Gánele el partido a la trombosis, enfermedad que acabó con la vida de Miguel Calero

default: Gánele el partido a la trombosis, enfermedad que acabó con la vida de Miguel Calero

Un coágulo de sangre que obstruye el flujo de oxígeno al cerebro es la causa. Tome en serio los síntomas.

Gánele el partido a la trombosis, enfermedad que acabó con la vida de Miguel Calero

Diciembre 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera, reportera de El País.
Gánele el partido a la trombosis, enfermedad que acabó con la vida de Miguel Calero

Un coágulo de sangre que obstruye el flujo de oxígeno al cerebro es la causa. Tome en serio los síntomas.

Lo que duran dos partidos de fútbol. Ese es el tiempo de oro o línea de vida que tiene un paciente de Enfermedad Cerebro Vascular, ECV, para que los neurólogos hagan el gol al primer síntoma y le salven la vida. En otras palabras, hay que actuar tan rápido como un zaguero en el área de candela y definir un partido que puede ser de vida o muerte. Un paciente que llega a un hospital con los síntomas de ECV es la prioridad entre todas las urgencias. Todos los demás procesos pueden esperar, porque lo que está en juego es la vida de millones de neuronas, que a la menor falta de oxígeno, sufren daños irreversibles.Así lo advierte la neurocirujana Adriana Serrano Russi, del Centro Médico Imbanaco, luego de conocerse la noticia de la muerte del portero vallecaucano Miguel Ángel Calero en Ciudad de México por causa de una doble trombosis. Las cuatro horas que demoró su traslado en helicóptero desde Pachuca, donde vivía y enfermó, hasta Ciudad de México, a solo 96 kms. de distancia, pudieron jugar en contra de la vida del deportista.La especialista advierte que a la menor alteración intempestiva de la visión en uno o ambos ojos, del habla o de la motricidad en un lado del cuerpo, la mejor receta es ir de inmediato a un hospital de tercer nivel o de alta complejidad. Si acude a un centro hospitalario menor, los médicos están en la obligación de remitirlo en el breve tiempo posible al hospital adecuado.El primer paso es diagnosticar si se trata de ECV isquémico o hemorrágico (ver gráfico). Y si es isquémico, determinar si es trombótico o embólico y aplicar los medicamentos para disolver el coágulo de sangre y evitar que el cerebro quede sin oxígeno.SintomatologíaLos signos de alarma aparentemente no revisten mayor gravedad. De ahí la urgencia de la Asociación Colombiana de Neurología, ACN, de hacer un llamado a las familias colombianas para que aprendan reconocer los cinco principales síntomas de alerta de la ECV:1. Dificultad repentina para hablar o confusión.2. Debilidad súbita en el lado derecho o izquierdo del cuerpo. A veces adormecimiento de un lado.3. Dificultad repentina para caminar o para mantenerse de pie, mareo intenso, desequilibrio o incoordinación.4. Pérdida de visión súbita por uno o ambos ojos.5. Dolor de cabeza muy intenso, “el peor de su vida”.Factores de riesgo de padecer ECVLa mayoría de los pacientes que sufren de un evento cerebro vascular están entre los 65 y 70 años. Es decir, la edad, es el primer factor de riesgo. Sin embargo, el neurólogo Jorge Luis Orozco Vélez, jefe de la Unidad de Neurociencias de la Fundación Clínica Valle del Lili, sostiene que “aunque esta es una enfermedad de ancianos, cada día se presenta más en jóvenes, muchas veces porque consumen drogas como cocaína, éxtasis, y así le echen la culpa a las bebidas energizantes, eso es mentira, la drogadicción es su mayor factor de riesgo”.Pero también influyen otros aspectos. Por ejemplo, el 70% de los pacientes de ECV son hipertensos y la cuarta parte de ellos ya había sufrido un ACV. Este último podría ser el agravante que más afectó al arquero Calero, considerando que era un hombre de solo 41 años, juicioso y dedicado al deporte, pero con un antecedente trombótico. Y las estadísticas de medicina, como en el fútbol, dicen que la mitad de los pacientes de una ECV, la repetirán en un lapso de 5 años.Justo hace un lustro, el portero enfrentó su primera crisis de salud. En septiembre de 2007 sufrió una trombosis venosa en el hombro izquierdo luego de una cirugía de clavícula. “Toda persona tiene un sistema de coagulación diferente y es posible que él haya tenido una predisposición a formar coágulos, en ese entonces se le presentó en una vena, pero ahora fue en una arteria vital”, explicó el doctor Orozco Vélez.El especialista afirma que cada persona puede tener uno o cinco factores de riesgo (ver anexo) y como prevención hay que controlarlos todos. De nada sirve controlar solo uno o dos. “Cuando se trata de una persona joven se deben hacer más exámenes y estudios más profundos y diferentes a los de las personas mayores, porque no es normal que esto ocurra, para determinar si se hace un tratamiento con medicamentos temporal o de por vida”.La recomendación mayor es tener un estilo de vida sano, alimentación balanceada, no fumar, no beber, no tener sobrepeso, controlar la hipertensión, la diabetes, en fin, reducir todos los factores de riesgo. Pero el más importante es, al menor síntoma, ir con premura a urgencias, sin perder tiempo precioso. Como cuando se juega un partido de vida o muerte, hay que actuar antes de que se acabe el tiempo reglamentario y en la trombosis no debe exceder las tres primeras horas.TratamientoTrombolisis: Medicamentos para disolver el trombo o coágulo, se aplican por vía intravenosa o por cateterismo que va desde la arteria femoral hasta la carótida.Enderterectomía: en casos especiales se hace cirugía sobre la arteria para extraer el coágulo.Coma inducido: Medicamentos de sedación para evitar la actividad cerebral que aumente el edema o acumulación de líquidos que segregan las neuronas muertas. Esto inflama el cerebro, pero como el cráneo es una estructura dura, comprime más las áreas sanas y dificulta la llegada de la sangre hasta que se infarta.“La idea es reducir al máximo el esfuerzo del cerebro, buscar que esté en reposo absoluto y así evitar darle motivos para que se inflame más”, dice la neurocirujana Adriana Serrano Russi. El protocolo para diagnosticar la muerte encefálica, comprende test de apnea (saber si respira solo o no); exámenes de reflejos, que los hacen un neurólogo y un intensivista.Pistas para detectarLa Asociación Colombiana de Neurocirugía recomienda tres pasos claves para identificar si alguien está en riesgo de sufrir trombosis o derrame cerebral:1. Pídale a la persona que sonría o le muestre los dientes. Observe si se desvía la cara.2. Hágale repetir una frase. Fíjese si presenta dificultad para pronunciar palabras o le es imposible decirla.3. Solicítele que levante las manos. Si una de ellas se cae o presenta dificultad para hacerlo. En estos casos hay riesgo.Factores de riesgoEdad: la mayoría de pacientes de ECV superan los 65 años.Hipertensión arterial. El 70% de los pacientes de EVC son hipertensos.Diabetes mellitus.SedentarismoObesidadTabaquismoDrogadicciónEnfermedades del corazón.Consumo de licor en exceso.Haber tenido un ataque previo.Predisposición genética.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad