Gobierno Nacional radicó en el Congreso las objeciones a la Reforma a la Justicia

Junio 25, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Gobierno Nacional radicó en el Congreso las objeciones a la Reforma a la Justicia

En el Congreso de la República se llevó a cabo el debate y la posterior votación de aprobación de conciliación, que le dio paso a la reforma a la justicia.

Según Alfonso Prada, representante del Partido Verde, lo que se pretende es que la reforma no entre en vigencia, debido a que las objeciones tienen relación con toda la enmienda.

El Gobierno Nacional ratificó este lunes ante la Secretaría general del Senado, el memorial de 68 páginas con el cual fundamenta las objeciones contra la reforma a la Justicia, de la que dice es inconstitucional en varios de sus artículos con los cuales fue aprobada.El documento firmado por el saliente ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra, y el titular del Interior, Federico Renfijo, termina señalando que “el Gobierno Nacional espera que las deficiencias detectadas en este escrito conduzcan a que el Honorable Congreso de la República adopte las medidas necesarias para evitar que las disposiciones señaladas entren en vigencia. No obstante, dada la gravedad de estas irregularidades y las previsibles consecuencias que su implementación podría generar en la estabilidad institucional del país, en la afectiva prestación del servicio de administración de justicia y en el desarrollo transparente de la actividad parlamentaria, el Gobierno Nacional se permite objetar la totalidad del articulado aprobado por el Congreso”.En sus explicaciones el Gobierno justifica la petición en el sentido que en varios casos la “aprobación de los textos de la reforma se hizo de espaldas a la voluntad de las Cámaras, en flagrante exceso de las facultades de conciliación y, por qué no, en un ejercicio abusivo de competencias que podría calificarse como desviación de poder”.También se justifica el Gobierno para pedir el hundimiento de la reforma en que lo aprobado por el Congreso “es tan nocivo para la institucionalidad y tan opuesto a los fines del Estado que sólo la premura de los debates, acosados por la culminación de la legislatura, permiten comprender el hecho de que hayan sido incluidas en el proyecto. Estos cambios hacen que todo el proyecto se haya tornado manifiestamente inconveniente”.De la misma forma asegura el memorial que al revisar la reforma se observa que muchas disposiciones aprobadas evidencian que su inclusión no cumplió con los debates mínimos exigidos por la Constitución, “por tanto, que no fue suficientemente debatida a lo largo del trámite del proyecto por el Congreso”.Al leer el documento es evidente la molestia que tuvo el Gobierno Nacional con el Congreso, que a lo largo del documento le formula serias críticas a los parlamentarios por haber pretendido aprobar una reforma constitucional que se aparta de la legalidad.“El Gobierno encuentra con preocupación que en estos casos la voluntad de reforma constitucional del Congreso no parece haber quedado plasmada en el texto definitivo de la reforma y, en consecuencia, las disposiciones que podrían entrar en vigencia no reflejan la voluntad del pueblo, democráticamente representada en la de sus congresistas”, sostiene el Gobierno.Les dice el Gobierno a los congresistas también que hay varias de las normas aprobadas que “las convierte en piezas altamente inconvenientes para el funcionamiento del Estado, para la administración pública, especialmente para la administración de justicia, y para la vigencia de derechos y garantías públicas de los asociados”.Insiste el Ejecutivo en que “algunas de las normas aprobadas por el Congreso tienen la capacidad de desestabilizar el andamiaje de la administración de justicia, en detrimento de la garantía de derechos como el acceso a la administración de justicia o la afectación de principios como el de responsabilidad de los servidores públicos o transparencia de la función pública”.Las objeciones pretenden hundir la totalidad de la enmienda, debido a que si el Congreso acepta las observaciones del Ejecutivo, ésta quedará totalmente desarticulada.Así lo explicó el representante del Partido Verde, Alfonso Prada, quien aseguró que lo que se pretende es que la reforma no entre en vigencia, debido a que las objeciones tienen conexidad con toda la reforma. Por esta razón, en el momento de ser aceptadas se afectará todo el cuerpo de la enmienda."Si aceptamos las objeciones parciales hacemos que se fragmente la reforma y se hace infructuosa, de manera que no se justifica hacer un intento de salvar un artículo", dijo el Representante a la salida de una reunión en el Palacio de Nariño con el presidente, Juan Manuel Santos; el ministro del Interior, Federico Renjifo, y miembros de la Unidad Nacional.De otro lado, el congresista explicó que el Gobierno sustentó la decisión de objetar con base en lo establecido en la Ley 5a. de 1992, que establece un tratamiento igual de los actos legislativos al de las leyes ordinarias.Enfatizó que la posibilidad de cometer nuevos errores es de "cero, debido a que lo que se pretende es tratar de enmendar el error cometido en la conciliación del proyecto". La mayoría de la Unidad Nacional pide hundir la enmiendaDe hecho, este lunes se conoció que la idea de hundir la reforma a la justicia es una posición ya decidida en los partidos Verde y Liberal. El Partido Conservador definirá el martes si acoge la misma propuesta y la U tiene prevista reunión apenas el jueves (segundo día de extras) para definir una posición.El senador del Partido Liberal Juan Fernando Cristo aseguró que es necesario hundir el acto legislativo y que así mismo piensa el presidente Juan Manuel Santos: “Hay que hundirla y hay que hundirla totalmente, hay que rechazar las voces de quienes pretenden salvar algo de la reforma; debe ser hundida de manera aplastante y tiene que haber un mensaje político claro del Gobierno, del Congreso y de las cortes a los colombianos. Hay que doblar esta triste página del proceso legislativo”.Declaró, además, que hay una responsabilidad compartida frente a la aprobación del acto legislativo en la etapa de conciliación y calificó ese hecho como “una metida de pata”.“Este episodio ha sido un festival de metidas de pata del Gobierno Nacional, que no trancó la reforma cuando ha debido hacerlo y muchos se lo advertimos; de las mesas directivas del Congreso; de la comisión de conciliación y, hay que decirlo también, metida de pata de nosotros mismos, que con la presión del último día no advertimos los goles que venían incluidos”.Otros dos partidos de la Unidad Nacional no se han reunido todavía, el Conservador y Cambio Radical, pero algunos de sus directivos han expresado que esa sería definitivamente la posición a seguir.El presidente del conservatismo, Efraín Cepeda, citó para este martes a junta de senadores y representantes, en la que se planteará esa propuesta de hundirla, la cual ha venido expresando Cepeda desde el viernes pasado, cuando apoyó al presidente Santos en las objeciones a la reforma a la justicia.Cambio Radical, por intermedio del representante Germán Varón, también aseguró que es mejor hundir la reforma, sin embargo este partido no ha notificado a su bancada si hace reunión de junta de parlamentarios antes de votarla el jueves venidero.En cuanto al Partido de la U, su presidente, Juan Lozano, se encuentra en Inglaterra y regresará el martes en la noche. Según trascendió de manera informal, la reunión de la bancada sólo se daría el jueves, antes de la votación definitiva.No a una Asamblea ConstituyenteFrente a la propuesta del uribismo de convocar una Asamblea Constituyente para hacer una nueva reforma a la justicia, el senador del Partido Liberal Juan Fernando Cristo dijo que el Partido Liberal no está de acuerdo y no la apoyará.“Hay oportunistas que están tratando de pescar en río revuelto, quienes están hablando de convocar una Asamblea Constituyente dicen que es para tramitar una reforma a la justicia, pero yo cada vez estoy más convencido que esta reforma se hace por la vía legal”, dijo Cristo.Finalmente, expresó que una Asamblea Constituyente volvería a caer en la equivocación de convertir una reforma a la Justicia en una reforma al equilibrio de poderes en Colombia. “Creo que el país debe declarar una moratoria de varios años para volver a hablar de una constituyente”.Justamente, el senador antioqueño Juan Carlos Vélez convocó a una reunión el próximo miércoles para liderar una Asamblea Nacional Constituyente.La idea, señaló, no es excluyente de la idea del referendo que están promoviendo varias ONG, porque una vez se revoque la reforma a la Justicia aprobada en el Congreso la situación quedaría igual: el ciudadano común seguiría excluido del acceso a una justicia pronta y eficaz y eso hay que solucionarlo.Aunque reconoce su cercanía con el expresidente Álvaro Uribe, asegura que con la Constituyente, no se busca abrir un camino para su reelección. Una eventualidad que fue rechazada por el exmandatario a través de su cuenta de Twitter.Para la Constituyente se debe presentar una ley, luego de ser aprobada la misma se tiene que convocar al país a la elección de esa asamblea en la que se escogerán unos constituyentes.Tras escoger a los constituyentes estos sesionarán por un período determinado, de manera autónoma, durante el cual reformarán la constitución política en los asuntos que se hayan indicado en la ley que convocó la asamblea. Es de precisar que el Congreso no es destituido o cerrado por ese tiempo.Conozca más sobre los mecanismos de participación ciudadana: Referendo, Constituyente y Revocatoria

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad