Hallan esqueleto de reptil marino prehistórico en el Tolima

default: Hallan esqueleto de reptil marino prehistórico en el Tolima

Los restos óseos fueron hallados en rocas cretácicas de hace alrededor de 80 millones de años en el municipio de Coello.

Hallan esqueleto de reptil marino prehistórico en el Tolima

Febrero 17, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
Hallan esqueleto de reptil marino prehistórico en el Tolima

estos fósiles que se encontraron en Coello de la especie llamada Mosasaurio.

Los restos óseos fueron hallados en rocas cretácicas de hace alrededor de 80 millones de años en el municipio de Coello.

El esqueleto de lo que sería un reptil prehistórico fue hallado por expertos en una quebrada seco de Coella, municipio del Tolima. Al frente de su hallazgo estuvo la paleontóloga colombiana y profesora de la Universidad Nacional María Páramo, quien al adelantar la excavación le llamó la atención que el esqueleto se encontraba casi completo y articulado, y que dentro de las cavidades se preservaron restos de tejidos blandos. El descubrimiento se logró gracias a Luis Enrique Calderón, profesor de Girardot, y su hijo Ricardo, a quienes les causó curiosidad lo que parecía ser un fósil incrustado en el lecho de una quebrada seca en Coello (Tolima). Al observar con más detalle decidieron tomar una pequeña muestra y enviarla al Servicio Geológico Colombiano (SGC). Allí se confirmó que aquellos pedazos pertenecían a un fósil y se adelantó de inmediato una expedición para conocer más detalles del hallazgo. En su investigación, la experta encontró que por las características anatómicas de los huesos y la forma del cráneo, fue una especie del género Eonatator, nueva en el mundo. La anatomía de la parte anterior del cráneo, así como la morfología y las interrelaciones de los huesos de la cintura pélvica y de los miembros constituyen un nuevo aporte. La longitud del fósil, medida desde el extremo anterior del hocico hasta la vértebra caudal 21 (última articulada), es de 2,8 m y la del cráneo es de 41,5 cm de largo. Se han conservado restos de tejidos dentro de las cavidades torácica, abdominal y en la región del cuello. Todos los huesos y restos de tejidos son de color crema-rosa y cada maxilar es largo y estrecho (el derecho lleva 20 alveolos y ha conservado 15 dientes). La columna vertebral está expuesta en su mayoría en vista lateral. El hueso más superior de la columna vertebral, conocido como atlas, no está expuesto. Se observan el axis (segunda vértebra cervical), otras cinco vértebras cervicales, 21 dorsales, 4 pigales y 58 caudales. De estas últimas, solo las primeras 21 están articuladas. De acuerdo con la cantidad, la morfología y la longitud de las vértebras conservadas, se estima que la cola fue de un largo similar al tronco. Este espécimen fue encontrado en rocas cretácicas de hace alrededor de 80 millones de años. En esa época, los mosasaurios, reptiles marinos por excelencia que contaban con aletas adaptadas para la natación, abundaban en el mundo. Asimismo, disponían de características muy variadas y se podían encontrar desde unos muy grandes (20 metros) hasta otros muy pequeños, como el descubierto en Coello. “Por los rasgos geológicos se ve que no frecuentaba el mar abierto, sino un poco más cerca de la costa. La forma anatómica de sus miembros anteriores y posteriores muestra que podía salir un poco al continente”, comentó la profesora Páramo. En la cavidad interna del esqueleto, por debajo de las costillas del fósil, se conservan tejidos que, por su ubicación anatómica, se identifican como restos de los pulmones y el páncreas. También fue posible divisar las fibras musculares que llegan a las costillas. “Uno de los aspectos que nos inquietó fue por qué no se preservó la piel, si se conservó lo de adentro”, afirma la investigadora. En la parte inferior del cuello, se almacenó una parte de material blando, que puede corresponder a piel, pero a simple vista no se observan las escamas, como corresponde a sus parientes actuales más cercanos: las lagartijas y las serpientes. Al mismo tiempo, en la región abdominal posterior, se reconocen restos de otros individuos de tamaño pequeño, que se interpretan como posibles restos de uno o varios embriones. La nueva especie fue llamada Eonatator coellensis. La última parte del nombre tiene que ver con el lugar donde fue encontrada. Tanto en Latinoamérica como en Colombia se han hallado especímenes pertenecientes al grupo de los Mosasaurios, pero de otro género.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad