“Hay que pagar la deuda histórica del Pacífico”: Ministro de Vivienda

Septiembre 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Vidal Garcés | Especial para El País
“Hay que pagar la deuda histórica del Pacífico”: Ministro de Vivienda

Luis Felipe Henao, ministro de Vivienda.

Luis Felipe Henao, ministro de Vivienda, dice que su cartera “por fin” llegará al Chocó y lo hará con inversiones que superan los $150.000 millones. El Valle es la zona donde más se están construyendo casas.

A sus 33 años, Luis Felipe Henao es el ministro más joven del gabinete. Nació en Medellín. Es hincha del Atlético Nacional, el equipos de sus amores, que se está fajando un par de campañas de infarto en el campeonato nacional de fútbol y en la Copa Libertadores. Su confianza en el triunfo es absoluta.Abogado de la Universidad del Rosario, tiene una especialización en derecho de empresa y es candidato a PHD en Derecho Penal en la Universidad de Salamanca. Sucedió en el Ministerio de Vivienda a su jefe Germán Vargas Lleras para continuar la titánica empresa de construir cien mil viviendas gratis para las personas más vulnerables de Colombia e invertir 4 billones de pesos, el presupuesto destinado por la administración Santos para construir acueductos en numerosos municipios y veredas, que por años han visto desaparecer, en manos de la corrupción, los dineros destinados a hacerles llegar el precioso líquido.¿Empezó su carrera pública tan joven que prácticamente pasó de la cuna al gobierno, no? Risa. A los 25 años empecé como secretario general del Ministerio de Ambiente y Vivienda, y a los 26 me nombraron viceministro de esa cartera. ¿En la universidad era un ‘nerd’?No, era juicioso, pero me gocé mucho la vida universitaria. Nunca sacrifiqué ninguna actividad por estar estudiando, porque creo que se pueden hacer ordenadamente varias cosas al tiempo: el estudio, los amigos, la parranda. Los mejores años de la vida son los universitarios porque le permiten a uno cultivarse y divertirse sin tanto estrés.Hay muchos jóvenes tecnócratas en la administración Santos. Antes, esos profesionales formados en el exterior le tenían alergia a lo público. Pienso que la administración pública es una oportunidad que la vida le da a uno. No comparto el chiste que algunos funcionarios hacen al referirse a su trabajo como el “servicio militar”. Creo que no hay mejor oportunidad para prestarle servicios al país que ser funcionario público y que es bueno dedicarle una parte importante de la vida a ese reto, porque el trabajo privado llegará en su momento. El presidente Santos ha logrado llevar al gobierno gente joven muy competente, esa misma que el sector privado quisiera robarse. Sí, es interesante ver que lo mismo está sucediendo en ciudades como Cali y Medellín, donde hay gente trabajando con mística a pesar de las limitaciones que representan, por ejemplo, los organismos de control respirándoles en la nuca y empapelándolos, muchas veces injustamente.Así es, pero hay nuevos liderazgos que han llegado a oxigenar con nuevas ideas la Administración y que están trabajando con energía y decisión por el país. Eso es magnífico como ejemplo demostrativo y ayuda a que los profesionales idóneos, capacitados y honestos, le pierdan el miedo a la administración pública, y quieran trabajar por la gente. Recuerde que cuando uno sale de la universidad y empieza sus primeros trabajos es cuando más ideales tiene. No importa equivocarse, porque uno aprende cayéndose y raspándose. Ni más ni menos que “el derecho al chamboneo” como lo bautizó el presidente López Michelsen… pero, vamos al grano: Germán Vargas Lleras le pasó a usted el relevo en el Ministerio de Vivienda. ¿Cuántas casas ha entregado en estos cuatro meses?Hemos entregado ya 10.000 viviendas, a un promedio de 1500 semanales y vamos muy bien. En Pasto entregamos las primeras 778, en Cartagena 1300, en Valledupar 1000, en Palmira 500, más de 2500 en el Atlántico entre Galapa, Soledad, Repelón y otros municipios, más de 900 en Medellín, y en Neiva ya se tienen construidos 1000 apartamentos y 2022 más en otras ciudades.¿Cuál es el plazo final para la entrega del total de las cien mil viviendas?Este año la meta es entregar 60.000 unidades y el próximo año las restantes 40.000. Hay que recordar que este proyecto no comenzó al tiempo con la administración Santos, sino que apenas lleva un año y cuatro meses, o sea que es todavía un bebé; pero en tan poco tiempo ya se están viendo los resultados.¿Y que otros ‘gloriosos’ contabiliza, fuera de las viviendas? Pues cómo le parece que, a pesar de la profunda caída de la construcción en Bogotá, esa locomotora del presidente Santos es la que más está jalando la economía. Como Bogotá es el 52 % del mercado, anteriormente una caída de sus niveles de construcción era muy difícil de asumir. Hoy, gracias al proyecto de las cien mil viviendas y al subsidio a la tasa de interés que sacó adelante el Presidente, se está recuperando mucho el sector total sin necesidad de Bogotá, que ha destruido 71.000 empleos. En el primer trimestre crecimos el 16.9 %, mientras que el PIB, en general, creció 2.8 %. Espero que en el segundo trimestre también seamos la locomotora más activa del país. Causa aprensión la radical subida del costo de vida en Bogotá, y muy especialmente en la propiedad raíz. ¿Hay peligro de una burbuja que, al estallar, afectaría al resto del país?Le he dicho al alcalde Petro que la única forma de regular el precio del suelo en la capital es generando una mayor oferta de vivienda. Infortunadamente, hoy se hace necesario sacar unos instrumentos normativos llamados planes parciales y, para la gente de a pie, que no está en el sector, eso significa una autorización para construir en determinados sitios. Pues bien, planes parciales no se han desarrollado en Bogotá por casi ocho años. Eso estimula que el poco suelo que queda disponible se valorice y vaya de la mano con el incremento en el precio de la vivienda usada.Pero debe haber otros factores que inciden en esos precios que parecen haberse vuelto locos.Sucede que cada día se está generando más y más clase media y el país ha crecido económicamente en forma sostenida durante los últimos ocho años. Eso hace que la gente tenga más capacidad de compra. Es un axioma que si no existe oferta, la poquita que haya valdrá más. Pura ley de mercado. Tema de su resorte son también el agua, el alcantarillado y los acueductos en todo el país. Tenemos magníficas reservas hídricas, pero centenares de poblaciones, veredas y municipios carecen de agua potable.Para mí el tema del agua es todavía más importante que el de la propia vivienda. A quienes la tenemos, el agua nos parece un recurso normal, pero hay poblaciones enteras donde es un verdadero lujo. Le hemos invertido mucho a ese programa y estamos desarrollando 89 proyectos estratégicos. Se presentaron más de 890 firmas a las licitaciones, lo cual indica que fueron totalmente transparentes.¿Qué proyectos hay para la región del Pacífico, a la que ningún gobierno le ha cumplido nunca las promesas?Hay que tomarse el Pacífico y pagar, “por fin”, esa deuda histórica. Y para lograrlo, tenemos un gran presupuesto de inversión para la región. Y utilizo las palabras “por fin” encomilladas, porque en Barranquilla había un barrio tan dejado de la mano de Dios, que se volvió lugar común decir: “por fin”, llegó el agua, “por fin”, el alcantarillado, “por fin”, tal y cual. Pues nosotros “por fin”, llegaremos al Chocó y lo haremos con inversiones que superan los $150.000 millones. La plata de los acueductos se la han robado varias veces en todas partes...Eso es cierto, en Carmen de Bolívar se la robaron ¡seis veces! La última vez que inauguraron, pusieron una motobomba, salió el agua por una fuente y cuando la comisión del gobierno se devolvió, no hubo más agua. Cuando fue el presidente Santos, teníamos ya 2500 viviendas con agua y eso seguirá marchando gradualmente hasta llegar al cien por ciento. ¿Cómo pueden robarse la plata una vez… y otra… y otra?Porque en muchas partes los presupuestos para el agua se volvieron la caja menor de los corruptos. A través de la Procuraduría hemos logrado acompañamiento para llegar a esas regiones donde consuetudinariamente se robaban la plata: Carmen de Bolívar, Magangué, Cartagena, ciudades emblemáticas, para nombrar solo tres. Sincelejo tendrá agua 24 horas y a Montería, que no tenía sino el 50 % del alcantarillado, la llevaremos al ciento por ciento. Estamos haciendo el acueducto alterno de Manizales para que no vuelva a quedarse sin agua. Las inversiones aquí superan los cuatro billones de pesos en este cuatrienio.¿Cuántas viviendas acaban de entregar en Cali y el Valle?Hicimos una maratón de entrega de más de mil viviendas en Cali, Yumbo, Andalucía y Guacarí. Es el departamento donde estamos construyendo un mayor número de viviendas y donde estamos poniendo también un mayor énfasis en el tema del agua. En este Ministerio no paramos. Cada semana a partir del miércoles empiezo a salir a los municipios para revisar cómo va todo, entregar viviendas y hacer los sorteos.¿Cuál fue la experiencia estupenda que tuvieron en Pasto?Fue extraordinaria, porque el déficit allá es cercano a las 8000 viviendas y en un año estamos construyendo más de dos mil, o sea que estamos subsanando más del 20 % del déficit. Fue emocionante encontrar a más de 200 madres cabeza de familia que, gracias a este proyecto, están pegando ladrillo, como obreras. Ellas se le miden a lo que sea. ¡Los pastusos son una gente muy berraca! Salí muy sorprendido y feliz por el trabajo que hemos generado con más de 3000 empleos en Pasto, una ciudad con uno de los índices de desempleo más altos del país. Estaba en el 14 %, ya lo llevamos en el 11 % y queremos bajarlo a un dígito. ¿Cómo incentivarán a los grandes constructores?Generando oferta de vivienda de interés prioritario para que lleguen los mejores, tal como ha sucedido con el proyecto de las cien mil viviendas gratuitas. Logrado eso, propiciaremos que la gente pueda hacer el cierre financiero. Usted sabe que hay dos grandes barreras para que una persona pueda tener vivienda: una, la cuota inicial, que una familia tendría que ahorrar a lo largo de 15 a 20 años, y otra, la tasa de interés. Es necesario que la gente tenga capacidad de pagar el crédito y por eso bajamos al 5 % la cuota inicial.¿Esto qué significa?Que para comprar un apartamento de 40 millones, una familia solamente tendrá que aportar dos. Y les vamos a ayudar con un subsidio que va hasta 15 millones de pesos, lo que quiere decir que una familia que gana entre uno y uno y medio salarios mínimos mensuales, entra al programa con 17 millones de pesos. El resto lo prestarán los bancos, a los cuales les vamos a dar una garantía a través del Fondo Nacional de Garantías, por cada préstamo que otorguen. Grosso modo, así será la operación que permitirá hacer realidad los 86.000 créditos para otras tantas viviendas, cuyo plazo de ejecución será alrededor de un año y medio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad