Gobierno, preocupado por discriminación contra colombianos en Chile

Octubre 18, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co y EFE

La Cancillería, a través de un comunicado, hizo un llamado a la tolerancia ante los enfrentamientos entre chilenos y colombianos. El sábado se realizará una marcha contra inmigrantes en Antofagasta.

El Gobierno colombiano manifestó este viernes su preocupación por los enfrentamientos que en los últimos días se han registrado en Chile entre ciudadanos de los dos países y que han hecho que en la ciudad de Antofagasta se convoque a una marcha en contra de los inmigrantes colombianos. "Hacemos un llamado a la tolerancia y al respeto para que no se sigan promoviendo mensajes que inciten a la violencia", dice el Ministerio de Relaciones Exteriores colombiano a través de un comunicado.Para la Cancillería, durante muchos años los colombianos han sido bien recibidos en Chile, donde la migración "ha sido tradicionalmente dinámica y responde al crecimiento vigoroso de la actividad laboral y especialmente al desarrollo que han tenido varios sectores de su economía". Aunque el Gobierno colombiano afirma que la migración promueve "la convivencia pacífica" y "procesos de integración económica, cultural y social", advierte que no se tolerarán "los fenómenos delincuenciales", los cuales son combatidos con el apoyo de las autoridades chilenas. Esto último en referencia a la queja de algunos chilenos, que aseguran que la presencia de colombianos en sus ciudades ha aumentado los niveles de delincuencia en los últimos meses. Los enfrentamientos en Chile entre ciudadanos de ese país e inmigrantes colombianos comenzaron luego del partido de fútbol entre las selecciones de los dos países, jugado en Barranquilla hace una semana. A raíz de esto, en Antofagasta los organizadores de la marcha en contra de los inmigrantes colombianos, la cual se realizaría este sábado, aseguran que la delincuencia de su ciudad se ha incrementado por culpa de los extranjeros. Sin embargo, según datos de las autoridades chilenas, tan solo el 4,7 % de los delitos son realizados por inmigrantes. Sobre la marcha, la directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Indh, Lorena Fries, dijo que la convocatoria representa "una actitud bastante discriminatoria y estigmatizante de los inmigrantes o de las personas que están en nuestro territorio y que son de nacionalidad colombiana".Además, Fries aprovechó para criticar al actual intendente regional, Waldo Mora, quien declaró que los extranjeros "causan problemas de convivencia y quiebres matrimoniales" en Antofagasta."Sus declaraciones, como el llamado a esta marcha, nos preocupan, porque pareciera que se está generando un clima adverso para las personas que emigran hacia la zona norteña desde países fronterizos o Colombia", aseveró la titular del Indh. Agregó que se debe evitar a toda costa que se genere "un cultivo de xenofobia y racismo" en el país.La alcaldesa de la ciudad de Antofagasta, Karen Rojo, manifestó no tener problemas con la realización de la marcha, mientras esta se realice con respeto. "No tenemos miedo a ninguna manifestación, siempre que se haga con respeto y que esta cumpla con el objetivo que se plantea y no se transforme en una actividad xenófoba", aclaró Rojo.La alcaldesa confirmó la realización de una mesa de trabajo para revisar las políticas de ingreso y permanencia de los extranjeros. "Se está dando un proceso migratorio en nuestra ciudad y está generando muchos problemas en la comunidad. Hay que poner un punto final a esta situación, por ello esta mesa tiene un propósito de integración, pero respetando las leyes chilenas", apostilló.Por otro lado, ante la repercusión que esta convocatoria ha tenido en las redes sociales y los medios chilenos, una de las organizadoras de la marcha comentó al sitio Soyantofagasta.cl que "es una manifestación que muestra repudio contra actos delictivos de algunos extranjeros, no todos". La Policía de Chile estima que actualmente unos 15.000 colombianos viven en la Región de Antofagasta.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad