Gobierno busca dar garantías a oposición

Agosto 30, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Gobierno busca dar garantías a oposición

En el Congreso se llevó acabo el debate de control político al ministro Germán Vargas Lleras citado por el Polo Democrático para tratar tema de garantías a la oposición.

Opositores ven la idea con cautela, mientras el Gobierno trabaja en un estatuto.

Con un discurso calmado y cortés, como se veía en el Congreso durante los últimos años en los debates entre Gobierno y oposición, el Ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, aseguró ante la Plenaria del Senado que esta administración le brindará plenas garantías a la posición y que trabajará en la aprobación del estatuto.El Ministro dijo que lo hará en cumplimiento a las órdenes impartidas por el presidente Santos, quien basa su interés en la entrega de garantías a los partidos opositores al Gobierno y marcar el fin a las ‘chuzadas’ a congresistas.Pese a la reserva que algunos partidos han recibido la propuesta de crear un estatuto de la oposición, que permita, entre otras cosas, que partidos como el Polo Democrático ocupe cargos de control político y que tenga asiento en espacios como la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores.Para el senador Luis Carlos Avellaneda, quien asistió a la reunión del Polo con el ministro Vargas, es indudable el cambio inicial en las relaciones con el Gobierno: “Ahora pareciera imperar un talante más democrático. Aunque hay diferencias en materia de fondo, al país le conviene mucho más que haya cordialidad y respeto entre el Gobierno y sus detractores, con miras a afianzar el ejercicio de la democracia”.Por su parte, la presidenta de la colectividad amarilla, Clara López, sostiene que debe quedar claro que la intención de adelantar acercamientos no es la de llegar a acuerdos interpartidistas ni participar en el Gobierno.Para López el diálogo, que denomina como “franco y abierto” debe permitir que “dentro de las políticas de Estado entren temas cruciales como las políticas medioambientales, el respeto a las comunidades Lgtb, a los afrocolombianos y a la población indígena”.“Estatuto de oposición es necesario”De acuerdo con la senadora de la U Karime Mota “hay que dar un compás de espera”. La ex presidenta de la Comisión Primera de la Cámara estima que el cambio de relación con la oposición es esperable, pues el Gobierno Santos y el del ex presidente Uribe marcan dos tipos de manejo político diferentes, guiados por premisas ideológicas distantes.El senador conservador Carlos Eduardo Enríquez aseguró que esta relación marca un futuro saludable, pues contribuye “al fortalecimiento de la democracia y de los partidos, cada uno en ejercicio legítimo de su deber”.Para la analista Angélica Nieto, el tema no es tan sencillo, pese a que la relación cordial pareciera mostrar la opción de empezar a recorrer el camino rumbo a una democracia constructiva, “aun es temprano para afirmar cosas”.Según Nieto, el comportamiento de las bancadas uribistas demuestra históricamente que se ha preferido anteponer los intereses burocráticos personalistas, sobre lo cual cita el tema de la reelección, a la alternativa de llegar a acuerdos de manera transparente y con argumentos, “como debe darse en el marco de una real democracia”.Por esta razón, la analista afirma que la buena relación tiende a responder más a características propias de todo comienzo de gobierno antes que a una intención real. Para demostrar eso cita la elección de Secretario General de la Cámara, en la que “hasta el Partido Verde mostró su inconformidad por la violación de los pactos de elección”.Otro que mostró optimismo ante el estatuto fue el constitucionalista Juan Manuel Charry, quien piensa que es vital que existan relaciones “dialécticas”, de opuestos, que no estén atravesadas por hostilidades. Para Charry no sólo es necesario que se den buenas relaciones; también deben existir marcos estables “que regulen los intercambios políticos de acuerdo con lo previsto desde la Constitución de 1991”.El último asunto que contemplan el abogado y la analista es que una relación menos confrontativa entre las dos orillas de la discusión democrática puede redundar en un enriquecimiento de los partidos y en posiciones no alineadas.Entre tanto, el liberal Luis Fernando Velasco dice que el manejo de las relaciones es consecuente con lo que puede proponer la tercera vía santista: “No creo que el Presidente Santos vaya a atropellar a las minorías políticas. No es su estilo. Va a seguir siendo amable”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad