Gobernabilidad, el gran reto en último tramo de Santos

Agosto 06, 2017 - 02:58 p.m. Por:
Colprensa
Juan Manuel Santos

Juan Manuel Santos, presidente de la República.

Colprensa

Con una imagen más fresca —un saco azul oscuro y sin corbata—, el presidente Juan Manuel Santos les habló esta semana a los colombianos para contarles lo hecho durante los últimos siete años de gobierno, y afirmó que, sin mayores pretensiones, quiere acabar bien lo que empezó.

De su gestión, indudablemente la principal tarea ha sido el proceso de paz con las Farc, en la que ha concentrado la mayor parte de sus esfuerzos, y por la que ha delegado grandes temas, lo que para Andrés Felipe Bernal, profesor de la Escuela de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Sergio Arboleda, explica los cambios de gabinete que se han registrado en los últimos días.

Aquí, los retos de la etapa final del gobierno Santos.

La paz

El proceso de paz con las Farc se inició en el 2012 y a doce meses de que Santos abandone la Casa de Nariño sigue firme, pese a las dificultades. Lo que al Presidente le queda por hacer es, entonces, asegurar lo alcanzado y avanzar en el proceso de implementación. Sin embargo, para Andrés Bernal esta fase parece salirse del resorte del Mandatario.

“Como Gobierno le queda solo un año y este semestre, en términos del Legislativo, estarán todos los congresistas concentrados en sus campañas a fin de mantener o preservar sus curules. Lo que corresponde al resto de la implementación le tocará al Presidente de turno”, afirma el docente.

En el Congreso hay varios temas fundamentales en los que debe avanzar el Gobierno, tales como la reglamentación de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, que él mismo ha calificado como la columna vertebral del Acuerdo, y que aún no ha tenido su primer debate.
También deben tramitarse las Circunscripciones Especiales de Paz, que están en segundo debate, y sigue faltando la reforma política, que acaba de iniciar el trámite en el Congreso por ‘fast-track’.

Algo sobre lo cual el Jefe de E stado debe estar pendiente, pues podría acabar con lo hasta ahora logrado, es de las decisiones que tome la Corte Constitucional, en donde están en estudio temas tan importantes como el acto legislativo que crea la JEP y la Ley de Amnistía, que la misma ONU criticó esta semana.

Para Iván Garzón, director del Programa de Ciencia Política de la Universidad de la Sabana, la tarea del Presidente en el último año “tiene que ser el seguimiento del desarme, la desmovilización y la reincorporación”, materia en la que se avanza con la extracción de los contenedores de las zonas veredales, y el desmantelamiento de las caletas.

Sin embargo, se escuchan críticas porque aún no estarían muy claro los planes de reincorporación.

Una vez se concreten dichos aspectos, Santos podrá terminar su gobierno tranquilo en lo que respecta al proceso de paz con las Farc, pues son la base de los otros compromisos adquiridos en el Acuerdo, como el de abrir el camino a la participación política del grupo guerrillero, que el próximo 1 de septiembre lanzaría su partido.

Lo que parece que sí quedará en el tintero en términos de paz es la firma con el ELN, aunque aún no se descarta que los ánimos de las partes y la visita del Papa Francisco al país influyan para lograr el cese el fuego.

Farc ONU Armas Zonas veredales

Para muchos colombianos, la dejación de armas por parte de las Farc constituye el mayor logro del gobierno Santos, por encima incluso de la firma del Acuerdo de Paz con esa guerrilla.

Agencia EFE

La economía

El presidente Santos anunció que se espera que, con la reducción de las tasas de interés por parte del Banco de la República, la economía colombiana crezca en un 2 % este año y que el campo, ya sin el conflicto con las Farc, se convierta en un sector líder de crecimiento.

Pero las críticas no cesan para el Gobierno y la gestión del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien seguramente se quedará hasta los últimos días de la Administración.

Eduardo Sarmiento, director del Centro de Estudios Económicos de la Escuela Colombiana de Ingenieros, afirma que se tiene por costumbre decir que todo va a mejorar cada vez que sale una cifra mala , “pero no es así”.

Lea también: 'Inflación disminuyó en julio y se ubicó en 3,4%'.

Para él, Santos se ha equivocado: “Puso de locomotora un sector que no tenía capacidad de arrastrar la economía y dejó atrás la industria y la agricultura, que no han logrado recuperarse. Luego se equivocó cuando subió las tasas de interés y finalmente incurre en otro error y es el de una reforma tributaria basada en el IVA, cuando la economía venía abajo. De manera que el balance que se tiene es una economía de cerca del 1 %”.

Ni la minería ni la infraestructura, asegura el economista, han sido las locomotoras correctas, y señala como un error pensar que el problema se soluciona con que el Banco de la República baje las tasas de interés.
Seguramente, dice Sarmiento, lo que no hizo en estos años el presidente Santos no lo hará en el último año, pero lo que se debería hacer es “cambiar el modelo del Banco de la República. Le hemos recomendado una política industrial, intervenir el ritmo de cambio y hacer un manejo de la tasa de cambio, no a través de la tasa de referencia sino controlando la tasa de interés del crédito y también se le ha señalado un mejor manejo fiscal. No tiene mucho sentido que usted haga el gasto fiscal y lo financie quitándole plata al sector privado”.

Y en materia de desempleo, aunque el Mandatario afirma que se está cerca de marcar un máximo histórico de 23 millones de personas ocupadas, el profesor Sarmiento asegura que la gestión en este aspecto se vino abajo.

“Esa fue una de las realizaciones importantes del Gobierno al principio, pero eso se vino para abajo y en este momento ya hemos llegado a tasas de desempleo de dos dígitos. Eso ocurrió en el primer trimestre del año y en los siguientes trimestres es mayor a los del año anterior, de manera que esa tendencia declinante del desempleo no se da y lo que tenemos es un retorno al desempleo de dos dígitos”, afirma.

Ante el panorama, el académico duda que se llegue a cumplir lo que dijo el Mandatario de los colombianos: “Dentro del esquema actual no hay ninguna posibilidad de que la economía crezca si quiera 2 % este año, va a crecer alrededor de 1,5 % y luego, si no se hace nada, el año entrante va a persistir ese estado de estancamiento”.

Además: 'Producción de petróleo en Colombia subió 0,52 % en mayo'.

Y en cuanto a equidad, que es otro de los temas que ha abanderado el Jefe de E stado, Sarmiento sostiene que Colombia sigue estando entre los diez países más desiguales del mundo, al tener un Coeficiente de Gini de 0,50.

Mientras tanto, Iván Garzón señala que durante estos años el actual Gobierno ha sentado un mal precedente frente al manejo de la protesta social.

“Buena parte de estas se acallaron con promesas de más subsidios y de ayudas a determinados sectores y se promovió cierta lógica -perversa a mi juicio-, de que a más presión más beneficios se pueden obtener”, dice.

Educación

El director del Programa de Ciencia Política de la Universidad de la Sabana, Iván Garzón, considera que se realizó una gestión importante en la primera parte del Gobierno, pero que con el tiempo el tema se ha opacado.

Para este último año, considera, el Mandatario debería mejorar su relación con algunos sectores, como el de los maestros y las universidades públicas. Esto, en parte, por su política estrella, denominada ‘Ser Pilo Paga’.

Mientras tanto, Andrés Felipe Bernal considera que los resultados de la gestión de Santos parecen ambivalentes, por ejemplo, con dicho programa, que fue criticado porque los recursos se van a las universidades privadas.

No obstante, aclara: “Los cambios que se hacen en educación solo se ven una generación después; en ese sentido, es uno de los sectores desagradecidos, ya sea para ser ministro o para lograr resultados en términos de política pública”.

Relaciones internacionales

Juan Manuel Santos le dio un giro completo a las relaciones internacionales cuando llegó a la Casa de Nariño, pero ahora, ad portas de salir de ella, los conflictos han salido a flote, primero por la situación de Venezuela y, segundo, por el cambio de Gobierno de Estados Unidos.

Para el profesor Bernal, “Santos procuró cuidar su relación con Venezuela en la medida en que ese país era garante para el proceso de paz. Una vez surtido este, pierde la necesidad de mantener esas relaciones y es capaz de salir a condenar ese proceso antidemocrático que está ocurriendo allá”.

Lea aquí: 'Santos tacha de "primer acto dictatorial" la destitución de fiscal venezolana'.

Ahora, sostiene, tendrá que manejar de la mejor manera la relación con Estados Unidos y la nueva administración liderada por Donald Trump, cuestión que no parece fácil, cuando desde ese mismo Gobierno se ha afirmado que pueden llegar a haber problemas en la relación bilateral por el aumento de cultivos ilícitos en el país.

“Creo que le tocará manejar cierto equilibrio en el que ha mostrado pragmatismo. Pero yo creo que allí lo que queda es una pregunta planteada y es si el reconocimiento que le otorgó el Nobel va a ser suficiente para mantener una buena relación y cierta pretensión de liderazgo”, afirma Garzón.

Gran reto

Si hay un aspecto en el que los expertos coinciden al tratar de identificar cuál será el mayor reto que tendrá que afrontar Juan Manuel Santos durante su último año de gobierno es, precisamente, el de poder hacer algo, cuando tiene por delante una muy polarizada campaña política y un bajo nivel de gobernabilidad.

”El principal reto que tiene es lograr gestionar algo con la poca gobernabilidad que le queda, esto no solo en términos del Legislativo, donde la Unidad Nacional cada vez se le va perdiendo un poco más y el Partido de la U llega a su fin, sino porque su popularidad sigue bastante baja”, agrega Andrés Felipe Bernal, docente de la Universidad Sergio Arboleda.

Para el acádemico, eso le deja poco margen de maniobra al Jefe de Estado colombiano para que pueda realmente llegar a lograr algo significativo en el último año.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad