad de Ibagué, cuenta que no tuvo tiempo de entregarle un detalle a su padre. “Sí habían anuncios, pero no sabíamos bien cuáles eran las fechas para tenerle algo. Cuando vaya a la casa ya le entregaré las sorpresas que le tengo preparadas”.Sobre lo que quiere hacer cuando su padre salga del hospital Militar, Yonathan comenta que hará lo que diga el sargento: “él me ha dicho que quiere compartir conmigo el tiempo que ha perdido”.VacacionesHasta que cursó transición Daniel Lasso, hoy de 14 años, creía que su papá había partido a la selva porque estaba de descanso.En una prueba de supervivencia el sargento César Augusto Lasso , le había pedido a la mamá de Daniel, Ninfa Hernández, que no le dijera a él y a su hija menor, que había sido secuestrado por la guerrilla. “Que estaba pasando vacaciones en la selva y que iba a volver. Yo siempre le preguntaba a mi mamá que cuándo íbamos a buscarlo. Recuerdo que vi el noticiero cuando estaba cursando el jardín, vi a unos militares que regresaban de la selva y decían que habían sido secuestrados, ahí mi mamá me explicó qué era el secuestro. La verdad, en ese momento no lo entendí, lo supe mucho después”.La única referencia que tenía Daniel del físico de su padre, eran los videos que había enviado la guerrilla en el año 2009. El sargento había perdido parte de su cabello y estaba muy delgado. “Cuando lo vi en el aeropuerto, lo vi muy diferente. Llegó bien aunque no en las mejores condiciones. Por lo menos estaba mejor que en las últimas pruebas”.Daniel expresa que cuando lo vio en Villavicencio “yo sólo pensaba que él era mi papá. Él me dijo antes de abrazarme usted es mi hijo, que estaba muy grande y que me quería. Y yo pensé ese es mi papá y empecé a llorar. Cuando nos abrazamos, yo no decía nada, por dentro decía: él es mi papá, él es mi papá”.El joven que cursa noveno grado en la capital del Meta señala que lo único que quiere hacer en los próximos días es conocer a su padre. “Mi papá quiere que en el retiro de esta semana contemos nuestras vidas: la de mis hermanas, la de mi mamá, la de mi abuelita, la mía, la de él. Que por fin nos conozcamos”.Daniel dice que después de esa semana no tiene ningún plan con el sargento. “Yo quiero estar con él, no importa donde. Quiero que él vaya a una reunión del colegio y que me dé consejos. Eso es lo que siempre he soñado. Que si no quiere estar con mi mamá que esté en la misma ciudad con nosotros. Quiero saber qué es tener un padre”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad