Gremios respaldaron posturas del Gobierno frente al paro camionero

Julio 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa.

Los más importantes sectores de la producción nacional llamaron la atención sobre la crisis del sector. Rechazan las “excesivas pretensiones” de los transportadores.

Al cumplirse un mes del paro camionero, que ya deja multimillonarias pérdidas y desabastecimiento de alimentos y combustible en varias regiones del país, los más importantes gremios de la producción nacional llamaron la atención sobre la crisis del sector y su impacto en el crecimiento económico del país.

Lea también: Por paro camionero, capacidad de carga de Buenaventura está casi al tope.

En primer lugar, la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, que representa al 75 % del sector agropecuario nacional, respaldó las posturas del Ejecutivo y llamó la atención de los transportadores en cese de actividades, para encontrar una pronta solución.

“El gremio de gremios rechaza la propuesta de retomar la tabla de fletes, entre otros, pues urge generar las condiciones para lograr la eficiencia de la cadena logística. Tal como menciona el Consejo Gremial Nacional, CNG, el país debe continuar con los esfuerzos por mejorar sus costos logísticos, fundamentales para la competitividad nacional. Cualquier retroceso significaría pérdidas para la cadena de suministro de transporte. Es necesario que los precios de los fletes sean determinados con criterios técnicos, que contemplen las condiciones y consecuencias del mercado y promuevan los costos eficientes”, advierte la SAC.

Lea también: Alzas en precios de alimentos en el Valle superan el 40 % por paro camionero.

El gremio agropecuario dice que “las cosechas y los productos se están quedando en las fincas sin posibilidad de llegar a sus destinos principales, generando pérdidas a los agricultores y afectando al consumidor final”, y advierte del represamiento de insumos en los principales puertos nacionales y de la parálisis de las actividades agropecuarias.

El presidente de la SAC, Rafael Mejía López, concluyó que el paro de transportadores de carga está afectando la seguridad alimentaria, pues cada año se pierden 9,7 millones de toneladas de alimentos, lo que afecta la competitividad del sector.

Fenalco rechaza el paro

Entre tanto, el presidente de Fenalco Nacional, Guillermo Botero, rechazó las acciones de los gremios camioneros “que han querido imponer sus condiciones a la ciudadanía y a la economía, mediante el recurrido expediente de los paros que perjudican a la sociedad y ocasionan graves perturbaciones al comercio interno y externo de Colombia”.

El presidente de Fenalco dijo que durante varios años hubo suficiente oferta de carga por una economía creciente, “los propietarios de camiones cobraron a los generadores de carga: comercio, industria y sector agropecuario, fletes exageradamente altos, pero no ahorraron, no renovaron sus equipos y ahora, cuando la curva de carga disminuye temporalmente, pretenden por las vías de hecho que los empresarios les paguen unos fletes artificialmente altos que están fuera de toda lógica del mercado”.

Según el gremio de los comerciantes, el valor de los fletes debe ser “única y exclusivamente la resultante del cruce de la oferta de carga y la demanda por capacidad de transporte en el mercado”.

Fenalco también expresó sus reparos al sistema de ‘chatarrización uno por uno’, pues considera que “se convirtió en un negocio financiero para unos pocos particulares en donde la compra/venta de cupos está obstaculizando la libre entrada y salida de equipos al mercado para la necesaria reposición del parque automotor”, y recordó que ya la Fiscalía General de la Nación investiga posibles irregularidades en ese aspecto.

“Esta perversa medida, presionada por las vías de hecho hace varios años y agravada con el decreto 486 de 2014, está llevando al país a la obsolescencia infinita, que consiste en que cada día que pasa, ante la imposibilidad de introducir nuevos vehículos de carga al mercado, el parque actual se está volviendo más obsoleto a pasos agigantados. El año pasado se importaron solo 52 cabezotes de tracto camiones y este año en el primer trimestre se habían importado solo seis unidades. Para renovar la flota, cada vez más obsoleta de unos 62 mil tracto camiones, a este ritmo lo haremos en más de mil años”, afirma Botero.

El efecto de la construcción

A su turno, la presidenta de Camacol, Sandra Forero Ramírez, también advirtió de los efectos que está generando el paro camionero en el sector de la construcción, debido a la escasez de insumos en regiones y centros urbanos.

Este efecto impacta de manera indirecta la construcción de más de 180.000 viviendas y cinco millones de metros cuadrados de actividad no residencial, dice la presidenta del gremio, y agrega que a ello se suma el represamiento de cerca de $70 mil millones diarios de materiales industriales y productos manufacturados para  las obras de construcción.

Camacol afirmó que apoya al Gobierno Nacional “en la búsqueda de soluciones que no cedan ante presiones indebidas, sino que garanticen una política en materia de transporte de carga, sostenible en el tiempo, que promueva las buenas prácticas, la modernización, la formalización de la actividad y que impulse la competitividad del país”, sostuvo Forero Ramírez.

"Determinaciones contundentes": Fedearroz

La Federación Nacional de Arroceros, Fedearroz, también respaldó al Gobierno Nacional en la búsqueda de soluciones a la crisis del sector de transporte de carga por carretera, pero le pidió al Ejecutivo tomar “determinaciones contundentes, para evitar el colapso de sectores tan básicos como el arrocero”.

El gremio asegura que si el paro se mantiene más allá del 15 de julio, cuando se recoge la cosecha grande del país, “la más grande de los últimos 20 años”, las repercusiones económicas y sociales “serían catastróficas”.

En carta enviada al presidente Juan Manuel Santos, el gerente general de Fedearroz, Rafael Hernández Lozano, señala que en el primer semestre del año se sembraron 380 mil hectáreas de arroz, es decir una producción de dos millones de toneladas de arroz paddy verde, que deben ser transportadas 24 horas después de la cosecha hasta los molinos y luego hasta los centros de consumo.

“Si bien es claro que la devaluación y otras circunstancias propias de la economía nacional inciden sobre la operación del transporte, como ha ocurrido con otros sectores, esto no justifica las excesivas pretensiones de los transportadores, ya que ello incrementaría seriamente los costos de producción y afectaría el precio al consumidor”, dice la misiva.

Hernández Lozano concluye que “Fedearroz llama la atención sobre las exigencias del gremio transportador, que se ha limitado a mantenerse en un listado de solicitudes, sin mostrar voluntad de ceder en algo en ellas, como una manera de contribuir en algo a la construcción de un nuevo país”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad