“Hay que evitar la ‘reformitis’ a la Constitución”

Febrero 16, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Andrea del Pilar Barrero
“Hay que evitar la ‘reformitis’ a la Constitución”

Presidente de la Corte Constitucional, magistrado Juan Carlos Henao.

El nuevo presidente de la Corte Constitucional, magistrado Juan Carlos Henao, habló con El País sobre el reto que tendrá de fortalecer los principios democráticos y de velar por el cumplimiento de la Constitución, que este 2011 ya cumple 20 años.

El nuevo presidente de la Corte Constitucional, magistrado Juan Carlos Henao, habló con El País sobre el reto que tendrá de fortalecer los principios democráticos y de velar por el cumplimiento de la Constitución, que este 2011 ya cumple 20 años. Henao, el primer caleño en hacer parte de la Alta Corporación, también defendió las bondades de la tutela así como la labor que ha venido desempeñando la Corte. ¿Cómo recibe su elección como nuevo presidente de la Corte Constitucional?Con emoción y como un gran reto. Con deseo de acertar y con el deseo de hacer lo mejor, de hacer perseverar la continuidad del discurso democrático de la Corte Constitucional en el país.¿Cómo lograrlo?Con fallos incluyentes, con fallos que expresen la filosofía de la Constitución de 1991, que es la función de la Corte Constitucional, de ayudar en el afianzamiento de los principios democráticos de la sociedad colombiana.¿Qué tan difícil resulta esa tarea?Es una labor larga, que se va dando poco a poco, de manera lenta. Colombia es un país en el que hay mucha desigualdad social, hay mucha intolerancia, hay mucha violación de los derechos humanos. Pero allí es donde viene el discurso constitucional como un faro de optimismo para la evolución social, en la medida en que se crea en el discurso que elabora una Corte Constitucional democrática. En esa medida, una sociedad va avanzando hacia el futuro, de manera positiva.¿Cuando habla del discurso democrático a qué se refiere, a llevarlo a toda la gente?Sí, en la medida en que se conozca más, que ya de por sí es bastante conocido. Uno de los factores importantes de la Constitución del 91 fue la introducción de la Tutela, que ha democratizado el ejercicio del derecho. Litigios de conflictos sociales que antes se resolvían a bala, a machete, hoy en día hay cada vez mayor conciencia de que hay medios jurídicos y que los conflictos se pueden resolver por ese lado. Sigue siendo la tutela un recurso muy usado por los colombianos... Estamos hablando de unas 45.000 tutelas al mes, es decir, 540.000 tutelas al año. Estamos hablando de una gran porción de la población colombiana que está utilizando mecanismos jurídicos, que está creyendo en la justicia, que considera que cualquier litigio de la pensión, de la empleada doméstica, de la trabajadora sexual, de la persona que no le dan los servicios de salud, se puede solucionar a través de medios jurídicos. Eso es un avance democrático. Pero hay quienes critican el abuso a la tutela, porque termina desangrando recursos del Estado...Eso es cierto, pero es absolutamente excepcional. Y la Corte Constitucional es la primera que todos los días del año niega muchas ocasiones tutelas cuando advierte que hay aprovechamiento para efectos de corrupción y para que se condene indebidamente al Estado a pagar miles de millones de pesos. Ahí es donde la Corte Constitucional juega un papel de frenar esas tendencias que tienden a generar críticas a la Tutela. Eso es excepcional. ¿De qué forma vinculará el trabajo de la Corte a todo el aparato judicial para que éste sea, como usted lo ha dicho, “más rápido, más pulcro y más honesto”?A través de la pedagogía constitucional que manda la propia Carta porque el discurso constitucional es un discurso en sí mismo optimista, es un faro democrático para un país, porque una democracia correcta tiene que ser una democracia pulcra y una democracia honesta.Por ahora, ¿qué temas iniciarán su revisión constitucional? El tema de la Emergencia Económica dictada por el Gobierno desde el año pasado a raíz de las inundaciones en el país. Eso será algo que estará saliendo en tres semanas o un mes. Está también la tutela sobre adopción homosexual y el Código de Minas.Este 2011 nuestra Carta Política cumple 20 años y si uno se pone a mirar en este tiempo ha habido al menos 30 reformas. ¿No cree que son muchas para una Constitución relativamente joven?Yo creo que sí son muchos cambios y creo que la tendencia tiene que ser, que entre menos cambios se le haga a una Constitución, mejor. Pero ha habido reformas positivas, como el caso de las Fiscalías y el cambio del sistema acusatorio penal. Pero sí creo que como regla general se debe sentar que una Constitución como carta de navegación de una sociedad debe ser lo más estable posible para efectos de que la sociedad sepa exactamente cómo comportarse.¿Cómo evitar tanta ‘reformitis’?Yo creo que esa ‘reformitis’ no son más que necesidades de ajuste político que se hacen al interior de la sociedad. Y ahora, cómo evitar esa ‘reformitis’, creo que eso se daría en la medida en que los partidos políticos vayan adquiriendo cada vez mayor solidez, representatividad y estabilidad.Hay quienes piensan que en nuestro país es más el tiempo que se invierte en legislar y proferir cambios en la Constitución, que en vigilar para que todas esas normas realmente se cumplan. ¿Qué piensa de eso?Yo creo que es tanto una cosa como la otra. Las necesidades de vigilancia, de concretar las reformas políticas y, sobre todo, lo que ya está dicho en la Carta, que tiene más de 300 artículos, es la finalidad de todo el poder público. Hay reformas que son positivas, hay otras que no lo son. Pero la esencia es que la función de los poderes públicos tiene que ser hacer cumplir la Constitución, porque la Constitución es una carta de navegación social donde los ciudadanos se referencian. ¿Cómo ha visto el trabajo que ha venido desempeñando la Corte?Yo diría que es una labor muy buena, pienso que va a cumplir pronto también 20 años. Ha tenido una jurisprudencia sólida. La Corte Constitucional colombiana se ha vuelto una exportadora de jurisprudencia. Latinomérica entera está pendiente de lo que dice la Corte Constitucional colombiana. La Corte tienen institucionalmente un nombre muy importante y respetado en términos de derecho constitucional. A propósito, ¿cómo se van a conmemorar estos 20 años?Va a haber muchas festividades en nombre de los 20 años de la Constitución, tanto de parte del Gobierno, como de parte del Congreso, las ONG, las academias. Va a haber un gran festín democrático.¿Se siente orgulloso de representar al Valle en la Corte Constitucional?Yo soy caleño de raca mandaca, de pandebono y de lulada y me siento muy emocionado de representar una tierra que adoro. Soy el primer caleño que hay en la Corte Constitucional, y más ahora como Presidente tengo un gran compromiso con mi terruño.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad