Hacker Andrés Sepúlveda, el antihéroe del 2014

Diciembre 14, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Hacker Andrés Sepúlveda, el antihéroe del 2014

El hacker Andrés Sepúlveda fue elegido por los lectores de El País como el antihéroe de este año en Colombia.

Un desconocido prestador de servicios informáticos pasó a villano cuando fue acusado de espiar el proceso de paz de La Habana, en plena campaña presidencial.

Un elemento perturbador del proceso electoral colombiano. Una evidencia de la crisis institucional del país. Una muestra de la falta de transparencia en la democracia colombiana. Esos calificativos le atribuyeron a Andrés Sepúlveda, el hombre que el pasado 6 de mayo pasó de anónimo prestador de servicios informáticos a hacker capturado por presunto espionaje y saboteo al proceso de paz de La Habana. Tema crucial de los aspirantes para captar el favor de los votantes en las elecciones presidenciales del pasado 15 de junio. Un sondeo de nuestra ‘fan page’ El País Cali ubicó al hacker como el máximo antihéroe en 2014 por el escándalo que graduó a Andrés Fernando Sepúlveda Ardila, “un bachiller experto en seguridad informática” en villano del tráfico de información reservada del Estado y de personalidades del equipo negociador del Gobierno Nacional en pleno furor de la campaña presidencial. Lea también 'Opinión: Sociedad madura y una mejor democracia'.Videos, llamadas telefónicas, correos electrónicos y recibos de pago, entre otras pruebas encontradas en la sede de Andrómeda, supuesta empresa fachada, dejaron en evidencia que prestaba estos servicios a la campaña del candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, y a su jefe de debate, el expresidente y ahora senador, Álvaro Uribe.El analista político Fernando Giraldo cree que tiene sentido esta nominación de antihéroe, “entendido como una persona que diluye o logra neutralizar las acciones positivas de otros que sí son héroes”.Giraldo explica que en un país democrático como el nuestro, las elecciones son un proceso fundamental e importante para la estabilidad del sistema político y social. Y Sepúlveda logró poner en jaque ese proceso. “Si protagonista es quien es reconocido por sus acciones positivas, el antiprotagonista lo es no solo porque por sus acciones es percibido como negativo, sino que termina neutralizando la labor de los verdaderos protagonistas”, agrega el analista.Y fue lo que pasó cuando la campaña presidencial ardía. La irrupción de un desconocido que interviene en un proceso en el que unos protagonistas (Zuluaga - Santos) buscan el favor y la simpatía de los ciudadanos. “Eso terminó minando por dentro en la medida en que les neutralizó toda la labor que estaban realizando porque alteró el proceso electoral”. Katerine Quintero, politóloga egresada de la Universidad Icesi, dice que el hacker fue el fogonazo de la campaña del partido Centro Democrático en la elecciones presidenciales. “A raíz de estos hechos y demás escándalos, se evidencia una crisis institucional en los partidos políticos. El Estado colombiano no ha escapado a la crisis de los partidos que afecta al área Andina. El nivel de fragmentación de las colectividades afectan gravemente la gobernabilidad del Estado colombiano y la legitimidad misma de las instituciones hasta ese punto”.Los otros antihéroesLuis G. Miranda, presidente Corte Suprema de Justicia

El magistrado generó indignación nacional por aprovechar su investidura para presionar a policías para liberar a su hijo sorprendido en actos obscenos en un carro oficial. “Esto ejemplifica debilidad y crisis institucional, amplificando la brecha de la corrupción y poca credibilidad en las instituciones”, dijo la politóloga Katerine Quinte- ro. “La falta de normas de control a funcionarios facilitan estos hechos bochornosos. Las altas cortes no tienen régimen discipli nario y no hay cómo ni quién pueda san- cionar a un magistrado”, añadió. Para Luciana Manfredi “el uso de bienes públicos con fines privados es una falta a la transparencia”.

La Superintendencia de Sociedadades sancionó por diez años a Rodrigo Jaramillo y Juan Carlos Ortiz, cerebros del desfalco de Interbolsa S.A. “Es polémico por la incoherencia entre decir y hacer”, dice la antropóloga Andrea Buenaventura Collazos. “Mientras Interbolsa iba a la quiebra, la cabeza recibía sueldo y bonificaciones. Esto genera inconformidad en el imaginario, que visualiza los contrastes de la desigualdad, no solo por el engaño y el robo, sino por la frustración de estar en un sistema económico donde ‘hay sin haber’”.

Un episodio casi de intento de antropofagia y que suscitó debates sicológicos, psiquiátricos, ríos de tinta en la prensa y críticas y memes en redes sociales, fue el protagonizado por el delantero uruguayo Luis Suárez. El hecho sucedió en el Mundial Brasil 2014, en el partido frente a Italia, cuando mordió en la espalda a Giorgio Chiellini. El uruguayo recibió la sanción económica de la FIFA ,que lo suspendió por 9 fechas y lo hizo empacar maletas a su casa.

“Grupos difíciles de manejar en un gobierno, como los desplazados, negritudes e indígenas, son un cáncer que tiene el Gobierno Nacional y mundial”, fue la frase que convirtió a este concejal risaraldense en el primer condenado por discriminación en el país. Fallo visto como un avance.El presidente de la constructora CDO del edificio Space de Medellín, fue piedra de escándalo por el colapso de las torres y recientemente por el homenaje y la condecoración que le daría la Sociedad Antioqueña de Ingenieros, que generó la ira de las víctimas, cuyas vidas se derrumbaron.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad