Heridas en la izquierda siguen abiertas tras elecciones presidenciales

Junio 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País, Bogotá
Heridas en la izquierda siguen abiertas tras elecciones presidenciales

Aunque el Polo Democrático solo pudo elegir cinco senadores, con algo más de 500.000 votos, Clara López obtuvo dos millones de votos en las presidenciales.

Según analistas, la división surgida en las elecciones presidenciales tiende a radicalizarse. Futuro incierto.

Casi dos semanas después de realizada la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, y cuando todo empieza a retornar a la normalidad, los analistas ven lejana la posibilidad de que sanen las fracturas que dejó la contienda en el interior del Polo Democrático y de la Alianza Verde.Desde la óptica de sectores de opinión, la situación de estas dos vertientes políticas es complicada, en la medida en que si bien la directriz era dejar en libertad a sus miembros para apoyar a los candidatos en juego, hubo decisiones que hasta hoy generaron inconformismos que podrían agudizarse.Por los lados del Polo Democrático la situación es evidente: los que están con Clara López, que apoyó la propuesta de paz del presidente Juan Manuel Santos, y el ala que apoya al senador Jorge Enrique Robledo, quien insistió siempre en el voto en blanco.Aquí, a juicio de analistas, se repite la historia de la puja entre la izquierda moderada y la radical, lo que conllevará a un pulso sobre quién o quiénes manejarán las riendas de esta tolda.De hecho, el exmagistrado Alfredo Beltrán vaticinó “una gran confrontación interna debido a que mientras los sectores de López se mantendrán en una crítica constructiva, los de Robledo insistirán en la oposición”.Esta situación, para el analista Fernando Giraldo, desembocará en que “el sector de López busque que el gobierno Santos lo vincule, por lo menos en temas de paz y del sector social, cosa que no comparte Robledo, que se sostendrá en la oposición”.Incluso, se dijo, Robledo hará valer su votación (fue el Senador con mayor caudal en las elecciones pasadas, 191.910 sufagios) y reclamará su derecho a dirigir el Polo, lo que inclinaría la balanza a favor de la oposición y muy en contra de los intereses que hoy maneja la izquierda moderada.En este sentido, el expresidente de la Cámara, Augusto Posada aseguró que “esta situación entre la izquierda moderada, la radical y la salida de los Progresistas hacia los verdes, agudizará la crisis de este sector político a futuro” porque si bien el ala de Robledo podría ser minoritaria, buscará capitalizar su posición de cara a las elecciones regionales del año entrante.Además, para Giraldo es evidente que el tema tiende a agudizarse porque a la confrontación entre las dos tendencias, la moderada y la radical, se suman los intereses de sectores de la UP y la Marcha Patriótica, que buscarán, desde sus orillas, hacer valer sus posiciones que redundarán en un aumento de la brecha entre ellas.Una dificultad adicional para la izquierda, en opinión de Fernando Giraldo, se presentará con la eventual llegada de las Farc al escenario político, luego de su eventual desmovilización.“La izquierda que hoy conocemos no es la izquierda de las Farc, que llegará con sus propios intereses. Cuando se transformen en movimiento político el Gobierno deberá responder a lo que se pacte en La Habana, lo que va a generar nuevas discrepancias en este sector político”, dijo Giraldo.Pero el tema no se queda únicamente en el Polo Democrático. Por el lado de la Alianza Verde la situación podría ser, incluso, más crítica.Lo anterior se deriva de que en los verdes, según Posada, no hay ideología y lo único que manejan son conveniencias personales, razón por la cual calificó a esta tolda como “una fábrica de avales sin ideología concreta”.En perspectiva, el analista Ancízar Marroquín advirtió que las tendencias de izquierda y centro que existen en la Alianza Verde terminarán por chocar, porque cada una tiene sus propios intereses políticos y electorales.Marroquín explicó que, por un lado, los Progresistas buscarán “sacar provecho del nuevo momento del alcalde de Bogotá Gustavo Petro y proyectarlo para las elecciones presidenciales del 2018”, mientras que los del ala del excandidato Enrique Peñalosa no descartarán la búsqueda de un triunfo electoral en Bogotá en los comicios del año entrante “muy alejados de la tendencia hacia izquierda que hoy existe en los verdes”.Encuentre aquí toda la información sobre las Elecciones Presidenciales 2014

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad