Furia de los ríos asusta a los municipios de Palmira y Jamundí

Diciembre 16, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Un deslizamiento que se presentó en la Trocal del Caribe, a la altura de Río Negro, en Santander, dejó un Policía de carreteras muerto y tres civiles heridos, entre ellos un menor de edad. Otras dos personas perdieron la vida en Risaralda.

En alto riesgo se encuentran más de 1.300 personas y 132 empresas del corregimiento La Dolores, de Palmira, por el rompimiento del dique del río Frayle, que ya anegó terrenos y cultivos del sector.La acción de las fuertes lluvias inundó unas 30 viviendas y una fábrica, así como varias haciendas de la zona. “Se teme que las aguas del Frayle puedan llegar hasta el caserío”, según indicó el presidente de la Junta de Acción Comunal, Guillermo Rosero.El líder señaló que se necesitan con urgencia tierra y materiales para tapar un boquete de 60 metros que dejó el caudal del río cuando rompió el dique. Advirtió que sino se le da una solución rápida tendrían que evacuarse la comunidad y las industrias para evitar daños de grandes proporciones. El llamado del presidente de la JAC de este sector fue para el Municipio de Palmira, las empresas asentadas en el corregimiento y la Corporación Autónoma Regional del Valle, CVC, pues el río se llevó una estructura que se había construido recientemente para detener el agua.Como resultado, en el momento hay gran cantidad de cañaduzales inundados, al igual que la sede de Asdeoccidente, donde fue necesaria la evacuación de las caballerizas, según confirmó Rosero. Entre tanto, en algunas viviendas el agua alcanzó los 70 centímetros de altura, lo que también hizo necesario el trasteo de enseres.De acuerdo con el reporte del Comité Local de Prevención y Atención de Desastres, Clopad, de Palmira, hacia las 4:00 a.m. de ayer se reportó el rompimiento del dique en el sector ubicado detrás de las instalaciones de Asdeoccidente, donde la presión del agua reventó la estructura que se había reparado hace 20 días, aproximadamente.Fabio Márquez, coordinador del organismo, aseguró que la situación se atendió con personal del Cuerpo de Bomberos y de la Secretaría de Infraestructura del Municipio, que envió volquetas para realizar trabajos en el sitio. El Mandatario indicó que se buscarán los mecanismos para realizar la evacuación que sea necesaria. Asimismo, dijo que en el sitio hay volquetas y maquinaria para atender la emergencia.De otro lado, en el corregimiento de Quinamayó, Jamundí, al menos 35 familias vivieron momentos de pánico al quedar atrapadas por una creciente del río Cauca. La secretaria de Gobierno Municipal, Rosa Inés Holguín, dijo que el rápido aumento del afluente cubrió cultivos de una franja poblada en la ruta hacia el corregimiento de Quinamayó. Holguín también manifestó que el agua alcanzó por lo menos 60 centímetros de altura en las casas, en la tarde empezó a bajar su nivel y que 27 cabezas de ganado quedaron atrapadas. “El riesgo para todos siguen siendo alto. Por eso estamos pidiendo que los organismos de socorro o cualquier que pueda nos ayude con helicópteros y lanchas para sacar a estas familias y llevarlas a un sitio de albergue. Hay muchos animales también en peligro”, manifestó.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad